Cobertura de evento

COP23: Respondiendo a la pregunta ¿“ha funcionado REDD+’’?

Descifrando lo que funciona, y lo que no, en los compromisos contra la deforestación
Compartir
0
Los investigadores discutieron sobre los avances y los desafíos de las iniciativas de REDD+ durante la COP23, llevada a cabo en noviembre de 2017. Foto por Juan Carlos Huayllapuma/CIFOR.

Más información

¿Ha funcionado REDD+?

Muchos de los asistentes a la COP23 en Bonn, Alemania, formularon esta pregunta, y quienes se encontraban participando en negociaciones, organizando debates y compartiendo sus historias personales relacionadas con el clima probablemente dieron una gran variedad de respuestas. Pero ¿qué nos dice la investigación al respecto?

En general, REDD+ aún no ha reducido de manera significativa la pérdida de bosques a nivel mundial, pero estudios del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) informan sobre cambios positivos, aunque pequeños, en la cobertura forestal, los medios de vida y la tenencia en muchos proyectos a nivel local.

En el evento paralelo de CIFOR “REDD+: Where does it stand and what is needed now?” (REDD+: ¿En qué punto se encuentra y qué se necesita ahora?), los panelistas abordaron el mecanismo para la reducción de emisiones desde diferentes ángulos. Un catedrático le otorgó calificaciones usando el sistema de letras; un coordinador nacional de REDD+ habló sobre la necesidad de una mayor toma de conciencia; y un científico debatió sobre relaciones de poder.

Los oradores profundizaron en temas tales como la implementación y el financiamiento de REDD+, la incorporación de las voces indígenas y las formas de avanzar.

Desde una óptica más amplia, el coordinador nacional de REDD+ de Etiopía, Yetebitu Moges, señaló que “[REDD+] es pequeño si revisamos su historia en los últimos 10 años, pero esto es solo el comienzo […] En Etiopía hemos perdido la mayoría de nuestros recursos forestales en los últimos 2.000 a 3.000 años y ahora tenemos un plan para restaurarlos”.

ILUMINACIÓN

Moges puso énfasis en cómo REDD+ ha creado, y está creando, conciencia en relación con los bosques en Etiopía.

“REDD+ es grande porque tiene una gran visión. Nos ha abierto los ojos como país en desarrollo […] Ahora le estamos dando nuestra mayor atención al sector forestal”, dijo.

Arild Angelsen, profesor de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida y asociado principal de CIFOR, examinó el tema de la ambición de REDD+ por lograr un cambio radical utilizando el viejo dilema de la causalidad: “Es el problema del huevo y la gallina. REDD+ puede impulsar un cambio transformacional, pero también necesita de un cambio transformacional para tener éxito”.

El análisis de redes de políticas y el análisis del discurso han demostrado que los intereses que buscan mantener las cosas como están, es decir, aquellos que se benefician de la continua conversión de los bosques, aún son predominantes. “Pero una fuerte titularidad nacional y los pagos basados en el desempeño tienen el potencial de convertirse en factores de cambio”, dijo.

Angelsen pasó revista a los hallazgos clave del Estudio Comparativo Global (GCS por sus siglas en inglés) de CIFOR sobre REDD+, que desde 2009 ha evaluado la implementación de REDD+ en 13 países, analizando elementos esenciales como gobernanza y estrategias nacionales, cobertura forestal, costos, salvaguardas y bienestar, a nivel de la comunidad.

REDD+ es grande porque tiene una gran visión. Nos ha abierto los ojos como país en desarrollo [...] Ahora le estamos dando nuestra mayor atención al sector forestal”.

Yetebitu Moges, coordinador nacional de REDD+ de Etiopía

Los resultados de la investigación que presentó fueron publicados en siete artículos que responden a siete preguntas clave e incluyen tanto los éxitos como las fallas de REDD+, los cuales abarcan desde cambios positivos en políticas hasta el desafío de los pagos por servicios ecosistémicos y la variada capacidad de inclusión del proceso en sí.

Angelsen señaló que en lo relativo a las salvaguardas sociales, como la participación, la tenencia y el bienestar, la investigación de CIFOR halló pequeños impactos positivos de las intervenciones de REDD+. Pero que lo que es importante notar es la diferencia entre los tipos de intervenciones.

“Las medidas de comando y control, como la aplicación de las regulaciones forestales, son las más efectivas para reducir la deforestación, pero también tienen una calificación baja en el tema de salvaguardas, lo que sugiere que hay una compensación (tradeoff) entre las metas”, dijo.

Uno de los estudios citados descubrió que REDD+ creó mucha incertidumbre en las comunidades locales de áreas forestales con disparidad, especialmente en lo relativo a los pagos. Esta ambigüedad llevó a Angelsen a preguntar: “¿REDD+ se pierde en la traducción o mejora con la traducción?”, pues los habitantes de las aldeas dijeron sentirse como conejillos de indias en experimentos de laboratorio, y no como socios y agentes de cambio igualitarios.

PAISAJES Y PODER

La manera en que cada persona interpreta y responde ante REDD+ depende de una serie de factores. Anne Larson de CIFOR abordó el tema de las estructuras de poder y examinó los resultados de un importante estudio de gobernanza multinivel, o, como ella lo llamó, “el paisaje de la toma de decisiones”.

“El término gobernanza multinivel a menudo se interpreta de manera normativa como un bien en sí mismo y se lo suele entender como una coordinación multinivel. Nosotros no partimos de este supuesto. En nuestra investigación, interpretamos la gobernanza multinivel no como algo bueno o malo, sino como la naturaleza de las instituciones que impulsan el uso de la tierra y el cambio de uso de la tierra, y quisimos entender cómo se toman las decisiones en los diversos niveles y actores”, dijo.

REDD+ enfrenta enormes desafíos para ser transformador. Las nuevas alianzas pueden marcar la diferencia, y el Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre Clima y Bosques es un ejemplo de una buena innovación. Sin embargo, los intereses y modelos de desarrollo económico que buscan mantener las cosas como están siguen interponiéndose".

Anne Larson, científica de CIFOR

La investigación descubrió que el poder puede facilitar las cosas, como es el caso de los empresarios que tienen poder para hacer las cosas o las partes interesadas que desarrollan valores y aprendizajes compartidos. Pero también descubrieron, como era de esperar, que el poder puede ser coercitivo, como es el caso de quienes tienen poder para salirse con la suya y sacar provecho de leyes ambiguas o de la falta de aplicación de las mismas.

Larson dijo: “REDD+ enfrenta enormes desafíos para ser transformador. Las nuevas alianzas pueden marcar la diferencia, y el Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre Clima y Bosques [Grupo de Trabajo de GCF] es un ejemplo de una buena innovación. Sin embargo, los intereses y modelos de desarrollo económico que buscan mantener las cosas como están siguen interponiéndose. El reconocimientos de estos problemas incrustados, la creación de plataformas alternativas y la resolución de las demandas de representación y de derechos son fundamentales para cerrar las brechas y construir el apoyo ascendente (bottom-up) necesario para el cambio”.

La panelista Odette Preciado Benítez, de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial en Jalisco, México, dirigió algunas de sus observaciones al Grupo de Trabajo de GCF, del cual el estado de Jalisco es un miembro activo.

“En la experiencia de Jalisco y de otros miembros del Grupo de Trabajo de GCF en México, las discusiones de abajo hacia arriba (bottom-up) sobre REDD+ han alimentado de manera continua al Grupo de trabajo de GCF y a las políticas gubernamentales en la cima”, dijo.

UN ESTUDIO SOBRE REDD+

La necesidad de monitorear y medir los resultados de las experiencias de REDD+ con diversos paisajes, pueblos y políticas y su objetivo central de reducción de emisiones es un punto de consenso, y CIFOR está desarrollando investigaciones fundamentales para entender cómo medir el éxito.

Un estudio de CIFOR comparó dos métodos para evaluar si REDD+ había logrado avances, analizando la efectividad de diferentes enfoques en medir el éxito de las iniciativas subnacionales de REDD+.

El estudio aplicó un método Antes-Después-Control-Intervención (BACI por su sigla en inglés) para evaluar el desempeño de 23 proyectos de REDD+. Esta “doble comparación” es considerada el patrón de referencia ideal para la evaluación del rendimiento, pero su implementación es costosa. Por ello, el proyecto también evaluó el método de evaluación del tipo Antes-Después, que es más simple. Los resultados se hicieron más evidentes cuando se aplicó el método BACI, y más aún cuando las evaluaciones se realizaron a nivel de aldea en vez de a nivel de distrito.

Utilizando este enfoque, en promedio, la pérdida anual de bosques es 0,4 puntos porcentuales más baja en las aldeas con proyectos REDD+ que en las aldeas de control. “Es un resultado alentador”, dijo Angelsen.

Para el panelista Juan Chang del Fondo Verde para el Clima (GFC por sus siglas en inglés), REDD+ ha cambiado lo que alguna vez fueron sectores forestales nacionales deprimidos. Chang dijo: “Que los bosques formen parte de la agenda de desarrollo nacional y que haya países desarrollando sus sistemas de monitoreo forestal… ya es un resultado intermedio”.

Moges brindó su propia perspectiva sobre el desempeño de REDD+ en Etiopía, diciendo: “El conocimiento y la comprensión que ha creado han sido enormes. Aunque la inversión sea pequeña, [REDD+] ha contribuido mucho a la comprensión”.

“La comprensión es algo: para mí, es un resultado”.

Que los bosques formen parte de la agenda de desarrollo nacional y que haya países desarrollando sus sistemas de monitoreo forestal... ya es un resultado intermedio”.

Juan Chang, representante del Fondo Verde para el Clima (GFC)

En respuesta a su pregunta inicial, que además volvió a formular un miembro del público, “¿Ha funcionado REDD+?”, Angelsen dijo: “No ha funcionado como esperábamos, pero es porque éramos demasiado optimistas. Aún no podemos ver un cambio de tendencia en las tasas de deforestación nacional, pero podemos observar cambios positivos en las políticas en algunos países”.

Chang, tras haber mencionado anteriormente la actual capacidad de financiamiento de GCF, dijo: “A nivel local [el cambio] ya está ocurriendo, pero el cambio transformacional tomará un buen tiempo”.

Así pues, parece que para seguir el camino de REDD+ se requiere de tiempo, paciencia y atención cuidadosa a los detalles.

Esta investigación forma parte del Estudio Comparativo Global sobre REDD+ de CIFOR.

(Visited 7 times, 12 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org
Tópicos :   Especial sobre REDD+ Deforestación REDD+ Conversaciones climáticas

Más información en Especial sobre REDD+ or Deforestación or REDD+ or Conversaciones climáticas

Leer todo sobre Especial sobre REDD+ or Deforestación or REDD+ or Conversaciones climáticas