Columna del Director General

Invertir en lo que sí es urgente: sin biodiversidad no vamos a sobrevivir

Urge incorporar la biodiversidad en nuestro sector de producción y restaurar todo lo que se ha degradado, dice Robert Nasi
Compartir
0
Jaguar amazónico. Marlon del Águila/ Global Landscapes Forum

Más información

Nota del editor: Esto es parte del discurso que el director general de CIFOR compartió en la plenaria de clausura de la conferencia digital GLF Biodiversity, un mundo, una sola salud, realizada el 28 y 29 pasado.

Claramente nos encontramos en una encrucijada sin precedentes. Hemos creado las condiciones para el colapso social total, pero a diferencia de los colapsos anteriores, como la desaparición de los romanos y los mayas, por ejemplo, estamos en la posición afortunada de tener el conocimiento suficiente para saber qué debemos hacer para evitarlo.

Nos enfrentamos a una crisis existencial. La pérdida de biodiversidad y el cambio climático están entrelazados, cada uno reforzando la gravedad del otro, y este serio problema alimentado por las desigualdades.

Si no resolvemos los problemas que enfrenta el planeta, solo nos esperarán serios problemas, el panorama luce oscuro. No es que a la Madre Tierra le importe si desaparecemos, pero será un proceso “muy molesto” para nosotros.

Entonces, debemos actuar, pero no debemos dejarnos engañar creyendo que existe algún tipo de tecnología que podrá salvarnos, como en Star Trek.

La tecnología puede ayudarnos hasta cierto punto, pero debemos cambiar urgentemente nuestro modelo de desarrollo y los paradigmas básicos mediante los cuales administramos los recursos de la Tierra. No existe el crecimiento sostenible indefinido.
Debemos hablar sobre cómo podemos conservar la biodiversidad que aún queda.

Para muchas personas, la mención de la conservación de la biodiversidad evoca pensamientos sobre especies animales en peligro de extinción: tigres, orangutanes o ballenas, por nombrar algunos.

Tenemos buenas razones para salvar a estos animales emblemáticos, son hermosos, el mundo será un lugar mucho más triste sin ellos. Pero es más que eso. Por ejemplo, las ballenas, al igual que los bosques, también desempeñan un papel vital en el ciclo del carbono y tienen un valor financiero, según algunas estimaciones, que representan $ 1 billón en reservas de carbono al precio de toneladas de carbono.

No solo las especies emblemáticas, sino todas las piezas que conforman el rompecabezas de la biodiversidad importan, incluidos los árboles de tu patio trasero, un arbusto que crece en medio de la carretera, sin importar dónde esté o qué sea, debemos conservar lo que queda.

Mientras tanto, mientras conservamos la biodiversidad, esperaremos un cierto nivel de vida, un nivel de vida decente.

Para eso, necesitamos producir bienes y servicios, lo que significa que debemos incorporar la biodiversidad en el sector productivo. Eso es algo muy importante que podemos hacer y podemos hacerlo con beneficios.

Por supuesto, algunos sectores se ven afectados directamente por la biodiversidad, la gran agricultura está contra el tiempo, pues depende de la biodiversidad para la polinización, el control de plagas y el crecimiento de las plantas.

Otros, como el sector de la energía, que depende en gran medida de los combustibles fósiles, también pueden creer que son inmunes a la pérdida de la biodiversidad. Pero se están engañando a sí mismos porque sin biodiversidad tampoco sobrevivirán.

Además de conservar lo que queda al incorporar la biodiversidad en nuestro sector de producción, también necesitamos restaurar todo lo que se ha degradado.

Necesitamos convertir la restauración en una empresa que cree puestos de trabajo, servicios y medios de vida además de restaurar la biodiversidad.

Los datos empíricos muestran que, si se invierte un dólar en restauración, hay un rendimiento de $ 7 a $ 10 en retorno, por lo que la pregunta es, ¿por qué no lo hacemos?

Por eso es muy importante señalar la acción visionaria de las Naciones Unidas al declarar la Década de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas 2021 a 2030. Es el momento adecuado.

Los críticos dirán que para restaurar la biodiversidad se requiere mucho dinero, se deben introducir incentivos de costos y que no es posible. Pero eso constituye un argumento terrible; de hecho, eso no es un argumento.

Cada año, gastamos alrededor de $ 500 mil millones en subsidios para combustibles fósiles, alrededor de $ 600 mil millones en subsidios agrícolas y alrededor de $ 1,3 billones en gastos militares.

Y si hace un paralelo y considera la pandemia actual, es obvio que gastar esta cantidad de dinero no nos ayudó a ganar la guerra contra COVID-19. Cuando rescatamos a los bancos después del colapso financiero de 2008, la cantidad directa era de alrededor de $ 1 billón, pero el costo real para la sociedad se estima en $ 16 billones.

Lo que muestran estos números es que tenemos dinero, pero tenemos que volver a priorizar dónde se invierte.

Si quisiéramos invertir en la conservación de la biodiversidad, podríamos hacerlo. Las estimaciones indican que la cantidad necesaria es de unos 80 000 millones de dólares al año y, para restaurar la tierra degradada, sería suficiente entre 40 000 y 50 000 millones de dólares al año.

Entonces, si nos fijamos en lo que estamos gastando en subsidios, rescate de bancos y armas de destrucción masiva, bien podríamos haber salvado la biodiversidad del mundo varias veces y restaurado nuestra tierra ya un par de veces también.

Todos debemos sentarnos a la mesa: pueblos indígenas, comunidades locales, el sector privado, el sector público y la sociedad civil. “Aquellos que no se sienten a la mesa terminarán rápidamente en el menú”, una enseñanza que nos trajo un líder indígena en la plenaria de un pasado Global Landscapes Forum, hace unos años.

Tenemos suficiente conocimiento para hacer lo que se debe hacer. Tenemos suficiente dinero.
Si queremos invertir el dinero en la biodiversidad, el cambio climático y la restauración de la tierra, sabemos que se puede obtener un retorno masivo a mediano y largo plazo, que empequeñecerá cualquier dinero que gastemos ahora.

Los críticos dirán que para restaurar la biodiversidad se requiere mucho dinero, se deben introducir incentivos de costos y que no es posible. Pero eso constituye un argumento terrible. Cada año gastamos alrededor de $ 500 mil millones en subsidios para combustibles fósiles, $ 600 mil millones en subsidios agrícolas y $ 1,3 billones en gastos militares"

Robert Nasi, director general de CIFOR

Entonces, la pregunta existencial es ¿por qué no lo estamos haciendo?

Podemos hacerlo.

En el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y nuestra organización hermana ICRAF, junto con el nuevo proyecto que nos une, Resilient Landscapes, el Global Landscapes Forum (GLF) y nuestros muchos socios, creemos que podemos hacerlo. Podemos traer a otros a la mesa con nosotros y crear nuestro propio menú para conservar la biodiversidad, mitigar el cambio climático y reducir las desigualdades.

Estamos iniciando un llamado a la acción. Necesitamos ejercer presión y asegurarnos de que estamos resolviendo las crisis de pérdida de biodiversidad, cambio climático y desigualdad y que ya empezamos, por el futuro de todos.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org