Opinan los expertos

Salvando madera de los incendios forestales

Compartir
0

Más información

Cuando los incendios forestales pasan por extensas áreas de pluviselvas tropicales, generalmente muchos de los árboles no mueren y se caen, sino que permanecen de pié. El fuego puede matar una gran cantidad de árboles, pero los árboles muertos aún pueden proporcionar madera valiosa. Una vez terminados los incendios, las empresas madereras a menudo presionan a los gobiernos para que les permitan utilizar la madera de los bosques quemados, para que no se pierda. Los gobiernos generalmente aceptan esas propuestas.

Una investigación reciente en los bosques de dipterocarp en Kalimantan del Este en Indonesia por Mark van Nieuwstadt de la Universidad de Utrecht y Douglas Sheil y Kuswata Kartawinata de CIFOR sugiere que los gobiernos deben pensar dos veces antes de permitir la extracción de madera después de los incendios. Su documento, "Las consecuencias ecológicas de la extracción en los bosques quemados de Kalimantan del Este, Indonesia", publicada en "Conservation Biology", muestra que los bosques son particularmente frágiles después de los incendios y que el aprovechamiento de madera quemada puede impedir su recuperación.

La recuperación de los bosques de dipterocarp después de incendios forestales depende en gran medida de los rebrotes de las partes inferiores de los árboles jóvenes, algunos de los cuales resultaron parcialmente quemados. Estos retoños son particularmente importantes porque los incendios eliminan una gran parte de las semillas de árboles que se encuentran cerca del suelo y reducen el número de árboles que producen semillas. Como resultado, en el mediano plazo la evolución de los bosques en este contexto depende más de los retoños que de las semillas.

La maquinaria pesada que se usa para las talas puede dañar los retoños y reducir mucho su supervivencia. Esto permite que los helechos, las hierbas y las semillas de las especies pioneras de árbol se desarrollen y compitan con otras especies por los recursos del suelo. En algunos casos esta mezcla combustible de vegetación fácilmente se vuelve a quemar de nuevo y eso puede conducir a la conversión paulatina de bosques en praderas.

Para evitar que eso suceda, los autores recomiendan que los gobiernos no permitan la utilización de maquinaria pesada para la tala de estas áreas, si desean mantener los bosques. Además, si los gobiernos permiten que los madereros extraigan la madera de bosques quemados, esto podría incentivarlos para que ellos mismos provoquen los incendios o para que estén menos interesados en evitarlos. El documento no ofrece evidencia concreto de esto último pero, definitivamente, no se debe descartar la posibilidad.

 

(Visited 17 times, 1 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org

Lecturas adicionales

Quizá la próxima vez que las compañías soliciten permiso para aprovechar la madera quemada, los gobiernos simplemente deben decir no.
Para solicitar una copia electrónica gratis del documento de van Nieuwstadt, Sheil, y Kartawinata en inglés, o para enviar sus comentarios o preguntas a los autores usted puede escribir a Kim Wan en: mailto:M.Wan@CGIAR.ORG