Compartir
0

Más información

Con el objetivo de promover casos de negocios para los paisajes sostenibles y restauración, el Simposio GLF sobre Inversiones y Finanzas 2018 reunió a más de 200 especialistas en las instalaciones del  Banco Mundial en Washington D.C. el 30 de mayo pasado. Más de 500,000 personas interactuaron en torno al evento mediante las transmisiones o redes sociales, haciendo posible que comunidades locales, expertos científicos, inversores y políticos fueran parte de debates sobre cómo las finanzas públicas y privadas pueden asociarse mejor para enfrentar el cambio climático y forjar un futuro más sostenible para el planeta y las personas.

Robert Nasi, Director General del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), dio inicio al evento con el siguiente discurso que aquí transcribimos, haciendo un llamado a la acción conjunta para la mitigación y adaptación a un futuro indefectiblemente más cálido.

*************************************************************************

Bienvenidos a la tercera edición del Simposio sobre Inversiones y Finanzas Sostenibles del Global Landscapes Forum. Muchos de los aquí presentes y de quienes nos siguen en línea asistieron a los dos primeros simposios en la Royal Society en Londres hace unos años. Estamos muy contentos de celebrar el evento de hoy en las instalaciones de uno de nuestros miembros fundadores, el Banco Mundial. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecerles efusivamente por su liderazgo, su apoyo continuo y su compromiso con la comunidad GLF y su misión.

Lanzado hace seis años en Varsovia, Polonia, el GLF ha evolucionado y crecido en paralelo con los avances globales. El punto de inflexión fundamental se produjo en 2015 con la adopción de los ODS y el Acuerdo de París. Esto abrió la puerta a una nueva era en nuestra búsqueda del desarrollo sostenible y estableció objetivos claros para la acción sobre el cambio climático.

Estos dos avances reconocieron que debemos repensar nuestra forma de abordar el desarrollo. Debemos trabajar de una manera integral y holística que deje de poner en peligro la naturaleza para lograr el desarrollo humano y cree sociedades y paisajes más equitativos, más justos y más resilientes. Además, debemos detener el aumento de las temperaturas globales promedio muy por debajo de los 2 grados centígrados, y preferiblemente por debajo de 1,5 grados centígrados. Los sectores privado y financiero también han adoptado estos objetivos y metas, comenzando con la Declaración de Nueva York sobre los Bosques.

El compromiso y la toma de conciencia ya están ahí, pero sigue existiendo una dicotomía predominante y generalizada en el tema del desarrollo que pone en lados opuestos a los seres humanos y a la naturaleza, a lo público y a lo privado, a lo desarrollado y a lo que está en desarrollo. No será una sorpresa para nadie si para el año 2030 el mundo continúa atrapado en esta pelea de elefantes, con pocos resultados en la creación de asociaciones público-privadas.

El segundo punto es que después de haber calculado todas las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC por sus siglas en inglés) en el Acuerdo de París, aún nos queda una brecha de 10 a 35 gigatoneladas de CO2, respecto a las emisiones globales de 2017. Por lo tanto, no debería sorprendernos que a fines de año el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático nos diga que tenemos muy pocas posibilidades de cumplir con el Acuerdo de París y sus objetivos. Es muy poco probable que logremos un límite de calentamiento de 1,5 o incluso 2 grados, y lo más probable es que terminemos en un mundo de 3 grados más. La pregunta es por cuánto tiempo estaremos en esa situación antes de volver a la cifra mágica de 1,5 grados.

Nos enfrentamos entonces a la necesidad de reducir o llevar a cero nuestras emisiones netas, pero esto no será suficiente. También tenemos que eliminar los gases de efecto invernadero de la atmósfera y conservarlos durante un largo tiempo.

El compromiso y la toma de conciencia ya están ahí, pero sigue existiendo una dicotomía predominante y generalizada en el tema del desarrollo que pone en lados opuestos a los seres humanos y a la naturaleza, a lo público y a lo privado, a lo desarrollado y a lo que está en desarrollo".

Robert Nasi, Director General de CIFOR.

Mi punto es muy simple. Tenemos que dejar de hablar, pensar y actuar como si fuéramos a lograr estos objetivos, pues no será así. No vamos a lograr el objetivo del Acuerdo de París. Entonces, debemos comenzar a pensar en cómo vamos a adaptarnos a un mundo 3 grados más caliente, cómo vamos a mitigar un clima más incierto. Y en esto, es muy importante que actuemos en conjunto, lo público y lo privado.

En cualquier justificación para la inversión en paisajes sostenibles, los bosques y los árboles tienen gran importancia. Necesitamos proteger las áreas de bosques intactas y gestionar la creciente proporción de bosques secundarios o ecosistemas forestales nuevos. Debemos restaurar con mayor rapidez las tierras degradadas. Debemos invertir en plantaciones de alimentos y fibras, y productos forestales. Y debemos promover la intensificación de la agricultura sostenible a través de sistemas basados en árboles.

Tenemos que dejar de hablar, pensar y actuar como si fuéramos a lograr estos objetivos, pues no será así. No vamos a lograr el objetivo del Acuerdo de París. Entonces, debemos comenzar a pensar en cómo vamos a adaptarnos a un mundo 3 grados más caliente, cómo vamos a mitigar un clima más incierto. Y en esto, es muy importante que actuemos en conjunto, lo público y lo privado".

Robert Nasi, Director General de CIFOR.

Para lograr estos objetivos climáticos y de desarrollo, son esenciales buenas políticas públicas y un importante financiamiento público para infraestructura, investigación y otros bienes públicos. Pero, para mí, y por eso estamos aquí hoy, la mayor oportunidad para frenar el aumento de las temperaturas globales radica en emprender cambios fundamentales en la forma en que la economía privada hace negocios. Debe haber un cambio profundo en la forma en que las empresas y los consumidores utilizan la energía; un cambio en la forma en que manejamos los suelos y los insumos; un cambio en cómo usamos y manejamos los bosques; un cambio en la forma en que involucramos a las comunidades.

Las empresas, grandes y pequeñas, deben adoptar medidas para garantizar que sus cadenas de suministro se encuentren libres de productos que contribuyan a la deforestación y a la degradación del paisaje. Pero el financiamiento sostenible sigue frenado por el cortoplacismo y por análisis de costo-beneficio que nos dicen que a menos que la tonelada de CO2 alcance un cierto precio —y si lo que deseamos es lograr emisiones negativas ese precio es de aproximadamente USD 160 por tonelada—, no podremos implementar esto de una manera económicamente viable. Y mientras esperamos a que suba el precio, seguimos buscando fondos públicos para el desarrollo sostenible y para la lucha contra el cambio climático. Eso está mal.

Debemos pensar a largo plazo y reorientar la inversión de fondos públicos y privados en preparación para un mundo 3 grados más cálido. Sabemos desde hace mucho que los fondos públicos son fundamentales, pero nunca serán suficientes o plenamente útiles sin fondos privados que trabajen junto con ellos.

Por desgracia, una gran parte del sector privado aún rehúye las realidades que estamos enfrentando. Pero la toma de conciencia sobre los riesgos creados por desarrollo desigual y el cambio climático han empezado a evidenciarse y, en algunos casos, más que eso, como cuando la industria de seguros y reaseguros consideró 2017 como el año más caro en toda la historia estadounidense en términos de desastres naturales.

Las tecnologías y una gestión visionaria, junto con consumidores informados, promoverán las innovaciones necesarias para el giro hacia una economía verde y sostenible. Pero esta reorganización de la economía privada requiere de un financiamiento privado que no solo brinde fondos para el cambio transformacional sino que también incorpore cambios como condición para otorgar préstamos, que hagan del desarrollo sostenible una buena práctica comercial.

Entonces, ¿quiénes serán los ganadores, que sobrevivirán a un mundo 3 grados más cálido? Las personas, gobiernos y empresas que inviertan ahora en mitigar o adaptarse a estos cambios, y aquellos que ayuden a las personas a mitigar o adaptarse, o incluso prosperar en estas nuevas condiciones.

Es hora de invertir en paisajes manejados de una manera más sostenible y en cadenas de valor libres de deforestación y degradación, y no esperar a que suba el precio del carbono, pues para entonces, será demasiado tarde. La mayoría de las acciones que podemos tomar relacionadas con los sectores del uso de la tierra requieren décadas para lograr su efectividad. Es posible que no generen beneficios inmediatos —y, evidentemente, algunos llegarán más rápido que otros—, pero su valor aumentará drásticamente en nuestro mundo futuro.

Entonces, ¿quiénes serán los ganadores, que sobrevivirán a un mundo 3 grados más cálido? Las personas, gobiernos y empresas que inviertan ahora en mitigar o adaptarse a estos cambios, y aquellos que ayuden a las personas a mitigar o adaptarse, o incluso prosperar en estas nuevas condiciones".

Robert Nasi, Director General de CIFOR.

Si han leído Alicia en el País de las Maravillas, recordarán que la Reina Roja dice: “[…] Aquí, tienes que correr a toda velocidad para poder permanecer en el mismo lugar, y si quieres desplazarte a otro lugar, ¡debes correr el doble de rápido!”.

Esto es lo que nosotros, públicos-privados, gobiernos-sociedad, pueblos indígenas y no indígenas, estamos tratando de lograr a través de las comunidades del GLF, y esta es la razón por la que estamos todos aquí. Como director general de CIFOR, me siento muy orgulloso de estar aquí y de lo que hemos puesto en marcha. Asegurémonos de que no se detenga y de que todos contribuyamos a un liderazgo colaborativo que continúe fomentando cambios positivos en todo el mundo.

Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org
Tópicos :   Global Landscapes Forum Bosques y cambio climático

Más información en Global Landscapes Forum or Bosques y cambio climático

Leer todo sobre Global Landscapes Forum or Bosques y cambio climático