Compartir
0

Más información

Para una persona que no está familiarizada con ellos, los bosques tropicales, sean de África, Asia y América Latina, pueden lucir iguales: vegetación verde exuberante desde el suelo hasta el dosel forestal. Pero una mirada de cerca permite ver que en realidad son bastante diferentes.

Pero un nuevo estudio ha utilizado una técnica llamada “similitud filogenética comunitaria”, que implica investigar el pasado evolutivo de las plantas para descubrir nuevas conexiones.

Por ejemplo, solo el cuatro por ciento de las especies de árboles tropicales se encuentran en los tres continentes, hay muy pocas palmeras en los bosques africanos y en Asia y América Latina se encuentran frondas de palmera en todo el sotobosque.

A partir de las pocas especies compartidas, inicialmente los científicos establecieron una distinción entre los bosques del “viejo mundo”, de África y Asia, y los bosques americanos del “nuevo mundo”, más distantemente relacionados.

Más de 100 científicos contribuyeron con datos de parcelas forestales en Asia, África y América Latina: casi un millón de muestras distintas de 15.000 especies de árboles. El autor principal Ferry Slik, de la Universidad de Brunei Darussalam, analizó luego el “parentesco” de cada especie de árbol —es decir, cuanto tiempo atrás compartieron un ancestro común— entre todas las parcelas forestales.

“Se toman dos lugares, y en cada uno se tiene una lista de 20 especies”, dice Slik.

“Incluso si todas las especies son distintas, utilizando la filogenia —el árbol genealógico—es posible comparar ambos bosques, porque en algún punto de su pasado evolutivo todas estas especies están conectadas”.

“Para cada especie en la ubicación “1”, buscamos las especies más estrechamente relacionadas en la ubicación “2”. Luego, utilizamos la filogenia para calcular hace cuánto tiempo estas especies se separaron.

“A continuación, se repite esta operación para las 20 especies y se calcula un promedio, y aquellas que comparten muchas especies estrechamente relacionadas se vuelven más similares en este análisis”.

Incluso si todas las especies son distintas, utilizando la filogenia —el árbol genealógico—es posible comparar ambos bosques, porque en algún punto de su pasado evolutivo todas estas especies están conectadas”.

Ferry Slik

RESULTADOS SORPRENDENTES

Luego de realizados los cálculos, los científicos corrigieron algunas ideas preestablecidas sobre la biogeografía del planeta. Quedó claro que en realidad los bosques de África y América Latina son primos cercanos, mientras que los bosques de Asia y el Pacífico forman otra rama de la familia.

Del mismo modo, las enormes islas de Madagascar y Nueva Guinea —que anteriormente se creía que eran dos importantes regiones tropicales separadas— en realidad forman parte de una familia indo-pacífica más amplia y estrechamente relacionada.

“Si se considera únicamente la composición de las especies de Madagascar y Nueva Guinea, se observa que casi no existen superposiciones, ya que ambas están llenas de especies endémicas que solo se encuentran allí. Pero al revisar los patrones históricos más antiguos, es posible notar que en realidad están estrechamente conectadas”.

Los investigadores también encontraron un vínculo entre los bosques subtropicales en el este de Asia y los de las Américas. Para Slik, eso sugiere que ambos son remanentes del vasto bosque tropical perdido que se extendía desde Norteamérica hasta China, cuando el mundo era más cálido, hace unos 15 millones de años.

“Me gusta pensar que esos bosques no han desaparecido por completo, y que estos son sus descendientes”, dice Slik.

El mensaje principal es la explicación de para qué sirve este conocimiento. Las filogenias nos proporcionan una evidencia realmente interesante del cambio a lo largo del tiempo, y eso puede ayudarnos a predecir desde una perspectiva taxonómica lo que podría ocurrir en el futuro”.

Terry Sunderland

EL FUTURO ESTÁ EN EL PASADO

Los resultados respaldan la teoría de que los bosques tropicales comparten un ancestro común de hace 100 millones a 66 millones de años, durante el período Cretácico, cuando los dinosaurios dominaban la tierra y los continentes del sur estaban unidos en el supercontinente Gondwana.

Cuando las masas de tierra se separaron, los bosques quedaron aislados. Con el tiempo, se adaptaron a diferentes condiciones y evolucionaron hacia nuevas especies.

“Cuando los patrones climáticos globales son más secos, se reducen los focos de bosque tropical y las especies se vuelven más especializadas y luego se dispersan nuevamente”, dice uno de los coautores del documento, Terry Sunderland, asociado principal del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y profesor de la Universidad de la Columbia Británica de Canadá.

“Por ejemplo, existen evidencias de polen fósil de una variada flora de palmeras en África, pero este continente atravesó periodos secos en mayor cantidad y mucho más rigurosos que las otras regiones, por lo que muchas de ellas se extinguieron”.

El nuevo estudio es importante porque podría ayudar a desarrollar más respuestas específicas a cada región para enfrentar el cambio climático, dice Sunderland: “El mensaje principal es la explicación de para qué sirve este conocimiento. Las filogenias nos proporcionan una evidencia realmente interesante del cambio a lo largo del tiempo, y eso puede ayudarnos a predecir desde una perspectiva taxonómica lo que podría ocurrir en el futuro”.

“Obviamente, las variaciones climáticas que ocurren hoy se producen de una manera mucho más rápida que en el pasado, pero esto nos da una idea de cómo los bosques se adaptan a un clima en constante cambio y cómo logran recuperarse; y es algo que necesitamos saber, porque tenemos que prever algunas de estas cosas para que nos ayuden a hacer frente al cambio climático”, agrega.

Para más información sobre este estudio, por favor póngase en contacto con Ferry Slik en johan.slik@ubd.edu.bn .

(Visited 1 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org