Compartir
0

Más información

Imagine que usted es un forestal a cargo de un proyecto de restauración. Digamos que este proyecto abarca múltiples sitios, separados en diversos biomas: bosque tropical, pastizales áridos y una cuenca de montaña. Agregue a la ecuación la necesidad de incluir a los  actores locales como los residentes de la zona, algunos ganaderos, administradores de las fuentes hídricas y oficiales del gobierno nacional. ¿Por dónde puede comenzar?

Investigadores del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), están aportando al desarrollo de una solución con una nueva herramienta de diagnóstico diseñada específicamente para ser empleada por los profesionales de la restauración del paisaje forestal. La herramienta está dirigida a aquellos que están listos para adoptar un estilo de monitoreo de proyectos ampliamente aclamado, pero que en el pasado se sintieron de alguna forma desalentados por su escala.

Proyectos de restauración del paisaje forestal llevados a cabo en Estados Unidos, Brasil y en el continente africano han evidenciado que el monitoreo colaborativo, también llamado monitoreo participativo, desempeña un papel central en la restauración de los bosques. Esto significa no solo trabajar con las personas de la localidad para recolectar información, significa involucrarlas desde el inicio en la planeación del proyecto, para luego compartir y aprender junto con otros actores involucrados en todos los niveles.

El Desafío de Bonn, un esfuerzo global para restaurar 150 millones de hectáreas de tierras degradadas y deforestadas de todo el mundo para el año 2020, y 350 millones de hectáreas para el 2030, también reconoce que un plan exitoso de restauración requiere del monitoreo colaborativo.

Desarrollada por los investigadores de CIFOR Kristen Evans y Manuel Guariguata,  la herramienta de diagnóstico ayuda a los profesionales a saber cuáles son las condiciones necesarias para que un proceso de monitoreo colaborativo sea exitoso.

“Aún es un reto lograr que los oficiales de gobierno, las organizaciones no gubernamentales y las agencias internacionales de cooperación entiendan que la participación de las personas que vivirán directamente los impactos de las actividades de restauración es importante”, dijo Jeffrey Sayer, profesor de Forestería y Conservación de la Universidad de la Columbia Británica en Canadá y experto en restauración del paisaje forestal.

“Si el Desafío de Bonn nos lleva, como lo esperamos, a un gran crecimiento de la inversión en la restauración de los paisajes forestales, entonces muchas personas podrían beneficiarse de esta herramienta de diagnóstico”, aseguró Sayer.

La herramienta de diagnóstico, que ha sido analizada por expertos internacionales y está lista para una prueba piloto en el campo, incorpora al monitoreo colaborativo desde su concepción, un elemento clave que con frecuencia solo se incluye cuando el proyecto va a la mitad o incluso después.

Si el Desafío de Bonn nos lleva, como lo esperamos, a un gran crecimiento de la inversión en la restauración de los paisajes forestales, entonces muchas personas podrían beneficiarse de esta herramienta de diagnóstico”

Jeffrey Sayer, experto en restauración del paisaje forestal.

Todo empieza con el monitoreo

Según la investigadora Evans, a pesar de que los profesionales reconocen al monitoreo como importante, no siempre está “al frente y en el centro” de la planeación inicial.

“La gente quiere echar los proyectos a andar y ver los resultados”, dice, y señala que está ansiedad lleva a los profesionales a ejecutar actividades sin haber decidido cómo monitorear los avances.

“Pero desarrollar el plan de monitoreo, en realidad, ofrece una oportunidad crucial para revisar la planeación porque si no puedes definir cómo monitorear el progreso para lograr tus objetivos, tal vez necesites revisar tus objetivos”, explica Evans.

“Si dejas el plan de monitoreo hasta después de haber iniciado la implementación de las actividades, perderás las posibilidades de  sinergia entre el monitoreo y sus actividades”.

La herramienta de diagnóstico sirve también como una guía que los profesionales pueden emplear para diseñar un plan que lleve un registro de los avances en múltiples sitios y en diferentes escalas. Esto permite entregar los resultados que las personas que viven en la localidad necesitan y lo que los actores a nivel nacional requieren priorizar, al tiempo que se cumplen los objetivos que los actores internacionales buscan.

“El diagnóstico también permite saber qué dimensiones clave del proceso de monitoreo colaborativo necesitan fortalecerse para implementar la restauración del paisaje forestal. En otras palabras, sirve como un mecanismo para mejorar [el proceso]”, explicó por su lado Manuel Guariguata.

“Tenemos todos estos esfuerzos globales, como el Desafío de Bonn, para monitorear lo que está pasando con la restauración del paisaje forestal y con los compromisos relacionados con ésta. Estos son del más alto nivel y con frecuencia dependen de datos de teledetección y reportes generales”, dice Evans. “Pero además, en algunos sitios donde se lleva a cabo monitoreo colaborativo, se puede contar con datos muy valiosos y lecciones aprendidas. Pero sucede que estos niveles no se están integrando”.

“Como resultado, se pierden oportunidades potenciales de aprendizaje para quienes implementan a nivel local, regional o nacional, como países aprendiendo unos de otros”, afirma Evans.

La herramienta de diagnóstico puede ayudar a que los profesionales involucren a las comunidades locales y tomen en cuenta sus ideas"

Kristen Evans

Lecciones de Brasil

Evans refiere un proyecto de restauración en Brasil como ejemplo de un plan de monitoreo colaborativo que logró exitosamente involucrar a los actores a nivel local y nacional, pero al que no le fue fácil monitorear el proyecto en las escalas local, nacional y global.

El  Pacto de Restauración del Bosque Atlántico es un proyecto ambicioso que busca restaurar 15 millones de hectáreas de manglares, bosques tropicales y bosques latifoliados subtropicales para el 2050. Unas 260 organizaciones no gubernamentales, empresas privadas, institutos de investigación y grupos de gobierno apoyan el proyecto, lo que lo convierte en una excelente oportunidad para llevar a cabo un monitoreo colaborativo.

“Desarrollaron un protocolo de monitoreo que enumeró las cosas que todos necesitaban monitorear”, explica Evans.  En conjunto, el protocolo incluyó 19 criterios, 41 indicadores y 74 parámetros que el grupo necesitaba medir regularmente.

“Pero no funcionó porque era demasiada información”, dice. “Había demasiadas cosas por monitorear”.

La lección aprendida, según Evans, es que es mejor monitorear solo un par de indicadores y hacerlo bien.

“Entonces, si quiere ampliar su reporte y cubrir los niveles nacional e internacional, escoja tal vez cinco indicadores que todos utilicen”.

El proyecto también falló en incluir y definir los “momentos detonantes” en su plan de monitoreo.  Estos son objetivos fijados que necesitan completarse en un cierto periodo de tiempo; de no ser así, requerirán acciones adicionales. Por ejemplo, si no se ha logrado plantar un porcentaje de plantas nativas en el periodo fijado, el proyecto necesitará plantar más de ellas para alcanzar sus objetivos.

La herramienta de diagnóstico de CIFOR puede ayudar a líderes de proyectos de restauración a aprender del ejemplo de Brasil, al desarrollar un plan de monitoreo que permita que los grupos locales en el campo, las agencias nacionales que apoyan el proyecto, y  las organizaciones internacionales, compartan actualizaciones para que cada nivel pueda apoyar a los otros.

“La herramienta de diagnóstico está diseñada para que el monitoreo pueda ampliarse. Ayuda a crear sistemas con los que las personas pueden compartir la información con otros y crear comunidades de aprendizaje, ya sea en línea o en reuniones locales”, detalla Evans.

“La herramienta también define los elementos que tienen que ocurrir en las escalas subnacional y nacional para poder vincular y ampliar el monitoreo colaborativo”, indica.

Por su lado, Guariguata indica que “También puede servir como un marco de evaluación. Por ejemplo, la herramienta podría adaptarse para medir la necesidad de capacidades en los niveles nacional y subnacional cuando se trata de diseñar e implementar intervenciones de restauración del paisaje forestal”.

Hemos hablando con muchos profesionales de la restauración del paisaje forestal y aquellos que han comenzado a usar el monitoreo colaborativo no pueden pensar en otra forma de hacerlo"

Kristen Evans

Una hoja de ruta para la colaboración y la restauración

La herramienta de diagnóstico de Evans y Guariguata consta de una matriz central con 42 factores de éxito y sugerencias para su ejecución y evaluación. Los investigadores obtuvieron los factores de éxito a partir de 80 recursos sobre monitoreo participativo y colaborativo publicados. Éstos, fueron luego evaluados por un grupo de 20 expertos internacionales y clasificados de acuerdo a su utilidad, relevancia e importancia.

En ese sentido, la herramienta está dirigida a profesionales o equipos interdisciplinarios con experiencia en métodos participativos, restauración forestal y monitoreo del manejo de los recursos naturales.

“Espero que la gente pueda comenzar a ver que el monitoreo es central en cualquier tipo de restauración del paisaje forestal, y que el monitoreo colaborativo es especialmente esencial para lograrlo”, dijo Evans.

“La herramienta de diagnóstico puede ayudar a que los profesionales involucren a las comunidades locales y tomen en cuenta sus ideas. No estamos solo dando otra cosa por hacer a profesionales que ya están sobrecargados”, aclaró.

“Hemos hablando con muchos profesionales de la restauración del paisaje forestal y aquellos que han comenzado a usar el monitoreo colaborativo no pueden pensar en otra forma de hacerlo. Pero se requiere  de un cambio significativo para llegar a ese momento y esperamos que esta herramienta ayude”.

Para obtener más información sobre este estudio, puede ponerse en contacto con Manuel Guariguata en m.guariguata@cgiar.org

Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org
Temas relacionados Stories