Compartir
0

Más información

Al buscar equilibrar asuntos de conservación con objetivos agrícolas, hay otros factores a considerar, incluyendo lo que los agricultores quieren y lo que afecta las cosechas que crecen cerca de los bosques. En el marco del simposio sobre cambio agrícola en paisajes tropicales organizado por el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) durante la reciente  Reunión Anual 2017 de la Asociación de Biología Tropical y Conservación celebrada en Mérida, México, Frédéric Baudron del Centro Internacional para la Mejora del Maíz y el Trigo (CIMMYT), conversó con  Los Bosques en las Noticias sobre la contribución de los bosques a las dietas, la agricultura y la importancia del enfoque de paisajes.

  • En su presentación durante el simposio, usted habló sobre la Revolución Verde y el marco conceptual de conservación de tierras versus compartición de tierras. ¿Podría ampliar esto?

La Revolución Verde trajo consigo un enfoque de intensificación agrícola y cosechas de alto rendimiento. El enfoque de conservación de tierras sugiere que al maximizar los rendimientos se permite que otras áreas permanezcan intactas. La compartición de tierras, de otro lado, apoya los usos integrados de la tierra y la preservación de parches de hábitat natural.

Estos enfoques han brindado el marco principal a los diseñadores de políticas en sus discusiones sobre el impacto de la agricultura en la naturaleza, pero existen limitaciones. La visión de los investigadores agrícolas que trabajan en el terreno es diferente.

  • ¿Cuáles son las limitaciones? Y ¿cómo sería el marco que usted propone?

Veo tres limitaciones principales; la primera es la falta de pragmatismo y flexibilidad a la hora de lidiar con asuntos agrícolas en el marco de conservación  versus compartición de tierras, además de la oposición al uso de agroquímicos, y en su lugar apoyar la dependencia de servicios ecosistémicos, cuando en la mayoría de circunstancias estos dos aspectos son necesarios.

También hay demasiado énfasis en los trade-offs  (o concesiones mutuas) que hay entre agricultura y biodiversidad, ignorando las sinergias que pueden observarse entre ellas en la vida rural a nivel de mosaicos de paisajes entre áreas de bosques y de tierras de cultivo. La tercera limitación es el enfoque en rendimientos de cosecha, cuando sabemos que pueden ocurrir ineficiencias luego de la cosecha en cualquier punto de la cadena de distribución.

También necesitamos considerar los objetivos que tienen los agricultores, los cuales pueden centrarse no solo en la maximización de rendimientos.

Yo abogaría por un marco que involucre intensificación sostenible con utilización de agroquímicos de forma tan eficiente como sea posible mientras se maximiza el uso de servicios ecosistémicos, y que se aleje de la Revolución Verde y sus negativas implicaciones ambientales y sociales.

  • ¿Cómo sería una intensificación sostenible?

Primero, el uso de insumos externos no significa polución o consecuencias ambientales negativas. Ahora contamos con tecnologías para minimizar los efectos negativos.

Segundo, todos los sistemas de producción dependen de servicios ecosistémicos, como por ejemplo para el mantenimiento de la fertilidad del suelo, control de pestes, polinización, etc. y esto puede alcanzarse si se conservan áreas de bosques y otros hábitats no agrícolas en paisajes productivos.

Los bosques y las actividades agrícolas con frecuencia se complementan; los habitantes rurales cosechan alimentos del bosque y recolectan otros productos forestales para su uso o para comercio. Además, estudios han encontrado que los bosques ayudan a sostener la agricultura en sus alrededores y mejoran la diversidad en la dieta. Además de esto, en la investigación que tenemos en curso hemos encontrado que el trigo que crece cerca de los bosques contiene mayor cantidad de micronutrientes.

Así que es necesario que nos concentremos no solo en productividad y rendimiento, sino también considerar factores importantes como dieta y salud y, como lo mencioné antes, todas las ineficiencias a lo largo de la cadena de producción que contribuyen al desperdicio de alimentos.

  • Respecto a evitar la obsesión con los rendimientos, si, como usted afirmó, lo que los agricultores quieren no siempre es máximo rendimiento,  ¿qué es entonces?

En algunos de mis estudios he encontrado que los agricultores pueden concentrarse en productividad laboral en lugar de productividad de la tierra. Diferentes agricultores tienen diferentes estilos de prácticas agrícolas. Si a algunos los mueve la maximización de ganancias, otros en su lugar buscan cierta calidad de vida rural. Otros están genuinamente preocupados por la buena gestión de su tierra y por la conservación de la biodiversidad que esta alberga.

En algunas comunidades es más importante mantener lazos con la tierra, y en donde la relación espiritual con la naturaleza y las tradiciones rurales dictan lo que puede y no puede hacerse en la tierra. Así que hay muchos otros aspectos que afectan las prácticas agrícolas y que ejercen una especie de control social. Necesitamos entonces ser mucho más flexibles.

Y respecto a los bosques, hay muchos trabajos que prueban las contribuciones directas de los bosques a las dietas, además de la agricultura y otras fuentes. De tal forma que los bosques pueden estimular el crecimiento de tu producción agrícola, como por ejemplo, el mayor rendimiento del trigo que está cerca de bosques debido a los efectos del microclima, y la mejor calidad del trigo que crece cerca de bosques por la mayor fertilidad del suelo.

Otro ejemplo ocurre con el maíz y las pestes que lo atacan. Estudios han encontrado que en presencia de un área de bosque cerca del maíz, las hormigas y arañas que viven allí ayudan a contener las pestes y sostienen mejores cosechas de maíz. Las aves que viven en los bosques también alivian la presencia de pestes.

Así que básicamente, la diversificación de fincas y paisajes es realmente positiva. Y con el cambio de la Revolución Verde hacia la simplificación hemos perdido mucha diversidad.

  • Imagino que esta diversidad está relacionada también con la biodiversidad. ¿Puede hablarnos de agricultura, bosques y biodiversidad?

El marco de conservación de tierras tiene un sesgo hacia los resultados en cuanto a biodiversidad y ha recibido pocos aportes de investigadores interesados en la producción de alimentos, como parte de la ecuación. Tenemos que orientarnos hacia la producción diversificada para lograr dietas más sanas y diversificadas.

Necesitamos presionar el cambio hacia trayectorias agrícolas alternativas y no hacia el paradigma convencional de intensificación agrícola. La cuestión probablemente no sea producir más, sino producir de manera diferente. Gran parte del problema también va más allá de la producción. Ciertamente, se producen suficientes calorías en el mundo pero no de forma sostenible y todavía hay 800 millones de personas hambrientas. No es una cuestión de producción sino de acceso, disponibilidad, comida sana, comida diversa y sin desperdicios.

Y este es el argumento a favor de un enfoque de paisajes,  con múltiples usos de la tierra y sistemas bien diseñados, y que incluya perspectivas de la comunidad e instituciones fuertes.

Foto por Jason & Kris Carter.

(Visited 438 times, 3 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org