Especial COP28

COP28: Pensar en alimentos, suelos y árboles para abordar la crisis del clima

Las políticas y las inversiones deben dar prioridad a las soluciones basadas en la naturaleza y a la gobernanza de los recursos naturales
Vista aérea del pueblo de Nalma. Mokhamad Edliadi/CIFOR

Más información

Nota del editor: Éliane Ubalijoro es CEO del Centro para la Investigación Forestal Internacional y el Centro Internacional de Investigación Agroforestal (CIFOR-ICRAF). Robert Nasi es Director Gerente de Operaciones de CIFOR-ICRAF y Director General de CIFOR.  

Con 2023 a punto de convertirse en el año más caluroso jamás registrado en la historia, con fenómenos meteorológicos extremos que afectan a vidas y medios de vida en todo el planeta, la última advertencia de los científicos sobre el cambio climático es tan clara como puede ser: o actuamos ahora o nos enfrentaremos a un futuro cada vez más inhabitable.  

Afortunadamente, los científicos tienen soluciones para prevenir los peores efectos a los que podríamos enfrentarnos, o para aumentar nuestra resiliencia ante ellos. 

Los paisajes agrícolas y forestales sanos pueden aportar un tercio de la solución al cambio climático: el suelo representa un tercio de las reservas mundiales de carbono y los bosques absorben 1,5 veces más CO2 que las emisiones anuales de Estados Unidos. Y lo que es más importante, pueden hacerlo al tiempo que mejoran la biodiversidad y los suelos que sustentan la producción sostenible de alimentos. 

Los bosques gestionados de forma sostenible también son esenciales para la transición hacia una bioeconomía circular en la que los materiales derivados de la madera sustituyan a los combustibles fósiles como fuente de energía, embalaje y construcción. Aproximadamente la mitad de los cuatro mil millones de hectáreas de bosques del planeta se destinan a bosques de producción, en gran parte para madera y productos relacionados con la madera, de los que cada uno de nosotros consume una media de 0,5 metros cúbicos de madera en rollo equivalente al año.  

A medida que crezca la población mundial –y demos el paso necesario hacia una economía basada en la biotecnología–, la demanda de estos productos también aumentará. Así pues, tenemos que encontrar la manera de gestionar los bosques de producción del planeta de forma que se mantenga el rendimiento y se conserven otros servicios y valores ecosistémicos. 

Sin embargo, en todo el mundo se sigue deforestando cada año una superficie del tamaño de Islandia y el planeta pierde diez veces más hectáreas de tierras fértiles al año. Los sistemas alimentarios son una parte importante del problema: ocupan el 40 % de la superficie terrestre del planeta y son responsables del 80 % de toda la deforestación y del 70 % del uso de agua dulce. 

Históricamente, los sistemas alimentarios y los suelos se han pasado por alto en las cumbres sobre el clima, y se han descuidado sus vínculos con los bosques, la agroforestería y los árboles… hasta ahora.  

La COP28, que se celebra actualmente en Dubai hasta el 12 de diciembre, está examinando la forma en que el mundo produce alimentos y productos forestales, y cómo el uso del suelo puede formar parte de la solución. 

¿Qué nos dicen décadas de ciencia y experiencia sobre lo que funciona y lo que no, y sobre cómo podemos aprovechar mejor la naturaleza, las políticas, los mercados y la tecnología para lograr un futuro resistente al cambio climático? 

Paisajes sanos como solución al cambio climático 

Para evitar los peores efectos del cambio climático, los líderes mundiales deben reconocer los beneficios de restaurar y conservar los paisajes del mundo, garantizando que la producción de productos agrícolas y arbóreos no continúe a expensas de la salud de los suelos y los ecosistemas.  

La buena noticia es que cuidar del planeta beneficia tanto a las comunidades como a los balances económicos. 

Por ejemplo, se calcula que cada dólar invertido en restaurar tierras degradadas reporta entre 7 y 30 dólares en beneficios económicos, como secuestro de carbono, calidad del agua y producción de alimentos, lo que supone una ganancia para los países y para las empresas centradas en la resiliencia, la rentabilidad y el crecimiento a largo plazo. 

El Centro para la Investigación Forestal Internacional y el Centro Internacional de Investigación Agroforestal (CIFOR-ICRAF) ha documentado ampliamente la diferencia tangible que la gestión integrada de la tierra supone para las personas y el planeta.

En la República Democrática del Congo, por ejemplo, nuestro compromiso a largo plazo en Yangambi está produciendo lecciones inestimables sobre cómo los paisajes gestionados de forma sostenible pueden impulsar el desarrollo local y la seguridad alimentaria al tiempo que refuerzan la conservación del segundo bosque tropical más grande del planeta. 

La investigación, la restauración y la agricultura climáticamente inteligente están impulsando la innovación forestal, ofreciendo un modelo de actuación en toda la cuenca del Congo y más allá. 

También sabemos que la restauración de tierras degradadas mediante la agroforestería puede reducir la erosión del suelo en un 50 %, aumentar el carbono del suelo en un 21 % y, si se aplica a gran escala, puede aumentar la seguridad alimentaria de 1300 millones de personas.  

El Land Finance Hub, una iniciativa conjunta con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, está poniendo en contacto a microempresas y pequeñas y medianas empresas de todo el mundo con el financiamiento y las inversiones que necesitan para llevar sus operaciones agroforestales al siguiente nivel, ecologizando las cadenas de suministro desde la base. 

Hay muchas más iniciativas como esta que, junto con nuestros socios, estamos impulsando. 

CIFOR-ICRAF en la COP28 

En la COP28, CIFOR-ICRAF está presentando orientaciones basadas en evidencia y estrategias probadas sobre el terreno para ayudar a los responsables de la toma de decisiones a cumplir sus compromisos y guiar a la humanidad hacia un futuro saludable. 

Por ejemplo, estamos llevando la experiencia de Indonesia en el crecimiento del mercado de productos agrícolas sostenibles, la colaboración con el sector privado y la gestión sostenible de los ecosistemas de manglares en beneficio de las comunidades costeras. 

En otros actos paralelos estamos exponiendo estrategias políticas, financieras y de seguimiento para aprovechar los beneficios de unos suelos sanos; y explicando estrategias de gestión integrada del uso de la tierra para equilibrar los intereses contrapuestos sobre los recursos; además del potencial medioambiental y de subsistencia de los productos básicos de los árboles verdes en África. 

Por último, tenemos en agenda el papel de los datos y las nuevas tecnologías en la configuración de sistemas alimentarios sostenibles e inteligentes desde el punto de vista climático, para generar un debate sobre cómo pueden prepararse los países para su primer informe de transparencia climática, previsto para diciembre de 2024. 

Un mañana resiliente  

La COP28 podría ser la última cumbre sobre el clima que se celebre bajo un escenario de 1,5 °C: es decir, la posibilidad de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales y evitar daños irreparables a nuestro clima, ecosistemas y sociedades. 

Lo que está claro, sin embargo, es que tenemos la sabiduría y el poder colectivos para evitar un punto de no retorno. El mundo puede reducir drásticamente las emisiones agrícolas, detener la deforestación y devolver la salud a millones de hectáreas de tierras estériles.  

Para lograrlo, necesitaremos el apoyo y la colaboración del sector privado, con el que el planeta cuenta para aportar más del actual 10 % de la financiación climática de las soluciones basadas en la naturaleza, como los bosques y los suelos. 

En CIFOR-ICRAF creemos que las soluciones basadas en la naturaleza, una sólida gobernanza de los recursos naturales y la justicia social son esenciales para abordar las crisis del clima, la biodiversidad y la tierra. También creemos que los responsables políticos nunca han estado tan bien situados para tomar la decisión correcta: una gran cantidad de datos y experiencia muestran qué funciona y dónde; las nuevas tecnologías abren perspectivas que eran impensables hace tan solo unos años; y la humanidad dispone del conjunto de opciones más amplio de la historia para hacer lo que hay que hacer hoy. 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cifor-icraf.org
Tópicos :   Agroforestería Bosques y cambio climático Conversaciones climáticas

Más información en Agroforestería or Bosques y cambio climático or Conversaciones climáticas

Leer todo sobre Agroforestería or Bosques y cambio climático or Conversaciones climáticas