Compartir
0

Más información

Los bosques tropicales y los arrecifes de coral albergan una parte desproporcionadamente grande de la biodiversidad mundial, además de brindar servicios ecosistémicos vitales que benefician a millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, el cambio climático está conduciendo a un aumento en la frecuencia y magnitud de eventos climáticos extremos en los trópicos, lo que, en combinación con otras perturbaciones humanas locales, está generando consecuencias ecológicas negativas sin precedentes para los bosques tropicales y los arrecifes de coral.

Un nuevo estudio publicado en el journal “Philosophical Transactions” de la Sociedad Real de Ciencias Biológicas analiza cómo los bosques tropicales y los arrecifes de coral responden a los extremos del clima y cómo interactúan con otros factores estresantes, a fin de comprender qué acciones son necesarias para alcanzar los objetivos de conservación global.

La investigación destaca que la literatura existente es irregular y la capacidad para proteger y gestionar adecuadamente estos ecosistemas está limitada por dos importantes vacíos de conocimiento. Primero, no se sabe dónde los extremos climáticos ya están afectando tanto a los bosques tropicales como a los arrecifes de coral, o qué eventos extremos generan cambios ecológicos en estos dos ecosistemas. En segundo lugar, aún no está claro cómo las interacciones entre el cambio climático gradual, los eventos climáticos extremos y las perturbaciones locales están influyendo en estos ecosistemas.

Sin embargo, una conclusión del estudio llama a desarrollar de forma urgente mejores modelos predictivos que ayuden a comprender el proceso por el cual el cambio climático, las temperaturas extremas y las presiones de las actividades humanas locales conducen a la pérdida de la biodiversidad.

La publicación también destaca que la gestión local de los ecosistemas tropicales puede no ser lo suficientemente efectiva si no se abordan las amenazas globales del cambio climático, y si los países no actúan juntos para proteger los bosques tropicales y los arrecifes de coral para las generaciones futuras.

“Hacemos un llamado urgente para la creación de iniciativas de conservación que frenen efectivamente las perturbaciones locales, pero no olvidemos que estas tendrán un éxito limitado si no van acompañadas de acciones internacionales para disminuir las emisiones de CO2 y, por lo tanto, ralentizar los cambios climáticos globales”, afirmaron los investigadores.

Los bosques tropicales cubren menos del 12 % de la masa terrestre libre de hielo del planeta, sin embargo, albergan más de dos tercios de todas las especies terrestres y desempeñan un papel clave en la regulación climática general al almacenar una cuarta parte del carbono de la biosfera terrestre. Los arrecifes de coral cubren solo el 0.1 % de la superficie del océano, pero tienen la mayor diversidad de especies de cualquier ecosistema marino, además de proporcionar otros beneficios, incluida la protección costera.

“Muchas amenazas locales a los bosques tropicales y a los arrecifes de coral, como la deforestación, la sobrepesca y la contaminación, reducen la diversidad y el funcionamiento de estos ecosistemas”, explicó Filipe França, investigador de Embrapa Amazônia Oriental y la Universidad de Lancaster del Reino Unido.

“Esto, a su vez, puede hacer que sean menos capaces de resistir o recuperarse de los climas extremos. Nuestra investigación pone en relieve el alcance del daño que se está haciendo a los ecosistemas y la vida silvestre en los trópicos a causa de estas amenazas que actúan recíprocamente”, indicó.

Los investigadores mapearon más de un centenar de lugares donde los dos ecosistemas habían sido golpeados por huracanes, inundaciones, olas de calor, sequías e incendios, exponiendo las amenazas que enfrentan debido a la combinación de las presiones naturales y antropogénicas.

Por ejemplo, los bosques tropicales se han visto severamente afectados por fuertes tormentas y huracanes en el Caribe, América Central y del Sur, exacerbados por los cambios en el flujo de los ríos causados ​​por el fenómeno La Niña, dijeron. Esto ha llevado a reducciones en los recursos no arbóreos, cambios en las redes de plantas y herbívoros y una disminución de más del 50 % en las tasas de ocupación y extinción de aves, informan los científicos.

Las olas de calor y sequías cada vez más extremas y frecuentes también están causando estragos en los bosques, derivando en incendios forestales sin precedentes, destaca la investigación. Esto, a su vez, ha llevado a tasas más altas de mortalidad de árboles y ha tenido consecuencias negativas en las comunidades biológicas. Además, la resiliencia y estabilidad del ecosistema se ven perjudicadas, lo que afecta negativamente el ciclo del carbono forestal, según el documento.

Por ejemplo, la región brasilera de Santarém, en el estado de Pará, fue uno de las más afectadas por el fenómeno El Niño en 2015, dijo Franca. “La región experimentó una sequía severa y extensos incendios forestales, y me entristeció ver las graves consecuencias para la vida silvestre del bosque”, dijo.

El desarrollo de mejores modelos predictivos y enfoques integrados puede informar mejor a las políticas y ofrecer opciones de gestión ajustadas al clima que aborden los impactos de perturbaciones adicionales, ayudando a promover la adaptación y la resistencia de los ecosistemas.

“La conservación de los bosques tropicales y los arrecifes de coral para las generaciones futuras requerirá una cooperación mucho mayor entre las naciones y la participación de una gama más amplia de partes interesadas en el desarrollo de soluciones”, anotaron los investigadores en el estudio.

Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org