Especial

Campeona del manejo sostenible de los bosques gana el premio Wangari Maathai

Lideresa de la Amazonía brasilera ha conseguido demostrar que es posible el equilibrio entre la conservación y el aprovechamiento.
Compartir
0
María Margarida Ribeiro da Silva, ganadora del premio Wangari Maathai. Foto por Pilar Valbuena/GLF.

Más información

La mañana del 16 noviembre de 2017, María Margarida Ribeiro da Silva recibió la noticia que había sido declarada ganadora del premio Wangari Maathai. La lideresa indígena, oriunda de la comunidad Nossa Senhora do Perpétuo Socorro, en la Amazonía brasileña, cuenta que no podía entender cómo la historia de su lucha por el uso sostenible de los bosques había transcendido su comunidad y aún más, el país.

“Estaba en casa de mi nuera, en Porto de Moz (Brasil), y me llamaron desde la FAO de Brasilia para preguntarme si aceptaba el premio”, recordó con una sonrisa y brillo en sus ojos. “Estaba muy emocionada. No entendía cómo se habían enterado de mi historia”.

Al siguiente día fue a sacar su pasaporte para viajar fuera de Brasil por primera vez en su vida. Su destino era Alemania.

En la tarde del 20 de diciembre de 2017, durante la celebración del Global Landscape Forum en Bonn, Margarida fue llamada al podio para recibir el premio Wangari Maathai.

LEGADO INMORTAL

Wangari Maathai fue una reconocida lideresa de Kenia cuya lucha por conservar los bosques y que el mundo reconozca su importancia para las poblaciones locales transcendió las fronteras de la geografía y el tiempo. En 2004 fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz y su figura continúa siendo símbolo de inspiración en todo el mundo.

Desde 2012, la Asociación de Colaboración en Materia de Bosques (CPF, por su sigla en inglés), ofrece el galardón que lleva su nombre a aquellas personas que han contribuido a la sensibilización de la sociedad sobre la importancia de la protección de los bosques para las comunidades locales, los medios de vida rurales, las mujeres y el medio ambiente global.

“El extraordinario compromiso de la Sra. Ribeiro da Silva con el manejo forestal comunitario la convierte en merecedora del Premio Wangari Maathai”, dijo Hiroto Mitsugi, subdirector general del Departamento Forestal de la FAO durante la entrega del galardón. “A través de sus incansables esfuerzos por fortalecer las capacidades técnicas y organizativas de las comunidades locales, ha garantizado el manejo sostenible de los bosques por parte de las comunidades locales para su propio beneficio”, agregó.

CAMPEONA DEL BOSQUE

“Tengo una misión especial esta tarde, quiero honrar ante ustedes a una mujer de Brasil, una luchadora por la selva amazónica. Ella se llama Margarida“, anunció sobre el pódium Marcos Terena, coordinador del Foro Internacional de Indígenas sobre Biodiversidad, ante una audiencia de más de 800 personas, entre científicos, políticos, representantes de los pueblos indígenas y estudiantes.

Aquella tarde del 20 de diciembre, Margarida se dirigió al pódium con una leve sonrisa. “No podía creer lo que estaba pasando”, contó durante una entrevista después de la conmemoración.

Margarida vive en la comunidad Nossa Senhora do Perpétuo Socorro. Creció rodeada de bosques, ríos y cascadas. Desde pequeña, su madre sembró en ella el sentido de urgencia por defender los derechos de la naturaleza y de las comunidades. Esta pasión la ha llevado a luchar para proteger su tierra y a las personas que viven en ella.

Durante años, una extensión de bosque del tamaño de Líbano (1 200 000 Ha), estuvo amenazada por la deforestación. Dentro de esta área se encuentran 110 comunidades, entre ellas la de Margarida. Hace más de diez años la tierra estaba en manos del gobierno y las comunidades no tenían derechos sobre ellas. “Era un conflicto por la madera. Los madereros entraban a las comunidades y convertían los bosques en pastizales. Se estaba perdiendo mucho bosque. No sé cuánto, pero mucho”, recuerda la ganadora del premio Wangari Maathai.

La lucha de su comunidad por defender los derechos de la tierra y la protección de ríos y bosques empezó en 1998 con la creación de la Asociación Comunitaria del Movimiento Sustentable del Río Ariumum.

Uno de los momentos decisivos en su lucha fue cuando utilizaron botes para bloquear los ríos por donde pasaban los madereros ilegales. Después de este evento, en diciembre del 2004, el gobierno de Brasil declaró el millón y doscientas mil hectáreas como una reserva llamada Verde para Siempre.

En el 2006 Margarida viajó a Brasilia para hablar con representantes de la Agencia Federal para encontrar una manera en la que las comunidades puedan aprovechar la madera sin afectar al bosque. Logró que se aprobara un plan de manejo forestal que permitió a los comuneros comercializar la madera de la reserva de forma sostenible. Fue así que la reserva Verde para Siempre se convirtió en la primera área protegida en la que es permitido realizar actividades extractivas, afectando mínimamente el ecosistema.

El plan de manejo forestal consiste en talar los árboles más grandes y viejos, de especies que no se encuentren en peligro. Además, está prohibido cortar los semilleros (los árboles matriz, los que llevan las semillas). Esta experiencia sirvió como base para la creación de la Instrucción Normativa N° 16 en 2011 de ICMBIO, que regula el manejo forestal comunitario para la conservación de los bosques.

“Nuestro trabajo también sirvió para apoyar a jóvenes líderes que participaron en el “Formar Florestal”, un curso promovido por el Instituto Internacional de Educación de Brasil (IEB), que permite a los líderes comunitarios reforzar la importancia del bosque para las poblaciones amazónicas que residen en áreas con una fuerte presión sobre los recursos naturales y las disputas territoriales”, dijo Margarida en su discurso al recibir el premio.

Actualmente, forma parte del Observatorio de Manejo Forestal Comunitario, un grupo de 14 organizaciones comunitarias que representan a 2500 familias de 11 territorios de Pará. Junto con las instituciones educativas y de investigación, y las organizaciones no gubernamentales, buscan alternativas que aseguren la autonomía de las comunidades en el manejo de sus territorios.

*Este artículo fue escrito por Valeria Sorgato, becaria del programa Youth Ambassadors del Global Landscapes Forum y participante del taller de comunicación y redes sociales del GLF; fue editado por Yoly Gutiérrez de ForestsNews en español.

Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org
Tópicos :   Especial sobre REDD+ Deforestación

Más información en Especial sobre REDD+ or Deforestación

Leer todo sobre Especial sobre REDD+ or Deforestación