Investigación

Las megatendencias globales impactan a las comunidades forestales y a los bosques más allá de las fronteras

Estudio señala 5 tendencias globales que están desempeñando un papel importante en la creación de nuevas fronteras agrícolas, extractivas y urbanas
Compartir
0
Marlon del Aguila Guerrero/CIFOR

Más información

Los bosques y los medios de vida que proporcionan a través de sus servicios ecosistémicos se ven cada vez más afectados por el desarrollo de la infraestructura y otras tendencias globales; que a su vez socavan los esfuerzos para lograr objetivos de sostenibilidad, según un nuevo estudio realizado por expertos internacionales.

Alrededor de 1600 millones de personas, más del 25 % de la población mundial, vive a menos de 5 kilómetros de un bosque.

Los bosques cubren casi un tercio de la superficie terrestre mundial y albergan la mayor parte de la biodiversidad terrestre de la Tierra. También se pueden vincular a la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y son esenciales para cumplir con los requisitos del Acuerdo de París, las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica y el Marco Mundial para la Diversidad Biológica posterior a 2020.

Sin embargo, investigación anterior sobre bosques y medios de vida relacionados con los bosques se había centrado en las dinámicas a nivel de los hogares y las comunidades, como los derechos a los recursos y las decisiones sobre el uso de la tierra, sin considerar los vínculos entre los seres humanos y la naturaleza en escalas geográficas más amplias.

Por ejemplo, la demanda de cultivos en Europa, Estados Unidos y algunas economías emergentes está impulsando la degradación ambiental en la Amazonía, la cuenca del Congo y las turberas de Indonesia. Estos factores regionales y mundiales deben tenerse en cuenta para la adopción de políticas relacionadas con la sostenibilidad, el cambio climático y la conservación de la biodiversidad.

Un nuevo marco analítico para comprender mejor estas tendencias es clave para apoyar los medios de vida relacionados con los bosques a nivel local y para superar los desafíos de sostenibilidad a nivel mundial, según el estudio internacional.

“Nuestro estudio nos permite hacer un balance de los problemas socioeconómicos, políticos y ambientales clave que afectan a los bosques y las comunidades rurales, e identificar las tendencias que probablemente tendrán impactos desproporcionados sobre los bosques y los medios de vida relacionados con los bosques en la próxima década”, dijo Johan Oldekop, profesor asociado en el Instituto de Desarrollo Global de la Universidad de Manchester y autor principal del artículo científico.

“El panel reunido en esta investigación es único, ya que congrega expertos en diversos temas, conocimiento específico de la región, así como instituciones académicas, gubernamentales y no gubernamentales, incluidas organizaciones de cooperación internacional”, agregó Laura Vang Rasmussen, profesora asistente en el Departamento de Geociencias y Gestión de Recursos Naturales de la Universidad de Copenhague, y una de las autoras principales.

Utilizando un enfoque de “observación panorámica”, los autores destacaron cinco tendencias globales que están desempeñando un papel importante en la creación de nuevas fronteras agrícolas, extractivas y urbanas; transformando paisajes y prácticas rurales; abriendo espacios para nuevas prioridades de conservación; y la construcción de plataformas radicalmente diferentes para el seguimiento, la evaluación y la vigilancia de los bosques.

Primero, las perturbaciones forestales incluyen incendios forestales, inundaciones y mortalidad de árboles, a menudo causadas por sequías severas o lluvias debido al cambio climático. Los efectos de la tala de bosques amenazan la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas, al tiempo que aumentan el riesgo de enfermedades zoonóticas por la interacción entre humanos y animales. La conservación y restauración de los bosques deben estar alineadas con otros objetivos de sostenibilidad, como la equidad, el alivio de la pobreza y los derechos sobre los recursos.

En segundo lugar, los cambios demográficos rurales se pueden ver en el nivel sin precedentes de migración de hombres en edad de trabajar de las comunidades forestales a las ciudades, feminizando efectivamente los paisajes rurales, como se evidencia en China. Los factores de “opresión” locales, incluida la pobreza e inseguridad de medios de vida  debido al cambio climático, se combinan con los factores de “arrastre” internacionales asociados con mayores ingresos para impulsar estos patrones de migración.

El ascenso de la clase media en los países de ingresos bajos y medios es la tercera tendencia. Este segmento social, que se espera que represente 4900 millones de personas para fines de esta década, está impulsando una mayor demanda de productos forestales, como aceite de palma y carne, y adquisiciones de tierras dirigidas por empresas en América Latina, África y el sudeste asiático. Los patrones de consumo alterados están dando lugar a tasas más altas de deforestación, emisiones de carbono y pérdida de vida silvestre. También están poniendo en peligro la seguridad alimentaria y la nutrición a medida que la urbanización y el aumento de los ingresos cambian la dieta de las personas a alimentos procesados ​​y grasas animales poco saludables.

La cuarta tendencia es el aumento de la disponibilidad, accesibilidad y uso de tecnologías digitales. Las computadoras personales, tabletas, teléfonos celulares, redes sociales y otros dispositivos pueden recopilar y proporcionar mejores datos forestales para mapeo, análisis satelital en tiempo real e información de fuentes múltiples. Si bien estas tecnologías benefician a muchas partes interesadas en los bosques, también podrían ayudar a la tala y minería ilegales u otras actividades ilícitas. Su uso en el seguimiento de las cadenas de suministro también puede conducir a un aumento de la deforestación cuando los productores más pequeños de productos básicos son desplazados hacia tierras marginales.

El desarrollo de infraestructura a gran escala es la quinta tendencia que transforma los bosques y las sociedades rurales. Se espera que se construyan al menos 25 millones de kilómetros de nuevas carreteras para 2050 para facilitar el flujo de productos básicos hacia y desde los centros de distribución. El crecimiento de la infraestructura, el desarrollo de la energía hidroeléctrica y la minería conduce a la pérdida de bosques, desplaza a los habitantes de los bosques, altera los medios de vida y provoca conflictos sociales a medida que las comunidades pierden el acceso a la tierra y los recursos.

“Las tendencias que identificamos son importantes porque representan procesos humanos y ambientales que son excepcionalmente grandes en extensión y magnitud geográficas, y son difíciles de revertir”, dijo Oldekop.

Para comprender mejor estas cinco tendencias, los estudios de caso de hogares y comunidades deben estar respaldados por análisis a nivel nacional para obtener información sobre los procesos impulsados ​​externamente y sus efectos en la toma de decisiones local, según el documento científico.

Los autores recomendaron poner un mayor énfasis en las causas que afectan los medios de vida relacionados con los bosques e integrar el conocimiento de diferentes regiones en varias escalas de tiempo para una comprensión más detallada. También es vital repensar cómo los reguladores, las comunidades rurales y la sociedad civil pueden defender mejor los bosques y los medios de vida locales utilizando plataformas de monitoreo digital, dispositivos portátiles, drones y otras tecnologías.

“El desarrollo de una nueva agenda de investigación, que sea capaz de comprender mejor estas tendencias e identificar palancas de cambio, requerirá formas novedosas de combinar fuentes de datos nuevas y en uso, el fortalecimiento de las colaboraciones existentes entre investigadores, comunidades locales y formuladores de políticas, así como el desarrollo de nuevos tipos de asociaciones con actores públicos y privados”, según Oldekop.

El documento científico, que incluyó contribuciones de 24 formuladores de políticas, profesionales y académicos, fue patrocinado por el que fuera el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, que ahora forma parte de la Oficina de Relaciones Exteriores, Mancomunidad y Desarrollo del Reino Unido.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org