Análisis

Cuatro recomendaciones para propiciar la equidad en los foros multiactor

Hacia la participación efectiva de los pueblos indígenas y las comunidades locales
Reunión de foro multiactor en Perú. JuPablo Sarmiento/CIFOR

Más información

El consenso en que para resolver los desafíos relacionados con el uso y la gestión de la tierra y los recursos es necesaria la colaboración existe desde hace mucho, pero acertar en esta tarea no es fácil.

Por ello observamos un eterno debate sobre cómo reunir a personas de diversos orígenes e intereses —y con diferentes capacidades y niveles de acceso al poder— y cómo crear un entorno propicio para implementar un cambio duradero.

Como parte del Estudio Global Comparativo sobre REDD+ decidimos llevar a cabo una investigación que profundice en el tema y ayude a identificar los obstáculos para la colaboración efectiva en los foros multiactor y cómo superarlos. Nuestro más reciente artículo, publicado en la revista World Development, examina lo que los pueblos indígenas y las comunidades locales (en adelante PICL) y los actores marginados dentro de esos grupos (por ejemplo, las mujeres indígenas y de comunidades locales) piensan acerca de los “foros multiactor” en los que participan y sobre su potencial para lograr un cambio con igualdad.

Los resultados son importantes, ya que los foros (o plataformas, iniciativas y procesos) multiactor suelen ser idealizados como espacios de colaboración entre “iguales”, a partir de la idea de que “todos estamos juntos en esto”, puesto que ocupamos el mismo planeta en medio de una crisis climática. Pero esa idea simplificada obstaculiza un cambio significativo. Si tal colaboración ofrece una oportunidad para el cambio —y muchos así lo creen—, entonces se necesita entender y cuestionar las raíces de la inequidad y asegurar que todas las voces sean escuchadas.

Nuestro análisis ha dado lugar a recomendaciones claras sobre el camino a seguir.

Procesos participativos: la investigación

Para el proyecto de investigación definimos los foros multiactor como un proceso organizado e interactivo que reúne a actores o partes interesadas para que participen en diálogos, procesos de toma de decisiones y la puesta en práctica de acciones destinadas a abordar un problema que tienen en común o a lograr un objetivo para su beneficio común. En los últimos años, con el fin de ser más inclusivos —y en algunos casos como respuesta a ciertos acuerdos internacionales—, los foros multiactor han incluido a pequeños agricultores y a representantes de PICL.

Como se ha observado a lo largo de unos 40 años de experiencia con procesos participativos, estos foros son preferibles a estructuras unilaterales y jerárquicas. Sin embargo, el simple hecho de ponderar la diversidad e incorporar a más participantes no necesariamente ayuda a promover la equidad.

Hasta la fecha se han publicado pocas investigaciones comparativas acerca de las opiniones de los hombres y mujeres de PICL sobre los foros en los que participan. Esta brecha ha inspirado una nueva línea de investigación.

Utilizando un enfoque de métodos mixtos, nuestra investigación incluyó entrevistas con participantes de 13 foros multiactor de nivel subnacional (y uno de nivel nacional) que fueron organizados para abordar preocupaciones sobre el uso de la tierra en cuatro países. Nuestro análisis se enfoca en los once foros que contaban con hombres y mujeres de los PICL.

Nuestra muestra incluyó a 51 personas entrevistadas que procedían de PICL, y 185 participantes de instituciones gubernamentales nacionales y subnacionales, organizaciones no gubernamentales, el sector privado, organizaciones de investigación y organizaciones donantes.

Los hallazgos

Nuestro análisis nos permitió identificar algunos puntos débiles en común, así como algunos casos excepcionales, tanto buenos como malos.

Aprendimos que los organizadores deben involucrarse de manera más estratégica con los PICL para garantizar que estos se sientan incluidos y empoderados. La inclusión y el empoderamiento son importantes ya que los foros con los que trabajamos están localizados en contextos enmarcados por historias de desigualdad y conflictos por la tierra. Dos de los casos analizados aportan evidencia sólida sobre medidas específicas implementadas para garantizar la inclusión de los PICL y cómo mejorar sus oportunidades de contribuir y beneficiarse de su participación en los foros.

El estudio también reveló que muchos representantes de los PICL, al igual que otros participantes, son razonablemente optimistas sobre el potencial de los foros multiactor aun cuando participan en foros que consideran problemáticos o deficientes. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que nuestra muestra de entrevistados se centró en quienes ya participaban en foros multiactor y no en quienes nunca fueron invitados a participar u optaron por no hacerlo.

Algunas de las respuestas mixtas y puntos de vista críticos sobre los foros que estudiamos son de interés, pues indican que existe un importante margen de mejora. En general, la investigación demostró que representantes de los PICL en un mismo foro pueden tener experiencias y opiniones muy distintas.

Condiciones para el empoderamiento y el “contrapoder”

A pesar del optimismo general, los representantes de los PICL se mostraron mucho más escépticos que otros entrevistados sobre el potencial de los foros para empoderar, asegurar que todas las voces sean escuchadas, impedir que quienes tienen más poder controlen el diálogo y evitar que se pongan en riesgo sus derechos ancestrales a la tierra. Estas respuestas nos permitieron comprender cuestiones relativas a la participación efectiva, la rendición de cuentas y las relaciones de poder.

Lo más preocupante —pero al mismo tiempo lo más esclarecedor— son los hallazgos asociados a investigaciones anteriores sobre la rendición de cuentas en los procesos multiactor con participantes de grupos marginados. Estas investigaciones se refieren a estos foros como “espacios invitados” o “espacios de participación inducida”, que han mostrado grandes deficiencias en lo que respecta al nivel de representatividad y la voz de sus participantes.

Las investigaciones han destacado la importancia de fomentar el “contrapoder” para lograr procesos participativos que favorezcan la rendición de cuentas. Esto significa encontrar formas de reducir las ventajas de los grupos más poderosos que nacen de y replican la injusticia. Dos mecanismos clave para ello son la búsqueda de aliados y la acción colectiva. Las diferencias entre las respuestas de los representantes de PICL y los demás participantes fueron mayores en estos temas. Los encuestados de los PICL se mostraron mucho menos propensos que los demás participantes a considerar los foros multiactor como un lugar para encontrar aliados. Los mismos encuestados se mostraron mucho más propensos a considerar otros tipos de acción social como una opción a dichos foros para cumplir sus objetivos.

¿Qué se puede hacer?

Nuestros resultados sugieren acciones concretas que los organizadores de foros pueden llevar a cabo para propiciar la equidad y la rendición de cuentas, además del uso de buenas herramientas de facilitación. Encontramos que muchos organizadores piensan que invitar a las personas a la mesa de diálogo es el paso más importante para contribuir con la equidad y dar voz a los grupos marginados, pero esto simplemente ignora las diferencias entre los participantes.

En cambio, un compromiso con la equidad, con dar una voz y empoderar a los grupos marginados debe crear las condiciones para desafiar el statu quo. Para lograrlo, los organizadores deben hacer lo siguiente:

En primer lugar, asegurar la presencia de una masa crítica de hombres y mujeres de los PICL —tener solo uno o dos representantes en un foro hará muy difícil que sean escuchados, o que estos representen a los diferentes grupos de sus comunidades (por ejemplo, mujeres y jóvenes).

En segundo lugar, discutir de manera abierta y estratégica con esos representantes acerca de sus necesidades y sobre cómo facilitar la rendición de cuentas (accountability).

En tercer lugar, fomentar la creación de alianzas entre los PICL y otros participantes.

Y, por último, promover espacios de autoorganización, aprendizaje y debate entre los PICL, entre las mujeres y/o entre otros grupos con menos voz e influencia.

La necesidad de trabajar juntos para hacer frente a los retos ambientales será cada vez más necesaria. No basta con invitar a diversos actores a las plataformas participativas: tenemos que cuestionar activamente la desigualdad para fomentar los cambios transformadores necesarios.

Este documento forma parte del Estudio Global Comparativo sobre REDD+ (www.cifor.org/gcs), financiado por la Agencia Noruega para la Cooperación y el Desarrollo (Norad), la Iniciativa Internacional por el Clima (IKI) del Ministerio Federal Alemán para el Ambiente, la Conservación de la Naturaleza, Infraestructura y Seguridad Nuclear (BMUB) y el programa de investigación del CGIAR en Bosques, Árboles y Agroforestería (CRP-FTA) con apoyo financiero de los Donantes al Fondo CGIAR.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org