Opinan los expertos

Tacos, tequila y bosques comunitarios

Compartir
0

Más información

México es bien conocido por su comida picante, licor ardiente, y música romántica. Pocas personas se dan cuenta que también es un líder mundial en la forestería comunitaria. Los ejidos y las comunidades indígenas son dueños de mas de la mitad del bosque del país y entre 300 y 500 comunidades aprovechan su propia madera de forma legal.

Oficialmente, las comunidades han sido dueñas de la mayor parte de sus bosques desde los años treinta. Pero durante años el gobierno permitió que las madereras privadas explotaran los bosques de las comunidades sin su permiso. Las comunidades solo recibían una pequeña regalía. Eso comenzó a cambiar en los años setenta. Hoy en día nadie puede explotar un bosque comunitario sin que ellos estén de acuerdo.

"Los bosques manejados por comunidades en México – un modelo mundial de un manejo sostenible del paisaje" por D. Bray, L. Merino, P. Negreros, G. Segura, J.M. Torres, y H. Vester describe la experiencia mexicana. Fué publicado en Conservation Biology y cubre tanto los bosques templados de pino y de roble en la zona norte y central de México como los bosques tropicales del sureste.

La mayoría de las comunidades mexicanas no explotan sus bosques de forma comercial. En algunos casos esto se debe al poco valor comercial de los bosques. En otros casos las comunidades tienen dificultades para preparar planes de manejo forestal o simplemente no están interesadas.

Entre las comunidades que sí tienen una explotación comercial de su madera, la mayoría solo arriendan sus bosques a las empresas madereras privadas. Sin embargo, un número creciente de comunidades aprovecha su propia madera y unas pocas compiten con éxito en los mercados internacionales de madera aserrada, muebles, y molduras. Esto les ha permitido crear nuevos trabajos, reinvertir parte de sus ganancias, y construir escuelas, clínicas, y sistemas de agua potable.

También hay señales alentadoras por el lado ambiental. Unas 25 comunidades, que son dueñas de más de medio millón de hectáreas de bosque, han conseguido que se certifiquen sus bosques dentro del marco del Forest Stewardship Council. Durante los años ochenta, 64 comunidades en Quintana Roo se comprometieron a mantener una parte de su tierra en bosque de forma permanente, y hasta el momento lo han logrado. Muchas comunidades cosechan menos árboles de lo que permiten sus planes de manejo y otras han decidido dejar parte de su bosque sin tocar de forma permanente. La extracción no sostenible y la deforestación con fines agrícolas siguen siendo problemas graves; pero ha habido progreso.

El ejemplo Mexicano demuestra que para promover la forestería comunitaria con éxito se requiere de tiempo y esfuerzo. Al mismo tiempo, demuestra que es posible. Podemos aprender mucho de su ejemplo.

(Visited 16 times, 1 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org

Lecturas adicionales

Para solicitar una copia electrónica gratis de este documento en formato de pdf o para enviar sus comentarios o preguntas a los autores usted puede escribir al correo electrónico de David Bray, mailto:brayd@fiu.edu