Noticias

Degradación de la tierra pone en riesgo el bienestar de más de 3 mil millones de personas

Evidencia de por qué la restauración forestal es necesaria y urgente, a propósito del Día Mundial de la Madre Tierra (22 de abril).
Compartir
0
Foto por Ollivier Girard/CIFOR.

Más información

*****Este artículo es una publicación original de Landscapes News, del Global Landscapes Forum.*****

La degradación de la tierra ha llegado a un nivel “crítico” en todo el mundo, con un 75% de tierras degradadas y proyecciones de un aumento a más del 90% para el año 2050, según un nuevo informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES por sus siglas en inglés).

El estudio en mención tomó tres años y recurrió a más de 3.000 fuentes de conocimiento científico, gubernamental, indígena y local.

Apoyado por las Naciones Unidas y publicado junto con un grupo de evaluaciones regionales sobre biodiversidad, este estudio evidencia que la degradación de la tierra está ocasionando pérdidas significativas en la biodiversidad y en los servicios ecosistémicos —como la purificación del agua, la seguridad alimentaria y la provisión de energía—, poniendo en riesgo el bienestar de por lo menos 3.200 millones de personas en todo el mundo.

La degradación de la tierra agudiza el cambio climático a nivel global a través de la deforestación y la liberación del carbono almacenado en el suelo. Además, a medida que la tierra se vuelve menos productiva, las sociedades que dependen de ella pueden volverse menos estables y es más probable que surjan conflictos y violencia, advierten los investigadores.

El principal impulsor de la degradación de la tierra en todo el mundo es la rápida expansión y la gestión no sostenible de las tierras de cultivo y pastoreo, que actualmente cubren más de un tercio de la superficie terrestre del planeta. Esto ha afectado en especial a los humedales: estas áreas con particularidades ecológicas han perdido el 54 por ciento de su superficie desde 1990.

¿Pero, qué es lo que impulsa esta situación? Según los investigadores, las causan son el alto consumo per cápita en las economías desarrolladas, sumado al incremento del consumo en los países en desarrollo y emergentes, y amplificado por el aumento sostenido de la población en muchas partes del mundo.

Enfrentar la degradación de la tierra, sitio por sitio es insuficiente cuando el consumo en una parte del mundo influye en la tierra y las personas en otra”.

Monique Barbut, secretaria ejecutiva, Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación.

LA RESTAURACIÓN: UNA INVERSIÓN INTELIGENTE

El estudio sugiere que desde un punto de vista ambiental y económico, es necesario detener y revertir la degradación de la tierra, y que se debe hacer lo más rápido posible.

En 2010, la degradación de la tierra costó el equivalente a alrededor del 10 por ciento del producto bruto interno (PBI) mundial debido a la pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos. Los investigadores encontraron que los beneficios financieros de la restauración son alrededor de 10 veces superiores a sus costos. En algunas partes del mundo, no hacer nada por detener la degradación de la tierra costaría al menos tres veces más que hacerlo.

Y es importante empezar ahora, pues a medida que disminuya la tierra disponible y aumente la población, el problema será cada vez más difícil y más costoso de resolver.

Tomar medidas para evitar, reducir y revertir la degradación de la tierra proporcionaría más de un tercio de las actividades más costo-efectivas para la mitigación de los gases de efecto invernadero que se requieren para el año 2030 a fin de limitar el calentamiento global a 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, y para alcanzar la meta de limitar el aumento a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, un objetivo establecido en 2015 por el Acuerdo de París de las Naciones Unidas sobre el cambio climático.

El uso no sostenible de la tierra está dejando cicatrices que afectarán la Tierra por generaciones. Nos cuesta miles de millones, afecta la salud humana y contribuye al cambio climático”

Erik Solheim, director ejecutivo del PNUMA

Hay muchas formas de comenzar. Se pueden encontrar ejemplos exitosos de restauración de tierras en prácticamente todos los ecosistemas. Tanto las técnicas antiguas como las modernas serán parte de la solución, y la tierra debe ser gestionada integralmente a escala del paisaje, sugieren los científicos.

En este mundo globalizado, también es importante ver de dónde provienen nuestros productos y recursos, ya que quienes nos beneficiamos de la sobreexplotación de los recursos mundiales a menudo estamos protegidos de los impactos directos negativos de la degradación, según indicó Monique Barbut, secretaria ejecutiva de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD).

“Vivimos en un mundo cada vez más conectado, pero como consumidores vivimos cada vez más lejos de las tierras que nos alimentan. Enfrentar la degradación de la tierra, sitio por sitio es insuficiente cuando el consumo en una parte del mundo influye en la tierra y las personas en otra”.

Para consumidores, compañías y gobiernos de todo el mundo, pasar a dietas más sostenibles —fundamentalmente, más vegetales y menos proteína animal de fuentes no sostenibles— y reducir el desperdicio de alimentos son factores cruciales para influir en la economía global y mantener intactos los ecosistemas que aún quedan.

La restauración de cualquier ecosistema terrestre degradado comienza desde abajo, por el suelo”.

Manuel Guariguata, CIFOR.

UN CAMBIO DESDE LA BASE

¿Sorprenderán estos hallazgos a quienes ya trabajan en el campo de la degradación y restauración de la tierra?

Probablemente no, dice Manuel Guariguata, científico principal del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR). Sin embargo, él cree que los vínculos claros que el informe establece con el bienestar humano, los servicios ecosistémicos y el valor del capital natural para el PBI son valiosos. “Es algo que se ha comunicado mucho, pero que realmente aún no ha llegado hasta los sistemas nacionales de contabilidad”.

También es esencial que cualquier nueva acción para superar la degradación integre enfoques tanto descendentes (top-down) como ascendentes (bottom-up), explica.

“El componente local tiene tanta importancia como las medidas que adoptan los gobiernos nacionales. Un camino es que los gobiernos promuevan el diálogo intersectorial durante la planificación del uso de la tierra para la conservación y la restauración, al tiempo que diseñan enfoques de restauración que beneficien tanto al medio ambiente como a las personas”, dice.

“La restauración de cualquier ecosistema terrestre degradado comienza desde abajo, por el suelo”.

UNA LLAMADA DE ATENCIÓN

Los autores esperan que el informe ayude a los formuladores de políticas, productores y consumidores de todo el mundo a tomar decisiones más sostenibles.

“El uso no sostenible de la tierra está dejando cicatrices que afectarán la Tierra por generaciones. Nos cuesta miles de millones, afecta la salud humana y contribuye al cambio climático”, dijo Erik Solheim, director ejecutivo del PNUMA.

“Este informe es un esfuerzo integral por desarrollar evidencia científica creíble que nos permita tomar mejores decisiones sobre la tierra, a favor de nuestra gente y por nuestro planeta”. “Es una llamada de atención para todos”, advierte Barbut.

Acceda a más artículos de Landscapes News en news.globallandscapesforum.org

*************************************************************************************************

El Global Landscapes Forum (GLF) es la plataforma multisectorial enfocada en el conocimiento e información para el uso integrado del suelo más grande del mundo, que reúne a líderes mundiales, científicos, representantes del sector privado, agricultores y líderes de las comunidades y de la sociedad civil, para acelerar acciones hacia la creación de paisajes más resilientes, equitativos, eficaces y respetuosos con el clima. El Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Banco Mundial lanzaron el GLF en Varsovia en 2013, junto con la Conferencia de las Partes (COP) de la CMNUCC. Gracias al financiamiento base proporcionado por el gobierno alemán, el GLF ingresa ahora a una nueva etapa de 5 años con el lanzamiento de un movimiento que busca conectar a 1000 millones de personas para la creación de paisajes sostenibles.

Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org