Compartir
0

Más información

En los últimos años, el Fondo Verde para el Clima (FVC) ha surgido como un mecanismo financiero importante para el financiamiento de REDD+ (Reducción de Emisiones provenientes de la Deforestación y Degradación de los bosques) y ha puesto en marcha un sistema de pagos basados en resultados para la reducción de emisiones relacionadas con los bosques.

El sistema del FVC ha ofrecido un ejemplo de aprendizaje de un acercamiento a REDD+ que no está basado en el mercado. Las reducciones de las emisiones por las que paga el FVC no pueden comercializarse y su titularidad no se transfiere al FVC una vez hecho el pago.

Ahora, este sistema está en revisión.

Desde hace algún tiempo, muchos países con bosques tropicales están atravesando por un extenso proceso nacional para establecer los sistemas requeridos para los pagos de REDD+. Estos incluyen sistemas nacionales de monitoreo de los bosques y la construcción de “niveles de referencia de emisiones forestales” (NREF) que ofrecen las bases de referencia contra las cuales medir los cambios en el carbono forestal.

Una vez que un país tiene un NREF establecido por un periodo de tiempo asignado, este mide los cambios en el carbono dentro de ese periodo. Si se declara una reducción, el país podría solicitar “pagos por resultados” (PPR) al FVC a una tasa de 5 dólares por tonelada, por medio de una propuesta que es evaluada por el FVC y de acuerdo con una serie de criterios.

Suena bastante sencillo, pero, como como suele suceder, la clave está en los detalles, especialmente en los que se refieren al tema extremadamente complejo de medir las reducciones en las emisiones forestales.

Por ejemplo, ¿cómo mide un país las emisiones de los incendios forestales?¿Las emisiones regresarán a la atmósfera en algún momento en el futuro? O ¿los países emplean métodos que podrían inflar su base de referencia?

   Área deforestada cercana al centro poblado Alegría, en el departamento de Madre de Dios, Perú. Yoly Gutierrez/CIFOR

El Programa Piloto de REDD+ del FVC

En el 2017 el FVC destinó 500 millones de dólares y puso en marcha un Programa Piloto para que los países con bosques tropicales buscaran pagos por la reducción de emisiones relacionadas con la deforestación y la degradación forestal, y por medio de la conservación.

Cuando un país solicita al FVC el PPR, debe cumplir con una serie de criterios, incluidos los relacionados con los NREF, salvaguardas sociales y ambientales, y las formas en las que el país utilizará los ingresos financieros.

Los términos de referencia del Programa Piloto para los PPR de REDD+ establecen qué es lo que se necesita en términos de elegibilidad, acceso, valoración, propiedad y título legal, los NREF, cumplimiento con las políticas del FVC, el proceso de aprobación, el criterio de evaluación y la consideración del Consejo del FVC.

El Programa Piloto del FCV ha agotado la asignación inicial de sus 500 millones de dólares y ha aprobado pagos para Brasil, Indonesia, Ecuador, Colombia, Paraguay, Chile, Argentina y Costa Rica como se puede ver en la siguiente tabla. Para más detalles acerca de los pagos hechos bajo el primer programa piloto del FVC visite este link.

Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), así como algunos miembros del Consejo del FVC, han recibido muchas de estas propuestas de PPR con preocupación.

Por ejemplo, cuando la propuesta de Brasil fue aprobada, se advirtió que el entrante gobierno de Bolsonaro incrementaría la deforestación en los siguientes años. Las propuestas de Indonesia y Colombia fueron recibidas con inquietud, específicamente en lo que se refiere a la integridad ambiental, por parte de los miembros del Consejo tanto de Noruega como de Alemania, quienes señalaron la necesidad de revisiones serias al actual Sistema de Puntaje y al sistema de evaluación del FVC, específicamente a los temas de la permanencia, los riesgos de retrocesos y los largos periodos en los que se establecen los NREF.

En el 2020 muchas OSC acudieron a la 26ª Reunión del Consejo del FVC para pedir que el Programa Pilo de REDD+ fuera suspendido inmediatamente.

   Lugareño de Jambi, Indonesia. Icaro Cooke Vieira/CIFOR

REDD+ bajo la mira

El FVC está revisando el sistema de PPR. Se han aprendido muchas lecciones tanto en el proceso de desarrollo inicial como a lo largo del Programa Piloto.

En el lanzamiento del Programa Piloto se acordó que una revisión a la mitad del periodo se llevaría a cabo en el 2019. Esta revisión intermedia le fue entregada al Consejo durante la 25ª reunión, llevada a cabo a principios del 2020, recibió aportaciones de un grupo expertos en el tema y se abordaron tanto las cuestiones técnicas como de procedimientos con mayor detalle. Se espera que la revisión intermedia oriente los siguientes pasos relacionados con cómo el FVC aborda los PPR de REDD+.

En los asuntos de procedimientos que fueron planteados, los desafíos incluyen: la falta de claridad en las funciones y en las responsabilidades de las entidades acreditadas (EA). También se ha cuestionado la falta de transparencia en el proceso, y se han hecho llamados para que la información esté disponible al público. El mismo enfoque de “puntaje” ha sido cuestionado, incluyendo la pertinencia del sistema de ponderación que se utiliza actualmente.

En lo que se refiere a los temas técnicos planteados, las preocupaciones incluyen el uso del “promedio anual de emisiones históricas” durante el periodo de referencia, el potencial de bases de referencia infladas, y la medida en que podrían recalcularse los NREF en el FVC, con base en la evaluación técnica de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Las salvaguardas de REDD+, acordadas en el 2010 en Cancún y reconocidas como una de las áreas con avances en REDD+, también han sido un desafío en cuanto a cómo deberían aplicarse en relación con el sistema de manejo de riesgos del propio FVC.

Los países necesitan mostrar cómo planean usar los ingresos recibidos; pero se han planteado preocupaciones en lo que se refiere a la claridad en los sistemas de monitoreo y evaluación de las entidades acreditadas, así como a los acuerdos de distribución equitativa de los beneficios.

   Río Juruena, Cotriguaçú, Mato Grosso, Brasil. Icaro Cooke Vieira/CIFOR

Lo bueno, lo malo y lo imperfecto

No faltan los cuestionamientos a este sistema y aún queda por verse si muchos de esos asuntos fundamentales pueden solucionarse en el FVC, en su capacidad de mecanismo financiero de la CMNUCC.

Por ejemplo, los desafíos relacionados con los NREF están consagrados en el Marco de Varsovia para REDD+ de la CMNUCC, y, tradicionalmente, el FVC ha asumido una posición según la cual no puede operar fuera del marco de la CMNUCC para implementar su propio sistema, mientras que los países rechazan enérgicamente cualquier sugerencia de que el marco de REDD+ pueda ser negociado dentro de la CMNUCC.

La cantidad de trabajo que queda por hacerse es enorme si el FVC piensa establecer un sistema robusto de PPR para REDD+ que pague por reducciones de emisiones que sean reales y permanentes. Al hacerlo, el FVC talvez quiera tomar en cuenta las siguientes sugerencias:

  • Fomentar que las Entidades Acreditadas, las autoridades designadas a nivel nacional (NDA, por sus siglas en inglés) y los Puntos de Enlace de REDD+ fortalezcan a nivel nacional la participación de las partes interesadas en la preparación de las propuestas de PPR y en los proyectos asociados con el uso de los fondos.
  • El FVC debería llevar a cabo su propia evaluación independiente en cuanto a cómo los países que presentan propuestas están abordando los factores causantes de la deforestación y degradación forestal.
  • Un mayor análisis debería llevarse a cabo por el FVC para prevenir cualquier posibilidad de duplicar pagos.
  • El FVC necesita establecer procesos más sólidos para:
    • prevenir conteos duplicados y uso de bases de referencia infladas;
    • asegurar el cumplimiento de las salvaguardas, así como incentivar mejoras a los sistemas de salvaguardas; y
    • asegurar que las reducciones en las emisiones sean permanentes, sin el riesgo de retrocesos o de fugas.

Se espera una nueva propuesta para el sistema de PPR del FVC antes de la reunión del Consejo en el 2022. A pesar de que no será perfecta, se habrán adquirido muchas lecciones, y esperemos que sean suficientes para asegurar que se presente un sistema que ofrezca un uso eficiente y eficaz de los fondos, y que pague por reducciones en las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal que sean genuinas, reales y permanentes.

Para mayor información sobre este tema, por favor póngase en contacto con Christopher Martius c.martius@cgiar.org o Stephan Leonard stephen.v.leonard@gmail.com.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org