Compartir
0

Más información

Por Karen Mo, jefa de la unidad de monitoreo,  evaluación e investigación de WWF Global Forest Practice.

Nota del editor: Todos los puntos de vista aquí vertidos son responsabilidad de los autores y no representan las del Centro para la Investigación Forestal Internacional.

**************************************************************************

La madera es uno de los materiales más antiguos utilizados por los humanos.

Durante cientos de miles de años la emplearon para obtener refugio, fibra y combustible, impulsando así las civilizaciones y la prosperidad. Hoy en día, los productos forestales siguen siendo uno de los pilares de nuestra vida moderna, y se puede decir con seguridad que las generaciones presentes y futuras seguirán dependiendo de ellos. Pero a diferencia de nuestros antepasados, ahora nos enfrentamos a un gran dilema: la crisis climática.

En contraste con otras partes del mundo, este problema se agudiza aun más en las regiones con bosques tropicales. La tala insostenible representa entre el 30 % – 70 %  de la degradación forestal en África, el Sudeste Asiático y América del Sur, transformando los bosques de sumideros a fuentes de carbono. Por lo tanto, es imperativo encontrar formas prácticas y efectivas de reducir las emisiones de la tala, mientras se asegura el rendimiento de la madera para las generaciones futuras.

¿Podemos mantener nuestros bosques y aprovecharlos al mismo tiempo?

Los bosques tropicales tienen innumerables especies de árboles, pero solo unos pocos se pueden vender comercialmente. Por consiguiente, la tala en los trópicos generalmente se centra en esas pocas especies comercializables, en un proceso llamado tala selectiva. En este caso las emisiones provienen de la eliminación de áreas forestales para la construcción de carreteras y aserraderos, daños colaterales alrededor de los árboles caídos y residuos como ramas y tocones que quedan en el bosque. Debido a que la tala selectiva ocurre en las áreas tropicales donde se permite la tala en los bosques naturales, sus efectos acumulativos en el ciclo del carbono pueden ser considerables.

Afortunadamente, hay una solución. Una serie de nuevas investigaciones señala que las emisiones de la tala selectiva en los trópicos pueden reducirse a la mitad aplicando el método “Tala de Bajo Impacto en Emisiones de CO2” (RIL-C, por su sigla en inglés).

Los investigadores descubrieron que la emisión promedio de las prácticas de RIL-C es un 60 % menor que las emisiones convencionales de tala (2.3 toneladas de carbono por metro cúbico de madera extraída versus 5.7) en los 61 sitios estudiados.

Cuando se aplicó el método en 83 países con bosques tropicales, la investigación demostró que las prácticas de RIL-C pueden reducir las emisiones totales de la tala en 468 millones de toneladas de carbono por año (Tg C / año) (o una reducción del 44 % de la línea de base). De estos países, 58 han contraído compromisos cuantificables de contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC por sus siglas en inglés) bajo el Acuerdo de París.

Las mejoras en la gestión forestal basadas en RIL-C pueden contribuir al 4% de reducción de emisiones acumuladas, cumpliendo así con los objetivos planteados, y nueve países podrían cumplir más de la mitad de sus compromisos de NDC solo a través del desarrollo de RIL-C, sin incurrir en costos sociales y económicos significativos para la sociedad.

La investigación es la primera de su tipo en cuantificar el potencial de reducción de emisiones de carbono mediante la comparación de las operaciones de RIL con los métodos de tala convencionales, al basarse en datos de campo.

A diferencia de los estudios basados ​​en la detección remota, los estudios de campo ofrecen información valiosa de soluciones prácticas sobre cómo se puede lograr la reducción de emisiones con costos mínimos. Por ejemplo, en la cuenca del Congo, al construir carreteras más estrechas ─las cuales siguen siendo aptas para el tráfico de vehículos pesados─ los operadores forestales pueden reducir las emisiones de las operaciones de transporte hasta en un 58 %.

En Madre de Dios, Perú, ubicada en el suroeste de la Amazonía, la reducción del desperdicio de madera genera una inversión más costo efectiva en términos de carbono. En este sentido, una mejor planificación, capacitación y comunicación entre los equipos de talado y los operadores de skidder (arrastradores forestales para sacar madera); y una mayor utilización de los árboles talados (incluidas grandes ramas, tallos y tocones) podrían reducir un tercio de las emisiones de carbono de los residuos.

El mundo de hoy enfrenta enormes desafíos para satisfacer la creciente demanda de almacenamiento de madera y carbono. Con los incentivos adecuados, la tala en los trópicos puede contribuir a ambos objetivos si sigue un enfoque de gestión basado en resultados científicamente validados"

Karen Mo, WWF.

¿Ahora qué? De la ciencia a la práctica

Los formuladores de políticas están tomando nota de la evidencia científica. El gobierno de Surinam recientemente incluyó el RIL-C en su Nivel de Referencia de Emisiones Forestales (NREF) presentado ante las Naciones Unidas, mientras que el gobierno de Gabón está considerándolo como un mecanismo para demostrar su desempeño frente a las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC).

Otros interesados ​​también han respondido. El Consejo de Administración Forestal (FSC por sus siglas en inglés) ha integrado el RIL-C en su nuevo procedimiento de servicios del ecosistema, el cual permite a los titulares de certificados FSC demostrar de manera creíble los impactos del RIL-C y genera una vía potencial para proporcionar beneficios a los administradores forestales.

Estos desarrollos alentadores envían señales positivas a los actores del mercado. Lo que se necesita ahora es que los pagos fluyan y que los beneficios se materialicen.

Numerosos mecanismos de financiamiento del carbono, incluido el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques del Banco Mundial (FCPF, por sus siglas en inglés), el Fondo Verde para el Clima, los compromisos de la cadena de suministro del sector privado, el mercado voluntario del carbono y varios enfoques híbridos, pueden y deben aprovechar nuestra comprensión avanzada del manejo forestal y la contabilidad de emisiones.

Si bien los escépticos tienen razón al señalar que la tala en los trópicos enfrenta muchos otros desafíos de sostenibilidad además de las emisiones de carbono, en muchos casos, cesar la tala no es una solución viable a corto plazo debido a su contribución a las economías locales"

Karen Mo, WWF.

El mundo de hoy enfrenta enormes desafíos para satisfacer la creciente demanda de almacenamiento de madera y carbono. Con los incentivos adecuados, la tala en los trópicos puede contribuir a ambos objetivos si sigue un enfoque de gestión basado en resultados científicamente validados. Si bien los escépticos tienen razón al señalar que la tala en los trópicos enfrenta muchos otros desafíos de sostenibilidad además de las emisiones de carbono, en muchos casos, cesar la tala no es una solución viable a corto plazo debido a su contribución a las economías locales.

Es hora de que las políticas y las finanzas de las comunidades se unan para darse cuenta del enorme potencial que ofrece RIL-C con costos relativamente bajos, mientras elaboran medidas más contundentes para reducir las emisiones de carbono a largo plazo.

¿Tiene un artículo para compartir en la sección de Contribuciones Externas de Los Bosques en las Noticias? Escriba a y.gutierrez@cgiar.org para más información.

 

 

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería(FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org