Análisis

Antes de un enfoque de paisaje, pruebe una iniciativa integradora

Comenzar con un enfoque de paisaje puede ser difícil. Pero existe una opción intermedia.
Compartir
0
Mokhamad Edliadi/CIFOR

Más información

Abordar un problema a nivel de paisaje invariablemente implica concesiones (trade-offs) con otro. Por ejemplo, la expansión de la producción de palma aceitera de pequeña escala en Ghana puede mejorar los medios de subsistencia, pero también implica deforestación, pérdida de biodiversidad y una amenaza para la seguridad alimentaria a medida que la tierra para cultivo se vuelve cada vez más escasa.

Con miras a adoptar un enfoque más holístico para la resolución de problemas, los enfoques integrados de paisaje (ILA por sus siglas en inglés) —a menudo denominados simplemente enfoques de paisaje— son reconocidos cada vez más como una forma de abordar la pérdida de biodiversidad, el cambio climático, la inseguridad alimentaria, la pobreza y otros problemas de una manera integral y no aislada.

Sin embargo, los enfoques de paisaje vienen en muchas formas y tamaños, y distinguir entre, por ejemplo, los ILA y las iniciativas integradas a nivel de paisaje (ILLI por sus siglas en inglés) puede ser útil e importante.

Los ILA hacen un esfuerzo intencionado por lograr múltiples objetivos a la vez al alentar a una variedad de partes interesadas a negociar respecto a los usos conflictivos de la tierra. Las ILLI también se dirigen a paisajes y múltiples partes interesadas, pero tienden a centrarse en un objetivo principal, por ejemplo, la restauración forestal, la mitigación del cambio climático o el abastecimiento sostenible de productos básicos como el cacao o la palma aceitera.

¿Cuál es el potencial de las ILLI para contribuir a la gobernanza integrada del paisaje? Esta es la pregunta detrás de un reciente número especial de Environmental Management cuya edición dirigí (representando al Instituto de Investigación en Ciencias Sociales de la Universidad de Ámsterdam, AISSR) con el apoyo de los científicos del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) James Reed y Terry Sunderland (este último también de la Universidad de la Columbia Británica). El número especial reúne una colección de artículos que ilustran la transición de enfoques sectoriales a enfoques más integrados pero que no fueron diseñados inicialmente como ILA.

El número incluye una variedad de ejemplos: restauración del paisaje forestal para salvaguardar la provisión de servicios ambientales en China; programas REDD+ en Perú y Camerún; esfuerzos para hacer más sostenible la parte de la producción en las cadenas de valor; y esquemas de gestión de los recursos naturales en Ghana, Burkina Faso y la Gran Barrera de Coral.

Hasta ahora, los enfoques integrados del paisaje se han discutido mucho más de lo que realmente se han utilizado. Y tal vez exista una razón para ello: la fragmentación institucional y los costos de reunir a múltiples partes interesadas son los principales obstáculos para la implementación de ILA.

Así pues, consideramos este número especial como un avance importante para la recopilación de información sobre el proceso, los resultados y las lecciones aprendidas de los enfoques más factibles (como las ILLI) conducentes a los ILA, utilizando los ejemplos que tenemos. Los artículos ilustran la amplitud y la inclusión de la participación de las partes interesadas y cómo estas iniciativas crean sinergias y deben lidiar con la complejidad del panorama institucional.

CERCANOS, PERO NO TANTO

Los ejemplos de ILLI incluidos en el número especial califican como “integrados” porque abordan múltiples objetivos de desarrollo y conservación en paisajes multifuncionales, que involucran a una variedad de actores. Sin embargo, siguen siendo “iniciativas” porque provienen de enfoques sectoriales impulsados por un objetivo principal.

Como observamos, existen algunas diferencias importantes entre los ILA y las ILLI. La diferencia más evidente fue que, aunque la mayoría de los ILA centrados en la conservación revisados previamente muestran una participación limitada del sector privado, la situación es totalmente distinta para las ILLI presentadas en este número. El sector privado participó en el 95,8% de los 24 casos y asumió el liderazgo en el 41,7% de ellos. La motivación de las empresas para ello fue principalmente mejorar la sostenibilidad de su abastecimiento, evitar fallas de suministro, reducir su impacto ecológico, satisfacer las demandas de consumidores y ONG por productos de origen sostenible y beneficiarse de las primas de precios de mercado para productos certificados.

En términos de similitudes, varios hallazgos de nuestro número confirman lo que ya se ha dicho en la literatura sobre ILA. Es poco probable que los actores participen en una iniciativa integrada si no sienten que existe un problema, así como una urgencia por resolverlo. Por ejemplo, un grupo de actores en Suecia consideraron que era necesario integrar la gestión del agua en las iniciativas de restauración forestal, mientras que la falta de urgencia impidió un enfoque integrado relacionado con la calidad del agua en la cuenca de la Gran Barrera de Coral en Australia.

En general, el agotamiento de los recursos, la deforestación y la degradación son los principales impulsores de las iniciativas a nivel de paisaje, como se muestra en las ILLI que se originaron en cadenas de valor. A menudo, les siguen las preocupaciones sobre los medios de subsistencia y la gestión del agua.

También existe la necesidad de unir organizaciones e individuos tanto en los ILA como en las ILLI. Estos “híbridos multinivel”, como los llama uno de los artículos, pueden realizar una gran variedad de esfuerzos en una iniciativa integrada, desde la movilización de apoyo financiero y político, hasta el desarrollo de confianza y capital social con las comunidades locales, o crear plataformas de aprendizaje colectivo entre las numerosas partes interesadas que participan en un proyecto. Dichas plataformas pueden brindar una oportunidad crucial para que las partes interesadas locales y externas negocien objetivos, examinen las concesiones (trade-offs) y dialoguen sobre los resultados deseados.

Luego, está el tema de la sinergia general, que en cierto sentido constituye la esencia de los enfoques de paisaje. ¿Cómo unimos a actores de todos los sectores para abordar en simultáneo los objetivos relacionados con la cadena de valor, el desarrollo y la gobernanza del paisaje?

Descubrimos que el mejor punto de entrada para unir todas estas cosas es desde el lado del productor en las cadenas de valor, donde se toman iniciativas para hacerlas más inclusivas y sostenibles. Las asociaciones público-privadas y la certificación del paisaje son formas potenciales de vincular las cadenas de valor y la gobernanza del paisaje. Esto implica un papel potencialmente clave para el sector privado en la implementación de enfoques de paisaje y en la prolongación de la vida económica de tales iniciativas.

Las “colaboraciones en la cadena de valor” entre compradores de cacao y agricultores en el sector del cacao de Ghana son un buen ejemplo. Allí, la empresa compradora capacita a los agricultores en métodos de producción sostenibles, lo que mejora a la vez el paisaje, la productividad y los ingresos.

Otro artículo describe una concesión multifuncional de palma aceitera en Indonesia, que combina la producción de productos básicos con la protección de zonas ribereñas, bosques de alta conservación y jardines de caucho que también funcionan como sitios culturales y espirituales.

HACIA ADELANTE

A pesar del impulso existente hacia los enfoques integrados, aún surgen desafíos importantes, que incluyen desequilibrios de poder y de género, lidiar con objetivos contrapuestos, garantizar la inclusión equitativa de todas las partes interesadas, los altos costos de transacción frente al financiamiento limitado de las organizaciones locales, y superar los numerosos aislamientos administrativos y sectoriales.

Los artículos del número especial dejan en claro que tanto los ILA como las ILLI son necesariamente específicas al contexto y a los temas, porque al final a menudo se relacionan con un problema determinado que debe resolverse. Luego, a medida que se implementan las iniciativas y los enfoques, se vuelve clave la gestión de los intereses en conflicto, lo que requiere liderazgo y diplomacia para unir organizaciones y plataformas para garantizar que la gobernanza sea fluida y equilibrada entre los diferentes grupos de partes interesadas.

Dados los desafíos antes mencionados, llegamos a la conclusión de que las ILLI pueden llegar a servir como puntos de entrada factibles y localmente integrados para la implementación de un ILA completo. Incluso si un actor sectorial ingresa a un paisaje con un objetivo limitado en mente, el financiamiento y el apoyo local subsiguientes pueden ser un punto de partida para que la iniciativa se convierta en algo más amplio e inclusivo.

La flexibilidad que los ILA requieren para lidiar con la inmensa diversidad de personas, objetivos, mercados, instituciones y paisajes, a menudo significa que aquellos que eligen usarlos deben “avanzar a salto de mata”. Pero nos gustaría dejar en claro que esto no implica necesariamente una forma de pensar desordenada o un estado de imperfección. “Avanzar a salto de mata”, como otros han dicho anteriormente, se convierte en algo inherente a la necesidad de adaptarse a las dinámicas del paisaje.

Para obtener más información sobre este tema, por favor póngase en contacto con Mirjam Ros-Tonen en M.A.F.Ros-Tonen@uva.nl, o con Terry Sunderland en T.Sunderland@cgiar.org o con James Reed en J.Reed@cgiar.org.

Esta investigación recibió el apoyo de los programas WOTRO Science for Global Development de la Organización de Investigación Científica de los Países Bajos (NWO por sus siglas en inglés) y USAID.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org