Carne de monte y vida silvestre: claves para avanzar hacia la sostenibilidad

Informe de CIFOR y el CDB expone la necesidad de un cambio de enfoque en el abordaje y manejo del tema de la carne de monte en todo el mundo.
Compartir
0
Agus Andrianto/CIFOR

Más información

En todo el mundo, la carne de animales silvestres es buscada por una serie de razones. En comunidades rurales remotas, constituye una fuente primaria de proteínas y una suerte de “colchón” frente a impactos económicos como la pérdida de cosechas. Pero también es un manjar para los habitantes de la ciudad; un bien de lujo que se comercializa ilegalmente a mercados internacionales y un importante impulsor de la pérdida de biodiversidad.

A medida que las poblaciones crecen y aumenta la demanda, surge la pregunta de cómo garantizar estrategias de gestión sostenible que favorezcan tanto a las personas como a la vida silvestre. En respuesta a un pedido de la secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), un grupo de investigadores del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y sus organizaciones asociadas revisaron los conocimientos disponibles sobre el uso de carne silvestre en las regiones tropicales y subtropicales, y esbozaron estrategias clave para mejorar su sostenibilidad. El estudio se ha presentado como una publicación conjunta del CDB y CIFOR.

Entre los animales silvestres que son cazados para aprovechar su carne se encuentran criaturas tan pequeñas como orugas y tan grandes como elefantes. Sin embargo, en la mayoría de los hábitats tropicales y subtropicales, los mamíferos silvestres proporcionan casi toda la carne de monte que se consume. Solo en los bosques de la cuenca del río Congo, se extraen más de 10 millones de toneladas de carne de mamíferos silvestres por año, dice el profesor John Fa, coautor del estudio y asociado principal y coordinador de la Iniciativa de Investigación sobre la Carne de Monte en CIFOR.

La carne de monte es un problema intersectorial que involucra a la economía, la salud, la infraestructura, la agricultura y otros sectores, y por lo tanto debe incorporarse a la planificación nacional de uso de recursos y de la tierra”

Lauren Coad

Tradicionalmente, los pueblos indígenas han participado en la caza de subsistencia con herramientas hechas a mano, como cerbatanas, pero la demanda de carne de monte en los centros urbanos, junto con la llegada de las armas de fuego, han llevado a la sobreexplotación de muchas especies de los bosques.

La pérdida de vida silvestre en las regiones forestales tropicales y subtropicales no solo amenaza la integridad de los bosques en sí, sino que, algo igualmente importante, pone en peligro los medios de subsistencia y la seguridad alimentaria de algunas de las poblaciones rurales más vulnerables que dependen de la carne de monte.

“El suministro a estos mercados en crecimiento se ve favorecido por los avances en las tecnologías de caza, así como por un mayor acceso a hábitats alguna vez remotos por parte de cazadores comerciales, junto a mejoras en el transporte y en el acceso a los mercados”, señalan los investigadores. En ciertas áreas, el mejor acceso a los mercados está vinculado a la expansión de la agricultura y las industrias extractivas, como la madera, el petróleo y la minería.

MAYOR ESCALA, MAYOR ALCANCE

Los autores del informe presentan argumentos que sugieren que es posible una gestión más sostenible de la vida silvestre tropical. Sin embargo, lograrlo en la realidad es un asunto complejo y requerirá nuevas formas de pensar y de hacer las cosas, dice Lauren Coad, coautora del documento e investigadora asociada de CIFOR.

El primer paso es adoptar un enfoque más holístico de un problema que es transversal a varios sectores, que abarca actores en diversos niveles y que responde a motivaciones muy diferentes.

“La carne de monte es un problema intersectorial que involucra a la economía, la salud, la infraestructura, la agricultura y otros [sectores], y por lo tanto debe incorporarse a la planificación nacional de uso de recursos y de la tierra”, dice Coad. Ello requiere esfuerzos de colaboración entre ministerios, desde los encargados del sector forestal y la agricultura hasta los de asuntos sociales, pesca, minería e infraestructura.

En esa misma línea, los investigadores señalan la necesidad de “alejarse de las intervenciones aisladas a pequeña escala con financiamiento a corto plazo, y más bien diseñar intervenciones interconectadas sobre áreas más amplias, dirigidas tanto a la gestión de la oferta rural como a la reducción de la demanda urbana, tomando en cuenta la sostenibilidad del proyecto a largo plazo”.

El informe indica que la gestión sostenible solo se puede lograr trabajando a lo largo de toda la cadena de valor, desde las comunidades de caza locales hasta los consumidores urbanos y la sociedad civil en general.

Otro aspecto importante es el enfoque. Para los autores, no se trata de abordar el problema solo como una amenaza para los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria y los valores culturales, o solo como una amenaza para la biodiversidad, sino de fusionar ambas perspectivas para garantizar el bienestar humano y la supervivencia de la vida silvestre.

“Es posible asegurar la captura sostenible de especies de caza que se reproducen rápidamente, y complementarla con [el consumo de] carne de animales domésticos donde sea necesario, junto con la protección de animales amenazados”, dicen los investigadores. “Los enfoques que se centran solo en objetivos ecológicos o socioeconómicos corren el riesgo de fracasar a largo plazo”.

UNA MEJOR GOBERNANZA

Las estrategias de gestión efectivas deben garantizar la sostenibilidad de la oferta de carne de monte al tiempo que reducen la demanda excesiva, en especial en los centros urbanos, y deben contar con el respaldo de regulaciones adecuadas y la capacidad y los recursos para garantizar su cumplimiento.

Según el estudio, en muchos países las regulaciones de caza están abiertas a interpretación y desconectadas del contexto y las necesidades locales, lo que dificulta que las comunidades cacen y comercialicen legalmente carne de monte.

El hecho de que las comunidades indígenas y locales a menudo carezcan de derechos de tenencia y gestión de la tierra, les dificulta aún más actuar como guardianes del paisaje.

Un primer paso clave es la revisión de las leyes nacionales de caza y los sistemas de tenencia de la tierra y gobernanza, en colaboración con una amplia gama de partes interesadas, incluidos los representantes de las comunidades locales, y con el objetivo de lograr una gestión sostenible, más que solo la conservación de la vida silvestre.

Por ejemplo, los Gobiernos y las agencias de desarrollo deben trabajar en cómo lograr suministros alimentarios alternativos y viables para áreas recientemente urbanizadas, dicen los investigadores. A menudo, se trata de pueblos de provincia que se expanden cerca de fuentes de carne de monte, pero en los que la producción de ganado es incipiente y no satisface la demanda de proteína animal.

El diseño y la aplicación de mejores políticas y medidas requerirán de voluntad política, recursos financieros y personal bien capacitado, pero también de más y mejores datos. Por esta razón, el estudio exige un cambio en el enfoque de la investigación: de una descripción del uso actual [de carne monte], a uno que ayude a mejorar las prácticas de gestión.

En muchos países las regulaciones de caza están abiertas a interpretación y desconectadas del contexto y las necesidades locales, lo que dificulta que las comunidades cacen y comercialicen legalmente carne de monte"

Autores del informe.

Esto implica contar con más información sobre la respuesta de los consumidores urbanos a los cambios en el precio y la disponibilidad de la carne de monte y sus sustitutos; los impactos de las campañas dirigidas a cambiar el comportamiento del consumidor; y modelos de prueba para establecer cuotas de caza sostenibles de especies resilientes.

Este estudio constituye la recopilación más amplia de conocimientos sobre el tema realizada hasta la fecha y proporciona pautas claras sobre cómo el sector de la carne de monte puede ser sostenible a largo plazo.

“Al tratarse de un documento de libre acceso, esperamos que este estudio se convierta en una referencia para muchos administradores de vida silvestre y gobiernos que gestionan los recursos naturales de su país”, dice Fa. Con voluntad política, recursos adecuados y una sólida orientación técnica, los países pueden tomar medidas para asegurar la carne de monte —y la vida silvestre— del mañana.

Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org