Noticias

Cómo evaluar la restauración de turberas de forma holística y eficiente

Investigadores desarrollan criterios e indicadores estandarizados para el seguimiento de la restauración de las turberas
Compartir
0
Centro de restauración de turberas en Kalimantan, Indonesia. Ricky Martin/CIFOR

Más información

¿Cómo podemos saber si la restauración de las turberas va bien? ¿Medimos el nivel freático, preguntamos a los habitantes por sus medios de vida, evaluamos los procesos de toma de decisiones y las dinámicas de género, o sumamos las estadísticas sobre la frecuencia de los incendios? Lo más probable es que sea todo eso y más.

Preservar y restaurar las turberas del mundo es fundamental para mitigar el cambio climático, mantener la salud de los ecosistemas y apoyar el desarrollo de las comunidades locales. Sin embargo, debido a las presiones existentes, las turberas en todo el mundo han sido drenadas y convertidas a otros usos del suelo (como plantaciones, tierras de cultivo o para la ganadería). Las turberas alteradas y degradadas pueden ser objeto de restauración para reducir la pérdida de carbono y recuperar otros de los importantes servicios ecológicos que proporcionan en estado natural. Sin embargo, la restauración eficaz a largo plazo debe ser objeto de un seguimiento y evaluación minucioso para adaptar los diseños, las estrategias, la selección de los lugares y los enfoques de gestión que puedan cumplir objetivos específicos, al tiempo que se cambia de rumbo según sea necesario y se consigan resultados existosos.

En Indonesia, que alberga casi una cuarta parte de las turberas tropicales del planeta, los investigadores del Centro para la Investigación Forestal Internacional y el Centro Internacional de Investigación Agroforestal (CIFOR-ICRAF) han desarrollado un conjunto de criterios e indicadores (C&I) científicamente sólidos, fiables y prácticos para ayudar a evaluar los avances y resultados de la restauración de turberas. Estos esfuerzos se están llevando a cabo en colaboración con la Agencia Nacional de Restauración de Turberas y Manglares (BRGM) de Indonesia, el Centro de Estudio de Riesgos de Desastres de la Universidad de Riau y la organización de conservación y desarrollo PT Rimba Makmur Utama, así como gracias a consultas con varios expertos nacionales e internacionales en turberas a lo largo de 2021.

El 7 de julio de 2022, CIFOR-ICRAF –en colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Iniciativa Mundial sobre Turberas (GPI) y el Centro Internacional de Turberas Tropicales (ITPC)– organizaron conjuntamente un taller virtual para compartir el borrador de los C&I estandarizados desarrollados como una herramienta práctica para ayudar a los responsables políticos, los profesionales y la sociedad civil del país asiático en la misión de recuperar las turberas.

Múltiples dimensiones

“La restauración incluye muchas dimensiones, porque no se lleva a cabo sobre una hoja en blanco: el lugar que hay que restaurar es un paisaje social y ecológico dinámico lleno de diversos intereses y prácticas que hay que corregir”, dijo la científica del BRGM Myrna Safitri, destacando la complejidad de la tarea. “Por lo tanto, para evaluar el éxito de la restauración, es necesario comprender las condiciones existentes del paisaje y la historia de su formación. El desarrollo de C&I para determinar el éxito de la restauración de los humedales no es, por tanto, un instrumento en blanco y negro: hay que situarlo en el contexto adecuado”.

Para ayudar en ese proceso de contextualización, un panel de debate analizó de forma crítica los puntos fuertes, los puntos débiles y las oportunidades de utilizar enfoques de C&I para el seguimiento de las turberas en cuatro aspectos clave: biofísico, social, económico y de gobernanza.

Refiriéndose al aspecto económico, el profesor de la Universitas Tanjung Pura y científico del suelo Gusti Anshari observó que “la restauración de las turberas no solo consiste en mantener vivos los ecosistemas, sino también en proporcionar productos económicos y productos y servicios medioambientales a los seres humanos”. Señaló que “es imposible que las personas marginadas en tierras degradadas gestionen turberas sostenibles: necesitan más apoyo”, dijo. “Los proyectos de turberas dependen de todas las partes interesadas”.

El científico principal de CIFOR-ICRAF, Michael Brady, coincidió en la importancia de este tipo de consideraciones económicas, y destacó la necesidad de verificar los criterios de prioridad mediante pruebas de campo, así como de proporcionar una gestión, un seguimiento y una evaluación continuos, y de tener en cuenta estos costes durante la planificación y la elaboración del presupuesto.

Herry Purnomo, también científico principal de CIFOR-ICRAF, destacó la necesidad de que la gobernanza en todos los niveles de los paisajes de turberas se caracterice por la rendición de cuentas, así como por una normativa clara y de fácil aplicación.

Al explorar los elementos biofísicos de la restauración de las turberas, los participantes en el taller ofrecieron sus opiniones, a través de una encuesta de Slido, sobre el progreso hacia los objetivos hidrológicos, de revegetación y de reducción de la ocurrencia de incendios. También seleccionaron las principales prioridades sociales, económicas y de gobernanza para evaluar el impacto.

Los participantes también centraron su atención en la esfera práctica: tras decidir qué medir, el proceso de hacerlo puede plantear sus propios retos. Por ello, el panel exploró los aspectos prácticos del desarrollo y la comprobación sobre el terreno del proceso consultivo de C&I. Los tres miembros de CIFOR-ICRAF que formaban parte del grupo –Anna Sinaga, Meli Sasmito y Siti Chaakimah– señalaron que, si bien era relativamente fácil acceder a la información relacionada con los elementos biofísicos de la restauración de turberas y analizarla, los aspectos sociales y económicos solían estar más “enredados” y eran difíciles de descifrar. Esto significa que los C&I pueden necesitar más revisiones, incluidas las adaptaciones específicas del lugar para tener en cuenta las particularidades de los contextos locales. Los aspectos relacionados con la gobernanza también requieren una reformulación contextual más compleja y la verificación por parte de personas con experiencia específica en estas áreas.

Tarea compleja

En el otro extremo de la escala de aplicación, la institucionalización de los enfoques de C&I también puede suponer un reto. Un grupo de expertos, en el que se incluyen los científicos de la BGRM Budi Wardhana y Agus Yasin, junto con Josi Khatarina del programa sobre Gobernanza Medioambiental Sostenible en todas las Regiones de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, debatió sobre las oportunidades, los retos y los obstáculos, la creación de capacidades y el apoyo institucional existente para llevar a cabo este ejercicio de forma amplia y eficaz.

Sin embargo, a pesar de estos desafíos, el impulso en torno a la restauración de las turberas está creciendo en todo el mundo, como reconoció Maria Nuutinen, punto focal de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para Iniciativa Mundial sobre Turberas (GPI). “Estoy muy contenta de ver que parece haber una comprensión muy amplia de la situación de la restauración y de lo que realmente se necesita”, dijo.

Parte de “lo que se necesita” a escala mundial es una mejor información, y el trabajo de C&I contribuirá a abordar este objetivo, dijo el profesor Mark Reed del Scotland’s Rural College, quien compartió y resumió parte del trabajo de la GPI “hacia la estandarización de la forma en que recogemos y podemos sintetizar los datos y las personas en todo el mundo para que podamos proporcionar mejores pruebas a las políticas y la práctica para proteger estos increíbles hábitats”.

El Centro Internacional de Turberas Tropicales (ITPC) también desempeña un papel fundamental, sobre todo en lo que se refiere a “coordinar entre científicos interdisciplinarios —nacionales, regionales y locales— para responder al fortalecimiento de los criterios e indicadores que apoyen los logros mundiales en materia de restauración de los ecosistemas de turberas, con especial énfasis en las turberas tropicales”, dijo la coordinadora del Centro, Haruni Krisnawati.

Cooperación y enfoque holístico

El amplio abanico de participantes, ponentes y temas que se trataron en el evento puso de manifiesto que la colaboración entre niveles, lugares y disciplinas fue y será una característica clave para desarrollar C&I eficaces y llevar a cabo la restauración con éxito.

“Para lograr un impacto real, todos estos flujos de información, datos y pruebas tienen que confluir”, dijo el científico del CIFOR-ICRAF Rupesh Bhomia. “Este evento es un paso más para reunirnos, identificar las herramientas, los recursos y la capacidad que tenemos, identificar los vacíos y luego tratar de abordarlos. Solo se conseguirá con un esfuerzo concertado, con los avances que hagamos juntos como equipo”.

“Puede que representemos a diferentes organizaciones, corrientes de gobierno o profesionales, pero como todos estamos comprometidos con el mismo objetivo, podemos avanzar”, agregó.

“Al mismo tiempo que se presentan pruebas científicas, es oportuno disponer de una herramienta de evaluación que sea sólida y práctica”, dijo Daniel Murdiyarso, científico principal de CIFOR que concibió la idea de una serie de cuatro seminarios web en 2021, y que culminaron en el Taller Nacional virtual. Al recordar el apoyo de varios organismos donantes, como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Iniciativa Internacional sobre el Clima y los Bosques de Noruega (NICFI) y la Agencia de Cooperación para el Desarrollo de Noruega (NORAD), y la Iniciativa Internacional sobre el Clima (IKI) de Alemania, añadió en la conclusión del evento que “esta es una iniciativa impulsada por la demanda, y somos conscientes de ello”.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org