Compartir
0

Más información

    Los bosques albergan a 1.600 millones de personas y proporcionan servicios ambientales como agua dulce y aire puro a escala mundial. Sin embargo, si la deforestación fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero después de los Estados Unidos y China.

    La disparidad entre estas dos realidades —beneficios a largo plazo para todos frente a beneficios a corto plazo para unos pocos— solo se puede reducir protegiendo los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales, sostuvieron los oradores del Global Landscapes Forum (GLF) Derechos en los paisajes, realizado en Bonn, Alemania.

    La conferencia, celebrada los días 22 y 23 de junio de 2019 en el marco de la Conferencia de Bonn sobre el Cambio Climático (SBSTA), convocó a más de 600 personas, y miles más en línea, para proponer una respuesta con base en los derechos para la crisis climática y los desafíos del desarrollo.

    Cabe destacar que el evento sirvió como consulta para un “estándar de excelencia” (Gold standard) para los derechos, que se lanzará a finales de año bajo el liderazgo del Grupo Principal de los Pueblos Indígenas para el Desarrollo Sostenible (IPMG) y la Iniciativa para los Derechos y Recursos (RRI).

    Este documento servirá como guía para las autoridades, industrias y organizaciones sin fines de lucro dedicadas a la gestión de la tierra en cómo aplicar principios tales como el consentimiento libre, previo e informado, el respeto al patrimonio cultural y la igualdad de género.

    “Las tierras gestionadas por pueblos indígenas con derechos seguros tienen menores tasas de deforestación, así como más biodiversidad y almacenamiento de carbono que las tierras en áreas protegidas por el Gobierno”, dijo Vicky Tauli-Corpuz, relatora especial sobre los derechos de los pueblos indígenas de la ONU.

    De hecho, los 350 millones de indígenas del mundo son guardianes de tierras que poseen el 80 por ciento de la biodiversidad del mundo y que retienen 300.000 millones de toneladas métricas de carbono: 33 veces más que las emisiones mundiales de energía en 2017.

    “Cerrar la brecha de los derechos de los pueblos indígenas es la mejor oportunidad para reducir los conflictos, promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) e impulsar la conservación y restauración de paisajes”, reiteró Tauli-Corpuz.

    Del miedo a la acción

    La conferencia se inició con una plenaria con las voces de comunidades indígenas provenientes de los bosques de la cuenca del río Congo y Papúa Nueva Guinea, los bosques de México y las islas del Pacífico Sur. Otros vinieron desde las estepas de Kenia y las praderas de Rusia, desde el Caribe colombiano y el Ártico canadiense.

    Sus representantes compartieron historias de criminalización, expulsión y persecución, y sobre cómo el mantener sus roles de guardianes ambientales de sus tierras se ha convertido en una de las actividades más peligrosas del mundo.

    Geovaldis González Imenez, un líder campesino indígena de la región de Montes de María en Colombia, denunció la presión de la agroindustria y las industrias extractivas, y señaló que este año se han producido 135 asesinatos en la zona.

    En la República Democrática del Congo (RDC), más de 1 millón de personas han sido desalojadas de tierras ancestrales reclasificadas como parques nacionales y no se benefician de actividades alternativas de generación de ingresos como el ecoturismo, explicó Diar Mochire Mwenge, quien dirige el Programa para el Desarrollo de los Pigmeos en la RDC.

    Activistas indígenas y locales, incluidos jóvenes y mujeres, son los “superhéroes del movimiento ambiental”, señaló Jennifer Morris, presidenta de Conservation International durante su intervención.

    Pero, lejos de detenerse en sus muy reales dificultades, los participantes se centraron en esbozar pasos prácticos hacia paisajes que funcionen tanto para las personas como para el planeta, alineados con la creencia de que “el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie, y el realista ajusta las velas”; por ejemplo, al aumentar la visibilidad de un enfoque basado en derechos en la agenda sobre el cambio climático.

    Debemos “cambiar el discurso, del miedo y la fatalidad a la esperanza y la acción”, dijo Hilary Tam, directora de estrategia de la agencia Futerra, con sede en Londres, que creó una versión de los ODS centrada en la acción individual, conocida como Good Life Goals (Objetivos para una Vida Buena).

    Sin zonas de confort

    Un enfoque basado en los derechos para gestionar los paisajes y enfrentar la crisis climática exige su apropiación en todos los niveles políticos; una participación significativa de los miembros de la comunidad; y un acceso justo e igualitario a los recursos, dijo Cornelia Richter, vicepresidenta del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

    “Tenemos que repensar el paradigma de desarrollo que se impone a los pueblos indígenas”, dijo Johannes Refisch, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU Medioambiente), y señaló que las violaciones de los derechos a menudo se producen abiertamente y con total impunidad. “Hay una gran brecha en la implementación de herramientas para proteger los derechos”, agregó.

    Para Morris, de Conservación Internacional, abordar la crisis climática requiere sinergias entre una amplia variedad de actores, incluidos grupos marginados social, económica y políticamente. “No somos muy buenos en la colaboración radical porque esta nos obliga a salir de nuestras zonas de confort, y nos obliga a poner nuestros egos a un lado”, dijo.

    Pero indicó que habiendo sido la primera directora ejecutiva de IBM: “He aprendido a asumir siempre cosas que nunca había hecho antes, porque el crecimiento y la comodidad no pueden coexistir”. Morris cree que lo mismo se aplica a la búsqueda sostenible de paisajes y clima.

    Conoce el reporte especial del Global Landscapes Forum Bonn 2019 en: events.globallandscapesforum.org/bonn-2019/

    (Visited 1 times, 1 visits today)
    Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
    Política de derechos de autor:
    Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org