Noticias

Un Estándar Mundial de Biodiversidad para programas de restauración y plantación con impactos positivos

Nueva norma pretende abordar proyectos de gestión de la tierra perjudiciales
Compartir
0
Vivero en Camerún. Emily Pinna/CIFOR

Más información

Las promesas de plantación de árboles se han disparado en todo el mundo, dando lugar a una solución al cambio climático basada en “cualquier árbol al mínimo coste” que a menudo resulta más perjudicial que beneficiosa desde el punto de vista de la biodiversidad, el carbono y la tierra. En respuesta, la comunidad botánica mundial está preparando el lanzamiento de la primera certificación mundial para reconocer las iniciativas de gestión de la tierra que mejoran, en lugar de agotar, la biodiversidad, al tiempo que secuestran carbono y contribuyen a medios de vida resilientes.

En la última conferencia anual de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP28) de este año, el director científico del Real Jardín Botánico de Kew, Alexandre Antonelli, anunció que el Estándar Mundial de Biodiversidad, en desarrollo desde la COP26, se lanzará previsiblemente a mediados de 2024. El objetivo es reconocer y promover específicamente la protección y mejora de la biodiversidad en iniciativas de gestión de la tierra como la plantación de árboles, la restauración de hábitats y la agricultura.

La metodología de evaluación de la norma ha sido desarrollada por Botanic Gardens Conservation International (BGCI), la mayor red mundial de conservación de plantas, en colaboración con socios técnicos como la Sociedad para la Restauración Ecológica (SER) y el Centro para la Internacional de Investigación Forestal y Centro Internacional de Investigación Agroforestal (CIFOR-ICRAF), con un manual con todas las especificaciones técnicas pronto a ser publicado.

“La Norma Mundial sobre Biodiversidad es una poderosa herramienta para llevar a cabo proyectos de restauración de calidad y hacer frente a la rápida expansión de planes de plantación de árboles mal diseñados que están acelerando el declive de la biodiversidad”, afirmó Antonelli, quien señaló que las certificaciones existentes han permitido la plantación de especies invasoras y no han ofrecido incentivos sólidos para plantar especies nativas o amenazadas.

Al fomentar la plantación masiva de árboles no nativos, incluso cuando las iniciativas son bienintencionadas, se pueden poner en peligro especies y los ecosistemas al introducir nuevas plagas y enfermedades, y agotar los recursos hídricos.

La supervivencia de las especies arbóreas nativas amenazadas es importante para la integridad de los ecosistemas y los servicios que prestan a la humanidad, como la polinización. Por ejemplo, un solo roble sustenta el ciclo vital de 2300 especies de mamíferos, aves, insectos, hongos, líquenes y otras plantas.

En todo el mundo, al menos un millón de especies dependen de determinadas especies arbóreas para sobrevivir, pero el 30 % de las especies arbóreas del planeta está en peligro de extinción.

Árboles adecuados para el objetivo adecuado

Gobiernos, empresas y organizaciones sin ánimo de lucro se han comprometido a plantar billones de árboles en la próxima década y, aunque Antonelli subrayó el enorme potencial de los esfuerzos de reforestación y restauración, advirtió la tendencia a plantar los árboles más baratos y de crecimiento más rápido, o, en sus palabras, “carbono barato”.

“Queremos impulsar un cambio de paradigma, en el que la atención se centre en plantar las especies adecuadas, en el lugar adecuado y por la razón adecuada para conseguir paisajes y comunidades más resilientes”, explicó el científico, que señaló que actualmente solo el 3 % de la financiación mundial para el clima se destina a soluciones basadas en la naturaleza.

La norma, dijo, pretende ofrecer garantías a los gobiernos, los financiadores y el público en general sobre la calidad de los esfuerzos de restauración y plantación de árboles, y fomentar un alejamiento global de las soluciones cortoplacistas sobre el carbono basadas en la plantación de cualquier árbol a cualquier precio.

Los criterios técnicos de la norma y la metodología para evaluar y certificar los lugares se desarrollaron durante 18 meses a partir de abril de 2022 y se probaron en más de 100 lugares de seis países (India, Kenia, Perú, Brasil, Madagascar y Uganda).

El Estándar, que ha sido sometido a una consulta tanto técnica como pública, está diseñado para funcionar en ecosistemas terrestres y costeros con todos los niveles de diversidad, desde praderas a selvas tropicales, aunque planea ampliarse a los marinos y de agua dulce en el futuro.

Más allá de la evaluación, la idea es que las instituciones locales actúen como centros regionales de orientación de las iniciativas para que mejoren sus resultados ambientales y sociales a corto y largo plazo, según explicó el director del proyecto de la Norma, David Bartholomew.

“El Estándar pretende impulsar el progreso hacia múltiples marcos existentes, como el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas”, afirmó Bartholomew, que también animó a presentar solicitudes de iniciativas agroforestales y de conservación en cuanto el Estándar esté operativo.

Herramientas para la tarea

Para ayudar a las iniciativas de plantación de árboles a seleccionar “el árbol adecuado para el lugar adecuado” y planificar los proyectos de acuerdo con los criterios del APG y las diez “reglas de oro para la plantación de árboles“, el CIFOR-ICRAF ha desarrollado las bases de datos GlobalUsefulNativeTrees (GlobUNT) y Tree Globally Observed Environmental Ranges (TreeGOER).

GlobUNT -una base de datos mundial que documenta la distribución nativa y los usos de más de 14 000 especies arbóreas – responde a los criterios del APG para maximizar el número de especies nativas, evitar la plantación de especies potencialmente invasoras e incluir especies amenazadas y aquellas que benefician a las comunidades que plantan árboles–. También cuenta con un filtro climático que permite a los usuarios proporcionar las condiciones de referencia (históricas) o futuras del lugar de plantación.

TreeGOER proporciona información sobre las áreas de distribución ambiental de un número aún mayor de especies arbóreas: cerca de 50 000. “Con este conocimiento en mano, los planificadores pueden seleccionar las especies que sigan siendo adecuadas en condiciones climáticas futuras, algo absolutamente crucial para la biodiversidad y para los medios de vida locales”, explica Roeland Kindt, científico principal del CIFOR-ICRAF. “La necesidad de seleccionar especies que se adapten a las cambiantes condiciones ambientales está reconocida entre las mejores prácticas de restauración ecológica”.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cifor-icraf.org