Compartir
0

Más información

De alguna u otra manera, todos reconocemos el valor de los bosques para el bienestar humano, pero a veces no somos conscientes de cuán ligada esta nuestra vida a su persistencia. Por ello, en conmemoración al Día Internacional de los Bosques 2018, ponemos a su disposición algunos datos rescatados de nuestras investigaciones que destacan el papel vital de los ecosistemas forestales en muchos aspectos de nuestras vidas. Estas son solo cinco razones para no olvidar por qué necesitamos la permanencia de los bosques y un desarrollo compatible con el planeta.

  1. Los bosques son más que árboles

Se estima que hasta mil millones de personas dependen de alguna manera de los bosques para su sustento, que en muchos lugares casi el 30% del ingreso de los hogares rurales proviene de los bosques y que hay una correlación significativa entre el acceso a los bosques y la diversidad de la dieta. También se sabe que los servicios ecosistémicos proporcionados por los bosques son fundamentales para la agricultura moderna como por ejemplo la polinización y la provisión de agua; y que los bosques juegan un papel importante tanto en la mitigación como la adaptación frente al cambio climático. Los bosques ayudan a purificar el agua, sostienen ganado de pastoreo, brindan formas tradicionales de medicina y cuidado de la salud, así como leña, fuente principal de combustible para una tercera parte de la población mundial.

¿Se ha puesto a pensar por ejemplo que el café que tomamos en la mañana depende de polinizadores forestales que viven en los bosques? ¿Que el chocolate que tanto nos gusta necesita ser cultivado bajo la sombra de árboles para tener alto rendimiento y estar a salvo de enfermedades? ¿O que gran parte de nuestra agua potable depende de la conservación de las cuencas hidrográficas forestales?  En resumen: sin los bosques nuestros productos básicos no podrían ser mantenidos de manera sostenible. Sin embargo, todos estos bienes y servicios valiosos a veces pasan inadvertidos, así como los bosques de donde provienen. Por ello, cada vez más organizaciones científicas abogan por un enfoque de desarrollo y crecimiento económico sostenido en la gestión de los bosques y  los paisajes que ocupan de forma sostenible, especialmente en el contexto de un clima cambiante, y uno de estos es el enfoque de paisajes.

Conozca más:

Por qué el futuro del café podría depender de los bosques

Todos dependemos de los bosques (y hasta el Papa lo sabe)

  1. Los bosques son lluvia, los bosques son agua
   Estudios recientes han demostrado que hasta un 70 por ciento de la humedad atmosférica generada sobre áreas terrestres proviene de las plantas. Foto por Nanang Sujana/CIFOR.

¿Sabía usted que cada día los bosques reponen el suministro de vapor de agua de la atmósfera? Los árboles extraen agua a través de sus raíces y la liberan por medio de sus hojas a través de la transpiración. Este proceso, junto con la evaporación de los océanos y otros cuerpos de agua es lo que impulsa el ciclo del agua y llena la atmósfera con vapor de agua.

Estudios recientes han demostrado que hasta un 70 por ciento de la humedad atmosférica generada sobre áreas terrestres proviene de las plantas: mucho más de lo que se pensaba anteriormente y que  los bosques también cumplen un papel clave en la generación de la lluvia.

Pero aún más importante, los árboles pueden aumentar la disponibilidad local de agua. Mientras durante mucho tiempo se mantuvo la idea de que los árboles extraen agua de las cuencas y que plantar árboles reducía la disponibilidad de agua para la población local, otro estudio “revolucionario” contradice esta suposición.

Por ello, en un artículo de gran acogida, 22 científicos que publicaron un estudio sobre las numerosas formas en que los bosques contribuyen a la creación de lluvia hicieron un llamado por un cambio de paradigma en la forma en que la comunidad internacional ve a los bosques y los árboles, que se mude de un modelo centrado en el carbono a uno que reconozca su importancia en los ciclos transcontinentales del agua, así como a escala local, al haber quedado demostrado que la pérdida de la cobertura forestal puede tener un impacto grande sobre la disponibilidad de agua.

Conozca más:

Más allá del carbono: Salvar los bosques para no quedarnos sin agua

El rol de los árboles como productores de lluvia

  1. Los bosques pueden favorecernos frente a eventos naturales
   A pesar de cumplir un papel ecológico clave en la adaptación al cambio climático, los manglares están desapareciendo velozmente: cada año se pierde una extensión de bosque de manglar equivalente a más de 45.000 campos de fútbol. Foto por Neil Palmer/CIAT.

Diversos tipos de bosques nos brindan beneficios frente a eventos naturales. En Asia, por ejemplo, la investigación ha demostrado que los bosques de montaña proporcionan una amplia gama de beneficios no solo para los residentes locales, sino también para quienes viven aguas abajo: desde la reducción de las inundaciones hasta la estabilización de las pendientes y el sustento de una rica biodiversidad.

En América del Sur y Medio Oriente, los manglares no sólo son refugio de fauna silvestre única y almacenes de grandes cantidades de carbono, sino que también podrían estar protegiendo las costas frente al aumento del nivel de las aguas. Sin embargo, a pesar de cumplir un papel ecológico clave en la adaptación al cambio climático, los manglares están desapareciendo velozmente: cada año se pierde una extensión de bosque de manglar equivalente a más de 45.000 campos de fútbol. Al respecto, los investigadores del Programa de Adaptación y Mitigación Sostenible de los Humedales (SWAMP por sus siglas en inglés) están buscando brindar evidencia para decisiones más sostenibles por los manglares y otros tipos de humedales.

Por si todo esto fuera poco, un estudio reciente ha encontrado un vínculo entre la desaparición de los bosques y el aumento de las tormentas ciclónicas que cada año afectan las costas de países en el Caribe y América del Norte causando daños a la vida, las ciudades y las economías. Si los investigadores están en lo cierto, menos bosques también significaría más y más huracanes.


Conozca más:

Menos bosques tal vez signifique más huracanes

Lo que los bosques de montaña hacen por el bienestar humano


  1. Los bosques son los mejores aliados frente al cambio climático
   Si se encuentran protegidos, estos bosques representan extraordinarias fuentes de carbono. Sin embargo, cuando se ven perjudicados, los bosques de turba representan devastadoras fuentes de gases de efecto invernadero. Foto por Kristell Hergoualc'h/CIFOR.

Los bosques cumplen un papel trascendental como sumideros y reservas de carbono, pero especialmente un tipo de ecosistema forestal podría ser el mejor aliado en la meta global de combatir el cambio climático: las turberas.

Por ello, mientras avanzan los esfuerzos mundiales por frenar el cambio climático, investigadores de CIFOR sostienen que es preciso prestar más atención al papel que desempeñan las turberas.  Los bosques de turba evolucionan a lo largo de miles de años y almacenan millones de toneladas de carbono. Si se encuentran protegidos, estos bosques representan extraordinarias fuentes de carbono. Sin embargo, cuando se ven perjudicados representan devastadoras fuentes de gases de efecto invernadero.

Se calcula que aunque las turberas ocupan solo el 3% de la superficie terrestre, almacenan cerca del 30% del carbono de los suelos. Este carbono es vulnerable a la rápida combustión de los incendios y puede ser liberado en forma de dióxido de carbono, si se alteran el equilibrio del agua y la vegetación natural.

Por ello, a través del SWAMP, en el cual se encuentran incluidos el Servicio Forestal de USDA, la Universidad Estatal de Oregón y CIFOR, investigadores están reuniendo resultados de una investigación de cinco años sobre turberas y manglares para mejores decisiones de gestión y políticas para estos ecosistemas.


Conozca más:

¿Por qué deben importarnos las turberas?

Científicos: Urge reconocer el rol de las turberas frente al cambio climático


  1. Nuestra seguridad alimentaria depende de los bosques
   Una investigación de CIFOR encontró que las personas que viven en la proximidad de bosques y paisajes basados en árboles tienen mejores dietas que sus compatriotas, independientemente del grado de pobreza. Foto por Icaro Cooke Vieira/CIFOR.

Hay muchos trabajos que han demostrado las contribuciones directas de los bosques a las dietas, además de la agricultura y otras fuentes. Pero además de los alimentos directos que estos brindan, los bosques también cumplen un rol clave para el sostenimiento de la agricultura practicada en su proximidad pues albergan polinizadores que ayudan a que muchas de las cosechas agrícolas se reproduzcan.

Se ha evidenciado que los bosques pueden estimular el crecimiento de la producción agrícola:  por ejemplo, un mayor rendimiento del trigo que está cerca de bosques debido a los efectos del microclima, o una mejor calidad del trigo que crece cerca de bosques por la mayor fertilidad del suelo. Esto también se ha destacado en el caso del maíz. Estudios han encontrado que en presencia de un área de bosque cerca del maíz, las hormigas y arañas que viven allí ayudan a contener las pestes y sostienen mejores cosechas.

Pero además, la biodiversidad natural de los bosques conlleva a mayor variedad en las dietas, lo que resulta en mejor nutrición en lugar del simple incremento de ingestión de calorías. Una investigación de CIFOR encontró que las personas que viven en la proximidad de bosques y paisajes basados en árboles tienen mejores dietas  que sus compatriotas, independientemente del grado de pobreza.

Con el crecimiento de la población mundial, que se espera supere los nueve mil millones de personas en 2050 y los patrones actuales de consumo y presión sobre los recursos naturales satisfacer la demanda mundial de alimentos y productos de origen forestal de formas que no afecten negativamente a los bosques constituye un gran reto. En ese sentido, cada vez más evidencia sugiere que un enfoque o sistema más integrado de gestión de la tierra puede conciliar estos desafíos y ofrecer soluciones y para ello se requiere un marco político e institucional que lo permita.


Conozca más:

Los bosques: cruciales para la seguridad alimentaria y la nutrición mundial

La agricultura es más que la cosecha y los bosques son más que árboles


Ahora que sabe todo lo que bosques nos proveen, ayúdenos a hacer eco y comparta esta información. ¡Feliz Día Internacional de los Bosques 2018!

Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org
Temas relacionados Stories