Noticias

La diversidad de frutas y verduras sigue disminuyendo a nivel mundial, ¿cómo revertir este panorama?

Investigadores instan a formular plan de rescate y establecer asociación de custodios
Compartir
0
Un árbol de cajú (Anacardium occidentale) en el área de Nebbou entre Uagadugú y Leo, Burkina Faso. Ollivier Girard/CIFOR

Más información

Nota del editor: Esta es una traducción del artículo en inglés Scientists call for protection of fruit and vegetable biodiversity, publicado originalmente en el portal Agroforestry News de ICRAF bajo la autoría de Rob Finlayson.

Abordar la urgente necesidad de proteger la diversidad biológica de las frutas y verduras, requerirá de un plan de rescate global de diez años, de acuerdo con un informe de políticas elaborado por científicos socios del Grupo Científico para la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios. El documento, además, insta a establecer una asociación mundial de custodios con una inversión de al menos 250 millones de dólares durante la vigencia del plan.

Los autores son Roeland Kindt, del Centro Internacional de Investigación Agroforestal (ICRAF), y sus colegas del Centro Mundial de Vegetales (Maarten van Zonneveld dirigió la redacción); el Laboratorio Nacional para la Preservación de Recursos Genéticos del Departamento de Agricultura de EE.UU.; Bioversity International; Cultivos para el futuro; el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT); el Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de las Montañas; el Laboratorio de Genética, Biotecnología y Ciencias de las Semillas de la Universidad de Abomey-Calavi; y The Crop Trust.

Los científicos advierten que la biodiversidad está amenazada, deficientemente conservada y en gran parte indocumentada. Esta pérdida está limitando las opciones de nuevos cultivos, reduciendo las variaciones en la producción, y alimentando una brecha de rendimiento debido a la disminución de polinizadores, como insectos, murciélagos y aves. Además, este contexto limita el progreso a largo plazo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 y cualquier otro objetivo futuro.

“Las especies y variedades de frutas y verduras, sus parientes silvestres, los polinizadores y otros organismos asociados sustentan diversos sistemas de producción de alimentos y contribuyen a la salud y la nutrición en todo el mundo”, señala Kindt, ecólogo sénior de la Unidad de Productividad y Diversidad Arbórea de ICRAF. “Será necesaria una campaña de concientización mundial para salvaguardar y utilizar de forma sostenible la biodiversidad de las frutas y verduras, así como un plan de rescate mundial de diez años para reducir e invertir el declive de esta biodiversidad”, agrega.

Van Zonneveld y los demás autores indican que un “equipo diverso de expertos” debe preparar el plan y que el éxito dependerá de una asociación mundial de custodios y usuarios de la biodiversidad de frutas y verduras.

Claves para las dietas y los ecosistemas

Las frutas y verduras desempeñan un papel cada vez más importante en la nueva agenda mundial de investigación y desarrollo que hace hincapié en la nutrición y las dietas saludables como parte de las medidas de adaptación a la crisis climática. También desempeñan un papel importante en la salvaguarda de la biodiversidad, la erradicación de la pobreza y la mejora de los medios de vida de los agricultores.

“Hay unas 1100 especies vegetales conocidas en todo el mundo y tan solo en el Neotrópico hay al menos 1250 especies frutales registradas”, explica Kindt.

Esta diversidad incluye especies con valores nutricionales extremadamente altos y algunas adaptadas a entornos difíciles. Las dos cualidades por sí solas ofrecen la posibilidad de producir alimentos ricos en nutrientes a disposición de las comunidades locales y mundiales frente a la crisis climática. Asimismo, las variedades adaptadas al clima con sabores novedosos, altos valores nutricionales y que son resistentes a plagas y enfermedades se prestan a una mayor disponibilidad en todo el mundo.

Las frutas y verduras y sus parientes silvestres son fuentes de variación genética que los fitogenetistas e investigadores utilizan cada vez más para aumentar la diversidad genética de las nuevas variedades cultivadas.

“Las poblaciones silvestres también apoyan las funciones clave del ecosistema y son fuentes directas de alimentos para las comunidades tradicionales en todo el mundo, aportando hasta el 30 % de la ingesta diaria de vitaminas A y C de las personas en las comunidades rurales y forestales en algunos sistemas alimentarios locales”, afirma Kindt. Además, la mayoría de las frutas y algunas verduras dependen en gran medida de los polinizadores, que, junto con los dispersores de semillas, como los pájaros y los animales que viven en el suelo, son también muy importantes para mantener la viabilidad de las poblaciones silvestres.

Hacer frente a los desafíos

A pesar de su importancia, la diversidad sigue disminuyendo en los campos y los ecosistemas naturales como parte del rápido declive general de la biodiversidad. La mayoría de las especies de árboles frutales y sus parientes silvestres, así como una cuarta parte de las 1100 especies vegetales reconocidas, no figuran en ningún banco de genes, incluido el de CIFOR-ICRAF.

Estas pérdidas, los vacíos de conservación y las reducidas opciones de nuevos cultivos probablemente limitarán el progreso hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El plan de rescate debería estar bajo el marco de una iniciativa global respaldada por el Plant Treaty (Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura), escriben los autores. Además, esta debe ser respaldada por investigaciones innovadoras sobre cómo conservar, comprender y vigilar mejor la biodiversidad. De igual manera, en el plan deben incorporarse las estrategias que ya están en marcha para salvaguardar los recursos genéticos de frutas y verduras, así como para proteger a los polinizadores y otros organismos.

La segunda condición para el éxito es el establecimiento de una asociación mundial entre los guardianes de la biodiversidad de frutas y verduras –que incluya a hombres y mujeres “campeones” de la agricultura, a los parques nacionales, los bancos de genes y los jardines botánicos– y los usuarios de esta diversidad, incluidos los grupos de agricultores, las pequeñas y grandes empresas de semillas y los programas públicos de mejora genética, apuntan los autores.

Es necesario formalizar el acceso y los acuerdos para compartir los beneficios y establecer una red abierta de agricultores, fitogenetistas e investigadores a nivel mundial para la preservación de los recursos genéticos.

Pero, además, para costear todas las propuestas formuladas, es necesario establecer, y pronto, un mecanismo de financiación a largo plazo, estimado en al menos 250 millones de dólares para los próximos diez años, señalan los investigadores.

Los resúmenes de la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios son elaborados por los investigadores del Grupo Científico de la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas. Se facilitan bajo la responsabilidad de los autores. Las opiniones presentadas no pueden atribuirse al Grupo Científico ni a las organizaciones asociadas a las que están afiliados los autores. Los autores son Maarten van Zonneveld, World Vegetable Center; Gayle M. Volk, National Laboratory for Genetic Resources Preservation, US Department of Agriculture; M. Ehsan Dulloo, Bioversity International; Roeland Kindt, World Agroforestry (CIFOR-ICRAF); Sean Mayes, Crops For the Future; Marcela Quintero, Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT); Dhrupad Choudhury, Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de la Montaña; Enoch G. Achigan-Dako, Laboratorio de Genética, Biotecnología y Ciencias de las Semillas, Universidad de Abomey-Calavi; Luigi Guarino, Crop Trust. Para obtener información sobre el Grupo Scientific, visite https://sc-fss2021.org o póngase en contacto con info@sc-fss2021.org.     

(Visited 1 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org