Compartir
0

Más información

Los bosques, cruciales para todos los ámbitos de la vida del hombre: agua, alimentación, salud, lluvia, cambio climático, y mucho más, son más necesarios que nunca. Por ello, un gran movimiento mundial apuesta por recuperar a los que ya perdimos mediante la restauración forestal.

Pero los bosques están llenos de sorpresas. Por ejemplo, ¿sabía que muchos de los que consideramos primarios y prístinos, como partes de la Amazonía, el Darién de Panamá y otros, son en realidad resultado de siglos de procesos de regeneración natural?

Muchos de estos bosques recuperados naturalmente se forjaron en las Américas cuando los pobladores amerindios, durante la colonización europea, abandonaron sus campos y redujeron drásticamente sus actividades agrícolas; mientras que al mismo tiempo la conversión forestal por parte de los primeros colonos no era significativa.

Por ello, un mensaje clave a propósito del Día Internacional de los Bosques 2020 es que los bosques pueden volver.

Aunque, desafortunadamente, esto no es tan cierto hoy, como lo era antes. La  deforestación y la degradación de los bosques continúa sin mayores cambios; y la erosión del suelo aún es severa. Incluso, muchos de los países que se han comprometido a restaurar millones de hectáreas de tierras degradadas como parte del Desafío de Bonn, un esfuerzo global para restaurar 350 millones de hectáreas de tierras degradadas para 2030, muestran aún altas tasas de deforestación.

¿Cómo puede, entonces, el gran movimiento de la restauración forestal, apoyar la recuperación de la biodiversidad en el siglo XXI? Hablemos de regeneración natural: dejar que la naturaleza, tome protagonismo en esta tarea.

Los bosques restaurados de forma natural o “pasiva” ofrecen mejores resultados para la recuperación de la biodiversidad que las plantaciones de monocultivos.  Pero esto, sin embargo, es un proceso lento. Puede tomar siglos de regeneración antes de que el conjunto original de especies regrese en números.

Y aunque el cambio climático, la fragmentación del hábitat, la pérdida de animales dispersores de semillas y los incendios forestales pueden actuar juntos en contra de la recuperación de la biodiversidad, esto no debería desanimarnos de considerar la restauración forestal natural para alcanzar objetivos de biodiversidad.

Estudios recientes sugieren que depender de la restauración pasiva del bosque podría ser más económico y socialmente más aceptable en comparación con los esquemas de plantación de árboles.

Sin embargo, es importante considerar que para tomar decisiones correctas y ser eficientes, es crucial poder predecir dónde es más probable que ocurra la restauración pasiva del bosque una vez que se abandonan las tierras agrícolas, y dónde es más probable que persista a largo plazo.

Otro elemento de suma relevancia en este contexto es saber cuánta biodiversidad se necesita, tanto para la naturaleza, como para las personas, durante el proceso de restauración del bosque para suministrar servicios ecosistémicos esenciales como la polinización, la regulación hídrica, el control de la erosión y de las plagas.

Es además importante anotar que la planificación de la restauración forestal y la recuperación de la biodiversidad también debe considerar los impactos en los medios de vida locales, que pueden verse afectados mucho más allá de los propios proyectos de restauración. Por ejemplo, dada la importancia de la humedad del bosque amazónico para la agricultura brasileña, se ha argumentado que gran parte del objetivo nacional de Brasil de restaurar 12 millones de hectáreas de tierras degradadas para 2030 debería tener lugar en el sur y el este de la Amazonía.

La biodiversidad de los bosques ha regresado lentamente en varios lugares de América Latina durante la última década gracias a la restauración pasiva. No menos de 2 millones de hectáreas, incluidas partes de los Andes tropicales, han sido recuperadas con éxito. Y vale destacar que la reforestación natural en áreas montañosas tiene implicaciones importantes en las cuencas afectadas por la deforestación, y por lo tanto en la provisión de agua.

Considerando los fondos limitados y una mentalidad a veces “a corto plazo” para los proyectos de restauración, se puede afirmar que el mundo necesita tanto la regeneración forestal natural como activa para acelerar la recuperación de la biodiversidad forestal, o en algunos casos, una combinación de ambas.

Las condiciones locales son diversas y los esfuerzos de restauración requieren enfoques adaptados a esas condiciones. Estos incluyen cambios en las aspiraciones y objetivos de las partes interesadas, cambios legales y legislativos o ciclos naturales como incendios y sequías. También es importante advertir que puede haber desafíos debido a la falta de conocimiento técnico o la falta de acceso a él, particularmente en los países en desarrollo.

A pesar de los obstáculos, proteger y mejorar la biodiversidad a través de la restauración forestal, mientras se mantienen otros valores forestales, es un desafío que debemos enfrentar. La restauración forestal puede revertir la pérdida de biodiversidad, pero requiere una cuidadosa toma de decisiones y priorización.

Y no olvidemos lo más importante: para restaurar de manera efectiva la biodiversidad, debemos conservar, a toda costa, las extensiones de bosques intactos que aún nos quedan.

Manuel Ricardo Guariguata es científico principal de CIFOR, experto en temas de restauración y coordinador regional de la oficina de CIFOR para América Latina.

Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org