Análisis

El gran reto de integrar los ecosistemas agrícolas en la conservación de la biodiversidad

Por qué los paisajes agrícolas deben ser parte de nuevo Marco Mundial de la Biodiversidad Biológica
Compartir
0
Mirlo de alas rojas, paisaje en California. Travis ASB/ Heide Couch.

Más información

Si observáramos la Tierra desde la perspectiva de un águila, veríamos que casi la mitad de la superficie terrestre habitable del planeta está ocupada por la agricultura. Otra quinta parte está protegida para la conservación de la biodiversidad, y el 90 % de todas las zonas protegidas colindan con tierras de cultivo.

Está claro que la agricultura domina nuestro impacto sobre la biodiversidad, y por eso hacer que los sectores de la agricultura y el medioambiente trabajen juntos para proteger la diversidad biológica del mundo es un argumento clave.

Pero, en nuestra experiencia como investigadores del CIFOR-ICRAF, trabajando en el Sur global con agricultores, comunidades forestales y gobiernos para desarrollar e implementar estrategias de uso de la tierra que apoyen sistemas alimentarios biodiversos, inclusivos, resilientes y seguros, observamos la enorme desconexión entre las políticas nacionales de agricultura y biodiversidad en todo el mundo.

El nuevo Marco Mundial de la Biodiversidad Biológica (GBF, por sus siglas en inglés) que está elaborando el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB) ofrece una oportunidad política clave para reparar esta desconexión y ayudar a los organismos gubernamentales a poner en marcha una agenda conjunta sobre producción de alimentos, bienestar humano y conservación de la biodiversidad. Sin embargo, existe el riesgo de que los paisajes agrícolas queden fuera del nuevo marco, con consecuencias que serían perjudiciales para el Convenio y para toda la humanidad.

En un mundo en el que el bienestar de 8000 millones de personas depende tanto de la biodiversidad natural como de la agrícola, el objetivo del GBF de “vivir en armonía con la naturaleza” solo podrá alcanzarse si los ministerios de agricultura y medioambiente y sus agencias colaboran en el monumental esfuerzo necesario para evitar la crisis de biodiversidad que se avecina.

Con más del 40 % de la superficie habitable del planeta dedicada a la producción de alimentos, la agricultura tiene un gran impacto en la biodiversidad, el cambio climático y el bienestar humano. Sin embargo, el CDB, centrado históricamente en las áreas protegidas, ha considerado tradicionalmente la agricultura como una de las mayores amenazas para la biodiversidad.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad, que se celebrará del 7 al 19 de diciembre en Montreal, Canadá, los negociadores finalizarán el GBD que guiará los esfuerzos mundiales en materia de biodiversidad en las próximas décadas. La conferencia ofrece una oportunidad única para hacer del sector agrícola un socio en la conservación de la biodiversidad. Pero hay incertidumbre sobre el texto marco.

El texto final del GBD está surgiendo de una serie de reuniones de un amplio grupo de Estados miembros de la ONU, organizaciones no gubernamentales, organizaciones internacionales y otros observadores. Las primeras versiones del GBD reconocían inequívocamente la importancia de los paisajes agrícolas para la conservación de la biodiversidad, haciendo hincapié en la integridad y la conectividad de los ecosistemas. Sin embargo, desde la última reunión del grupo en junio, la redacción del Objetivo A del marco (la sección del GBD que se centra en reducir las amenazas a la biodiversidad) ha cambiado.

El texto que ahora figura entre corchetes, y que se negociará en Montreal esta semana, hace temer que, en lugar de reconocer la necesidad de proteger la biodiversidad en “todos” los ecosistemas, el GBD limitará el enfoque del CDB solo a los ecosistemas naturales de alto valor de conservación, convirtiéndolo en un convenio sobre áreas protegidas.

Para facilitar los enfoques paisajísticos de la conservación de la biodiversidad, el CDB debe hacer hincapié en la importancia de integrar la biodiversidad en la planificación y la gestión agrícola a nivel de paisaje y ecosistema"

Anja Gassner & Philip Dobie

Agricultura para la sostenibilidad

La publicación “Nuestro futuro común” de 1987, también conocido como Informe Brundtland, catapultó la idea de “sostenibilidad” al uso común, definiéndola como “satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Para los gobiernos, esto significa que la tierra utilizada actualmente para la producción de alimentos debe seguir produciendo alimentos dentro de 50 años.

Pero ¿cuál es la mejor manera de garantizar que eso ocurra?

En política agrícola, la “sostenibilidad” implica una producción más eficiente, que se traduzca en mayores rendimientos con un menor uso de tierra, agua y fertilizantes. Pero esas políticas no suelen tener en cuenta que la productividad sostenida de la tierra depende de su biodiversidad: la interacción de diversas plantas, animales y otros organismos que forman una compleja red de actividad biológica en el agroecosistema.

La forma en que utilizamos y trabajamos la tierra agrícola es importante, tanto para la sostenibilidad de la producción de alimentos como para su contribución a la conservación de la biodiversidad a escala del paisaje. Las técnicas agrícolas respetuosas con la biodiversidad son bien conocidas y han demostrado su eficacia. Por ejemplo, reducir la perturbación del suelo durante el cultivo beneficia a la estructura y la salud del suelo, al tiempo que conserva los organismos que benefician a los cultivos. Los organismos del suelo desempeñan un papel clave en el reciclaje de nutrientes, la regulación de la captura de carbono y las emisiones de gases de efecto invernadero, la modificación de la estructura del suelo y el flujo del agua, y el mantenimiento de la salud de las plantas. Mantener la diversidad de estos organismos es crucial para la producción de alimentos, pero el arado profundo de grandes extensiones de tierra reduce drásticamente la biodiversidad del suelo.

La introducción de ganado en la mezcla proporciona estiércol, un valioso fertilizante especialmente rico en fósforo, y conduce a una forma circular de agricultura donde la biodiversidad local puede encontrar un hogar. La diversificación de los cultivos contribuye a la conservación de la biodiversidad al crear nichos para diferentes animales y plantas. Añadir árboles potencia aún más este efecto al ayudar a reducir la erosión del suelo y a mantener el ciclo del agua, y pueden además complementar los ingresos de las familias campesinas.

Los agricultores también pueden mejorar la biodiversidad dejando franjas sin cultivar entre los cultivos y las riberas de los ríos u otras zonas naturales, y plantando setos fronterizos. Además de servir de hábitat a especies silvestres, estas zonas pueden albergar polinizadores y enemigos naturales de las plagas de los cultivos.

Es importante asegurar que el nuevo Marco Mundial de la Diversidad Biológica no limite el enfoque del CDB a las áreas naturales y protegidas, ignorando el potencial de integrarlas con las áreas agrícolas

Anja Gassner & Philip Dobie

Tener en cuenta el panorama general

Estas medidas de protección de la biodiversidad pueden aplicarse en parcelas individuales, pero sus beneficios se multiplican enormemente cuando se aplican a lo largo de paisajes agrícolas. Para facilitar los enfoques paisajísticos de la conservación de la biodiversidad, el CDB debe hacer hincapié en la importancia de integrar la biodiversidad en la planificación y la gestión agrícola a nivel de paisaje y ecosistema, en lugar de depender de acciones limitadas y específicas para cada lugar.

La fauna silvestre también se beneficia de un enfoque basado en un mosaico de tierras de cultivo colindantes y zonas protegidas. Muchas especies silvestres se han adaptado a los paisajes agrícolas, pero incluso las especies estrictamente forestales utilizan parcelas de bosque natural o praderas en zonas agrícolas, lo que los científicos denominan “hábitat natural en paisajes de trabajo”.

Los parches de bosque, los pastizales o el hábitat natural a lo largo de arroyos y ríos permiten a las especies silvestres desplazarse entre zonas protegidas. Los insectos voladores y las aves son los más adeptos a este movimiento, seguidos de mamíferos y reptiles que pueden recorrer largas distancias rápidamente. Los animales que se arrastran lentamente, sin embargo, están en desventaja. Del mismo modo, algunas plantas tienen semillas que viajan o son transportadas largas distancias, pero las semillas de otras, incluidos muchos árboles, se dispersan con mayor dificultad en hábitats fragmentados.

Sin embargo, con una planificación y gestión bien pensadas, las tierras de cultivo y las zonas de alto valor de conservación pueden conectarse mediante “zonas de enlace”, lo que beneficia a animales y plantas. Estos corredores pueden permitir que animales grandes y plantas de propagación lenta se desplacen por las tierras de cultivo de una zona protegida a otra. Una planificación cuidadosa del uso del suelo y la protección del hábitat también puede reducir los conflictos entre humanos y animales en lugares como África Oriental, donde las rutas migratorias de los elefantes están cada vez más bloqueadas por vallas y granjas.

El reto de integrar la biodiversidad en la agricultura seguirá estando fuera de nuestro alcance sin un apoyo político total, y ese apoyo debe empezar por el Marco Mundial de la Diversidad Biológica

Anja Gassner & Philip Dobie

Enfoque integrado para un planeta sano

Los científicos y expertos en conservación que asesoran al CDB a través de su órgano consultivo científico intergubernamental subrayan que, si bien “debe darse prioridad a conservar los ecosistemas naturales existentes. … [l]a conservación y el uso sostenible de la biodiversidad también son importantes en zonas que van más allá de los ecosistemas “naturales”, como los entornos agrícolas y urbanos. Estos ecosistemas “gestionados” (aquellos cuya composición biótica es el resultado de una manipulación deliberada por parte del hombre) pueden proporcionar hábitats importantes, y contribuir a la conectividad de los hábitats, para algunas especies, además de ser esenciales para el funcionamiento y los servicios de los ecosistemas”.

Por eso es importante asegurar que el nuevo Marco Mundial de Diversidad Biológica no limite el enfoque del CDB a las áreas naturales y protegidas, ignorando el potencial de integrarlas con las áreas agrícolas. El objetivo del marco de “vivir en armonía con la naturaleza” no puede alcanzarse sin tener en cuenta la gran extensión del planeta donde viven y trabajan las personas.

Los ecosistemas agrícolas deben ser reconocidos, pues los cambios necesarios para que la agricultura desempeñe su papel en la conservación de la biodiversidad solo pueden lograrse a nivel de paisaje, con ecosistemas gestionados para la integración, la conectividad y el mantenimiento de los servicios ecosistémicos.

Reducir la gestión de la biodiversidad en las tierras de cultivo a un conjunto de actividades limitadas a un lugar, dejaría de lado innumerables oportunidades de hacer que los paisajes agrícolas sean favorables a la biodiversidad. Eliminar los paisajes agrícolas del CDB reduciría el alcance y la influencia del convenio.

Por último, los negociadores del GBD están empezando a llegar a un acuerdo sobre la decisión de ampliar las áreas protegidas para que abarquen el 30 % de la superficie del planeta. Debido a la cantidad de tierra dedicada a producir alimentos para la población mundial, ese objetivo solo puede alcanzarse incorporando la agricultura a las estrategias y planes de protección de la biodiversidad. Para ello será necesaria la plena participación de las autoridades agrarias, que probablemente seguirán ignorando la biodiversidad si la agricultura no se incluye en la política mundial de biodiversidad.

La política mundial de biodiversidad importa. Los gobiernos establecen las prioridades de gasto en función de la política acordada, ya se trate de su propia inversión en conservación de la biodiversidad o de los presupuestos de ayuda que los países donantes reservan para apoyar la conservación en los países en desarrollo. En la actualidad, los ministerios y autoridades agrícolas de todo el mundo centran sus actividades casi exclusivamente en aumentar la eficiencia de la agricultura.

La conservación de la biodiversidad suele ser competencia exclusiva de los ministerios de medioambiente y autoridades afines. Mientras no se reconozca la importancia de los ecosistemas agrícolas para la conservación de la biodiversidad –y no se hagan esfuerzos para que la agricultura sea parte de la solución y no de la causa del problema– corremos el riesgo de perder este elemento vital de la protección de la biodiversidad. El reto de integrar la biodiversidad en la agricultura seguirá estando fuera de nuestro alcance sin un apoyo político total, y ese apoyo debe empezar por el GBD.

Para más información, puede contactar a Anja Gassner en A.Gassner@cifor-icraf.org o Philip Dobie en P.Dobie@cifor-icraf.org.

Este trabajo fue apoyado por la Iniciativa Mundial por el Clima (IKI) de Alemania.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org