Compartir
0

Más información

“Hay una máquina mágica que aspira el carbono del aire, cuesta muy poco y se construye sola. Esa máquina se llama árbol”. En un video que llegó a cientos de millones de personas en todo el mundo los activistas climáticos Greta Thunberg y George Monbiot hicieron un llamado para que la sociedad global se embarque en la gran misión de acelerar la restauración de los ecosistemas, proteger los activos naturales y financiar soluciones climáticas basadas en la naturaleza como la plantación de árboles, antes de que sea demasiado tarde.

Pero cultivar árboles a la escala que el planeta necesita no es una tarea sencilla, y aunque el tema ha estado en el centro de los esfuerzos para abordar nuestros desafíos comunes, hay aún mucho por hacer para que las promesas de restauración, y sus beneficios derivados, alcancen sus metas.

Con el próximo lanzamiento del Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030, el movimiento global para la restauración de los bosques y paisajes entrará en una etapa decisiva para cambiar la trayectoria actual y alcanzar la recuperación planetaria basada en los bosques; pero para que eso se logre, no debemos olvidar que tanto como intentemos restaurar los bosques del mundo, necesitamos prevenir la conversión de los bosques primarios que aún nos quedan y detener su uso insostenible.

“Es necesario armonizar los esfuerzos encaminados a aumentar la cobertura forestal o arbórea y los destinados a evitar una mayor pérdida del hábitat nativo”, destaca Manuel Guariguata, científico principal del Centro para la Investigación Forestal Internacional y experto en restauración.

Para conmemorar el Día Internacional de los Bosques, cuyo tema este año es “Restauración forestal: un camino hacia la recuperación y el bienestar”, conversamos con Guariguata sobre los desafíos y oportunidades que los esfuerzos de restauración forestal deberán abordar para avanzar hacia los logros de las metas mundiales.

  • El tema de la celebración del Día Internacional de los Bosques de este año está vinculado la misión del Decenio de las Naciones Unidas para la restauración de ecosistemas, ¿por qué todos estamos hablando de restauración?

Las crisis que enfrentamos como la degradación de la tierra, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático son tres caras de un mismo problema; por lo tanto, se agravan entre sí. Al mismo tiempo, cuando intentamos abordar uno de estos, podemos ayudar a reparar los demás.

La restauración del paisaje forestal (FLR, por sus siglas en inglés) busca aprovechar el poder de la naturaleza para restaurar los hábitats de innumerables especies, proporcionar beneficios para los medios de vida de las personas, aumentar la productividad agrícola, mantener la seguridad alimentaria e hídrica y secuestrar carbono para mitigar el cambio climático y reducir la vulnerabilidad a los desastres climáticos. Se trata de restaurar nuestro futuro común.

  • ¿Por qué algunos países no alcanzaron a cumplir sus metas de restauración fijadas para el 2020?

Quizás la cuestión clave ha sido un exceso de ambición en las metas prometidas sin una planificación cuidadosa sobre lo que es posible y lo que no. Sin embargo, además del objetivo en sí, todavía existe una gran desconexión entre los esfuerzos destinados a aumentar la cubierta forestal o arbórea y los enfocados a evitar una mayor pérdida de hábitat nativo. En otras palabras, un país determinado puede muy bien alcanzar sus objetivos de restauración, pero no hacer lo suficiente para prevenir la conversión de sus bosques. Por ejemplo, el último informe de progreso de la Declaración de Nueva York sobre los Bosques muestra solo reducciones muy pequeñas en la deforestación, a causa del sector infraestructura, minería y otras actividades extractivas a nivel mundial. Creo que los objetivos y planes nacionales de restauración deberían ser más holísticos, ya que la conservación del hábitat nativo es inherente al concepto de FLR.

La restauración del paisaje forestal no es un fin en sí mismo, sino un medio para lograr un objetivo más amplio, y por lo tanto no solo debe verse en términos del simple aumento en la cobertura forestal. Por ello, si solo se apura a alcanzar los objetivos nacionales de restauración forestal, se corre el riesgo de plantar árboles en el lugar equivocado por la razón equivocada, sin tener en cuenta las necesidades y aspiraciones de las partes interesadas locales. Si no se tienen en cuenta estos sencillos problemas, es más probable que se fracase al intentar alcanzar los objetivos nacionales de restauración.

Todavía existe una gran desconexión entre los esfuerzos destinados a aumentar la cubierta forestal o arbórea y los enfocados a evitar una mayor pérdida de hábitat nativo"

Manuel Guariguata
  • ¿Cómo ayudará el Decenio de las Naciones Unidas para que el mundo alcance exitosamente la FLR?

El Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de Ecosistemas tiene como objetivo no solo recuperar ecosistemas degradados para la provisión de bienes y servicios a la sociedad, sino también generar conciencia y voluntad política para prevenir y detener la degradación de los ecosistemas. En ese sentido, proporciona un marco holístico, lo cual se armoniza con lo que apunta el concepto de Neutralidad en la Degradación de la Tierra en el contexto de la planificación del uso de la tierra. También tiene como objetivo abordar las barreras actuales para la restauración a gran escala. Pero el Decenio de las Naciones Unidas aborda una variedad de ecosistemas, muchos de los cuales no están cubiertos de bosques de forma natural.

  • ¿Cuáles son las principales barreras que deberán superar las iniciativas y metas del Decenio de las Naciones Unidas?

El Decenio tiene como objetivo abordar seis barreras principales que se cree que obstaculizan el progreso hacia la ampliación. En primer lugar, una conciencia social limitada de los efectos negativos de la degradación de los ecosistemas sobre el ambiente y las personas. En segundo lugar, voluntad insuficiente en los sectores público y privado para invertir en la restauración de ecosistemas a largo plazo. En tercer lugar, insuficientes legislación, políticas, regulaciones, incentivos fiscales y subsidios que incentivan la restauración. Cuarto, conocimiento técnico y capacidad humana limitados para diseñar e implementar iniciativas de restauración a gran escala. Quinto, flujo financiero insuficiente para ampliar la restauración y, finalmente, limitada inversión pública y privada para la investigación de la restauración.

Lo esencial ahora sería profundizar sobre cuáles son los factores clave que colaboran con esas barreras para que se puedan emprender acciones eficientes y socialmente inclusivas para superarlas. Podríamos perder oportunidades, si promovemos acciones de restauración en las dimensiones técnica, política y financiera sin saber exactamente hasta qué punto han funcionado o no, dónde y por qué.

  • ¿Cómo está trabajando CIFOR-ICRAF para ayudar a superar algunas de esas barreras?

Muchas contribuciones de CIFOR ICRAF ya han influido en la agenda de restauración global desde el nacimiento del Desafío de Bonn y el Objetivo 5 de la Declaración de Nueva York sobre los Bosques. Estos van desde la generación de enfoques innovadores para diseñar, implementar y monitorear la restauración del paisaje, la producción de evidencia científica y opiniones sobre temas controvertidos, así como el desarrollo de marcos conceptuales y de evaluación, diagnóstico y orientación práctica para las políticas y prácticas de restauración.

Muchos de estos resultados han influido en las muchas dimensiones de la restauración del paisaje tanto de arriba hacia abajo (top-down) como de abajo hacia arriba (bottom-up). Dado que la restauración del paisaje es uno de los seis pilares temáticos de CIFOR-ICRAF para el periodo 2020-2030, esperamos contribuir al Decenio de las Naciones Unidas a través de asociaciones estratégicas y trabajando activamente en el campo de los enfoques basados ​​en evidencia.

  • Parte de su trabajo se ha centrado en la importancia de los esfuerzos de monitoreo y la participación de los usuarios locales para monitorear la restauración del paisaje forestal, ¿por qué el monitoreo es una parte clave de la ecuación de restauración?

El monitoreo es fundamental para obtener los datos necesarios para saber si se ha cumplido una determinada iniciativa de restauración y sus objetivos asociados. Es la columna vertebral de la generación de datos y desempeña un papel crucial en la rendición de cuentas. Va más allá de monitorear el cumplimiento, por ejemplo, medir desde el espacio si se ha plantado una cantidad determinada de hectáreas de cubierta forestal o contar la cantidad de trabajos de restauración creados. Existe una gran necesidad de ir más allá del “monitoreo del cumplimiento” para obtener información sobre por qué una determinada intervención de restauración fue efectiva o no.

Los enfoques que fomentan el monitoreo colaborativo, que incluyen a diferentes actores hacia un objetivo común y en todas las escalas de la gobernanza están más justificados; y el Decenio de la ONU proporciona un marco para invertir en el monitoreo a largo plazo.

He visto muchos proyectos que monitorean durante uno o varios años y luego declaran ser exitosos sin evaluar lo que sucede después. Es esencial, ya sea dentro de un país o entre países, diseñar sistemas de monitoreo de la restauración que enfaticen la creación de redes de aprendizaje para facilitar la conexión de diferentes partes interesadas con la información necesaria para la toma de decisiones.

Podríamos perder oportunidades, si promovemos acciones de restauración en las dimensiones técnica, política y financiera sin saber exactamente hasta qué punto han funcionado o no, dónde y por qué"

Manuel Guariguata
  • Suponiendo que la FLR depende mucho del contexto local, ¿cuál es el escenario para América Latina? ¿cuáles son algunos de los desafíos y oportunidades regionales?

El mayor desafío que percibo es la necesidad de capacitar a los profesionales de la restauración con un enfoque holístico para el diseño, la implementación y el monitoreo de proyectos o, al menos, reunir equipos con los antecedentes disciplinarios necesarios, que incluyen silvicultura, ecología, economía, así como ciencias sociales y abordaje de políticas. Además, las personas que pueden actuar como “facilitadores” dentro de los equipos serían ideales, como expertos en negociación y pensamiento multiescalar. De lo contrario, corremos el riesgo de perpetuar los enfoques sectoriales de restauración del paisaje que, en la mayoría de los casos, resultan ineficaces. Recientemente llevamos a cabo una encuesta a más de 400 profesionales de la restauración en América Latina y el Caribe y descubrimos uno de los obstáculo principales para el desarrollo de capacidades para la FLR es la poca disponibilidad de programas curriculares y extracurriculares, especialmente cursos intensivos cortos enfocados en aspectos socioeconómicos y sobre dimensiones de gestión.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org