Colaboración externa

El enfoque de paisajes terrestres y marinos le da ventaja a las Galápagos a la hora de enfrentar la crisis del COVID-19

Lecciones de resiliencia e integración de un enfoque de paisajes
Compartir
0
Paisajes terrestres y marinos
Paisajes terrestres y marinos sostenibles de las Islas Galápagos Michelle Fehler

Más información

Nota del editor: Scott Henderson es el vicepresidente del Programa de Paisajes Terrestres y Marinos Sostenibles de Conservación Internacional. Las opiniones expresadas aquí son exclusivamente suyas.

Quien a principios del milenio visitaba las Islas Galápagos encontraba un archipiélago floreciente. Las islas ecuatorianas, declaradas como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, fueron un destino turístico en boga; pero para las comunidades locales de las islas, no todo era color de rosa.

Las granjas en las Galápagos se quedaron desiertas cuando los hijos de los productores optaron por trabajos mejor pagados en el sector turístico. Los operadores turísticos comenzaron a hacer un uso más frecuente de los vuelos para traer alimentos desde la parte continental de Ecuador, donde la tierra, la mano de obra y los químicos eran baratos, lo que derivó en la importación accidental de especies invasoras que arrasaron con las granjas y desplazaron a las especies nativas.

La industria pesquera local también enfrentaba dificultades. La población de la isla crecía, pero el acceso a nuevas pesquerías no, lo que provocó protestas de los pescadores, quienes llegaron al punto de secuestrar a investigadores locales para hacer que sus reclamos fueran escuchados. Mientras tanto, las poblaciones de peces disminuían debido a la sobrepesca.

Casi dos décadas después, el turismo sigue siendo el sustento de las islas, lo que no significa que no persistan los desafíos. Pero cuando surgió el COVID-19 y paró en seco a la actividad turística, el sector agrícola y pesquero de la isla demostraron ser notablemente resilientes y ofrecieron una fuente fundamental de ingresos y seguridad alimentaria sin comprometer a la naturaleza.

La pandemia sacudió a Ecuador, que en abril estaba sufriendo uno de los peores brotes en el mundo. Sin embargo, las Galápagos han enfrentado más hábilmente la tormenta con la ayuda de tres beneficios esenciales: la salud de los ecosistemas, la seguridad alimentaria y el mejoramiento de la gobernanza.

Scott Henderson de Conservación Internacional

¿Qué es lo que sucedió? La respuesta se encuentra en una idea que aún necesita extenderse más allá de los campos de la conservación y el desarrollo internacional, pero que podría ayudar a la humanidad a transformar la forma en que administramos las tierras y los mares de los que dependemos.

Este enfoque busca crear modelos de conservación escalables y autosostenibles que puedan adaptarse de un país a otro al concentrarse en extensos sistemas ecológicos a los que llamamos paisajes terrestres y marinos sostenibles.

Y como hemos visto en este conjunto de pequeñas islas localizadas a 965 km de las costas de Sudamérica, este enfoque integrado puede ofrecer lecciones a la humanidad sobre cómo proteger la naturaleza mientras que se enfrenta, e incluso mitigan, las crisis relacionadas con el cambio climático y la extinción de especies silvestres.

El valor de la naturaleza

La naturaleza lo es todo para la gente de las Galápagos. Si las comunidades locales la descuidan, la agricultura, la pesquería y el turismo no tendrán futuro. Así como las islas fueron un laboratorio vivo para que Darwin desarrollara su teoría de la evolución, hoy en día son como un microcosmos para el mundo del siglo XXI, un laboratorio para resolver cómo la humanidad puede cubrir sus necesidades sin monetizar y sobreexplotar a la naturaleza —y sin arruinar los sistemas naturales que sostienen la vida—.

La forma en la que las Islas Galápagos han adoptado este enfoque durante los últimos años puede verse en cómo el archipiélago está manejando la crisis provocada por la pandemia del COVID-19.

La pandemia sacudió a Ecuador, que en abril estaba sufriendo uno de los peores brotes en el mundo. Sin embargo, las Galápagos han enfrentado más hábilmente la tormenta con la ayuda de tres beneficios esenciales: la salud de los ecosistemas, la seguridad alimentaria y el mejoramiento de la gobernanza. Este es el resultado de dos décadas de implementación de un enfoque integrado de “paisajes terrestres y marítimos”.

Tomemos al sector agrícola como ejemplo

Durante la última década, las alianzas que involucran a agricultores, donantes internacionales, dueños de comercios locales, operadores turísticos, al Ministerio de Agricultura, la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos, los municipios locales y la Dirección Provincial de Galápagos, han trabajado para expandir los mercados locales de alimentos frescos, sostenibles y de producción local. Este esfuerzo ha involucrado, casi literalmente, a todos los sectores a lo largo y ancho del paisaje.

Y cuando la crisis provocada por el COVID-19 llegó, y los aviones y barcos de carga dejaron de llegar a las islas con suministros, la producción local de alimentos se reorganizó para satisfacer las necesidades de las comunidades locales, en lugar de satisfacer las necesidades de los turistas en cruceros turísticos, hoteles y restaurantes.

El enfoque también ayudó a enfrentar el problema de la amenaza de las especies invasoras. No hay mejor manera de manejar a las especies invasoras (concentradas en mayor parte en la zona agrícola) que generando suficientes ingresos como resultado de las ventas en los mercados locales. De esta forma, los agricultores tienen el dinero que necesitan para mantener sus tierras libres de esta amenaza y gestionan la producción de alimentos.

Para la pesca la situación fue la misma

Ante la caída de las poblaciones de peces a principios de la década de 2000, las islas tomaron acciones. Un Consejo de Manejo Participativo que incluyó a la Dirección del Parque Nacional Galápagos, a operadores turísticos, guías turísticos, pescadores y la institución local de asesoría en temas científicos colaboraron para establecer zonas de pesca, cuotas, licencias y temporadas, que han ayudado a recuperar las poblaciones de peces y mejorar la salud del océano.

Como resultado, a pesar de que la pandemia del COVID-19 ha paralizado prácticamente el turismo, la reserva marina es saludable y puede producir abundante pescado para el consumo local. Una vez que se reactive el turismo, la economía se recuperará; mientras tanto, las comunidades tienen suficiente comida y los pescadores pueden pescar en aguas cercanas a costos relativamente bajos, lo que significa que pueden vender una extensa variedad de productos frescos, locales y sostenibles a precios módicos que la mayoría puede pagar.

Lo que diferencia al enfoque de paisajes sostenibles de otros enfoques de conservación y desarrollo es su énfasis en armonizar la búsqueda de múltiples objetivos para alcanzar diferentes metas. Las comunidades, los gobiernos, los negocios, los investigadores, todos deben estar involucrados en un esfuerzo coordinado e integrado, y que encuentra la forma óptima de satisfacer las necesidades de corto plazo de las personas sin incurrir en altos costos a largo plazo.

Idealmente, lo que esto significa es que la gente no tiene que elegir entre, por ejemplo, tener una fuente segura de agua limpia de una cuenca hidrográfica forestal saludable o contar con suficiente tierra para producir alimentos y generar empleos.

Al llevar la ciencia a la práctica para optimizar estos trade-offs y maximizar los beneficios de largo plazo para el mayor número de personas, las Islas Galápagos han logrado mejorar el equilibrio entre la producción y la protección, manteniendo sus trabajos, garantizando la seguridad alimentaria y cuidando de la naturaleza.

Se trata de un delicado equilibrio, pero las Galápagos (y un número creciente de otros lugares) demuestran que los enfoques de paisaje funcionan si existen coaliciones inclusivas, en las que participen los gobiernos locales, los productores, los pescadores y los negocios que manejan, usan y se benefician de la naturaleza, cooperan para enfrentar los problemas sociales, económicos y ambientales.

El tiempo nos dirá qué tan bien resultó este proceso en las Galápagos, pero las semillas sembradas durante la última década para construir vínculos entre los miembros de esta coalición constituyen las bases para la confianza mutua y el espíritu de colaboración requerido para superar la crisis del COVID.

En julio se realizó un diálogo maratónico de 24 horas organizado por la Dirección Provincial de Galápagos que incluyó a los alcaldes, representantes clave de la comunidad y las empresas de las cuatro islas habitadas. Se llegó a un acuerdo en la mayoría de los temas relacionados con las medidas de emergencia necesarias para lograr la reactivación económica, sin relajar las salvaguardas ambientales.

La humanidad no puede predecir y evitar todas las  calamidades que van a presentarse, pero puede prepararse para enfrentarlas.

Así como la ciencia prescribe el uso de cubrebocas y el distanciamiento social durante la pandemia, por décadas la ciencia ha recomendado que para asegurar ecosistemas saludables que proporcionen alimentos y agua adecuados, debemos conservar las áreas naturales y sus especies.

Ningún grupo en un lugar determinado puede hacerlo solo. El manejo integrado de paisajes terrestres y marinos sostenibles es la mejor apuesta que puede hacer la humanidad para enfrentar los problemas más urgentes de una forma duradera y justa.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org
Tópicos :   Global Landscapes Forum Bosques y dietas Enfoque de paisajes

Más información en Global Landscapes Forum or Bosques y dietas or Enfoque de paisajes

Leer todo sobre Global Landscapes Forum or Bosques y dietas or Enfoque de paisajes