Opinan los expertos

Motosierras en las farmacias

Compartir
0

Más información

¿Se ha sentido cansado últimamente? ¿O quizás ha tenido tos o alguna infección? Puede ser que incluso usted tenga un problema más serio como diabetes o úlcera. Si es así, usted no es el único. Todos nos enfermamos de vez en cuando y necesitamos ayuda.

Para un porcentaje sorprendentemente alto de la población mundial, mucha de esa ayuda proviene de las plantas medicinales. Eso se debe en parte a razones culturales y en parte a que las plantas suelen ser más baratas que las drogas fabricadas por las grandes empresas. También se utiliza las plantas para tratar de curar enfermedades que la medicina occidental todavía no ha podido solucionar.

Muchas plantas medicinales son de muy fácil acceso. Las mujeres las siembran en sus jardines o crecen por todas partes de forma natural. Sin embargo, algunas plantas importantes se han escaseado debido a la actividad maderera, la sobre-cosecha y la deforestación, poniendo en riesgo la salud de muchas familias.

Por casi una década, Patricia Shanley de CIFOR y Leda Luz del Instituto de la Silvicultura Estatal en Minas Gerais, Brasil, han estudiado este problema en la Amazonía. Sus conclusiones, publicadas en "Los impactos de la degradación del bosque en el uso de las plantas medicinales y las implicaciones en el cuidado de la salud en la Amazonía Oriental", en la revista Bio-ciencias, no son nada alentadores. Los autores se enfocaron en la ciudad amazónica de Belem y encontraron que la mayoría de sus 1,7 millones de habitantes utilizan plantas medicinales para tratar una amplia gama de enfermedades.

Los mercados, las tiendas, las farmacias, las gasolineras, y los vendedores ambulantes venden más de doscientas plantas diferentes, de las cuales más de la mitad crecen naturalmente en la región. Tan solo los mercados del casco urbano realizan más de un millón de ventas al año, generando varios millones de dólares, y las ventas siguen creciendo rápidamente. Algunas plantas se venden así no mas, pero hay también una variedad cada vez mayor de cápsulas, polvos, medicamentos líquidos, y de champúes. De las doce plantas medicinales más vendidas en Belem, ocho provienen de los bosques. Las empresas madereras utilizan cinco de esos árboles para la madera, lo que escasea el recurso. Muchas especies importantes de árboles medicinales son particularmente vulnerables a la actividad maderera porque crecen lentamente y se encuentran en baja cantidad. Pocos árboles medicinales significa menos acceso para la población pobre y precios más elevados por sus cortezas, raíces y aceites. Eso ha hecho más difícil la vida de la gente enferma.

A los políticos les encanta hablar sobre la salud porque saben que nos afecta a todos. Pero prestan demasiada atención a las batas blancas y a las drogas caras y no suficiente a las plantas a las cuales mucha gente recurre cuando está enferma. Para sacar las motosierras de nuestras farmacias, eso tiene que cambiar.

 

(Visited 22 times, 1 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org

Lecturas adicionales

Para solicitar una copia electrónica gratis de este documento en inglés en formato de pdf o en word usted puede escribirle a Titin Suhartini a mailto:t.suhartini@cgiar.org
Para enviar sus comentarios o preguntas a los autores usted puede escribirle a Patricia Shanley a mailto:p.shanley@cgiar.org